Consejo Empresarial de América Latina

“No venimos a conquistar Europa”

De izquierda a derecha, Roberto Alcántara (Herradura Occidente), Moises Naim, Juan Carlos Escotet (Banesco) y Jaime Gilinsky, del grupo colombiano Gilinski.
De izquierda a derecha, Roberto Alcántara (Herradura Occidente), Moises Naim, Juan Carlos Escotet (Banesco) y Jaime Gilinsky, del grupo colombiano Gilinski.

España se encuentra ya en fase de recuperación, el PIB ha encadenado cinco trimestres consecutivos de crecimiento y la bajada de precios y salarios está ofreciendo un importante número de oportunidades para las empresas latinoamericanas. Esos tres factores, junto a la rebaja de la prima de riesgo, son los que han provocado la entrada de capital extranjero, tal y como reveló el presidente del grupo colombiano Gilinski, Jaime Gilinski, en la sesión Latinoamericanos a la conquista de Europa.

El directivo, que ya era propietario del 5% de las acciones del Banco Sabadell, anunció en la víspera que había elevado su participación hasta el 7,5%, reforzando aún más su apuesta por España para diversificar sus negocios. “Los empresarios como yo llegamos a España para aportar ideas. En un país como este, con empuje y ocasiones para los negocios, es necesario sumar esfuerzos para obtener los mejores resultados”, remarcó Gilinski, quién avaló las reformas y los ajustes realizados por Mariano Rajoy, “que van en la dirección correcta”. En su opinión, los precios bajos (“hace 20 años nos habría resultado imposible”) han sido el revulsivo para apostar por España, aunque apuntó que la decisión es estratégica y tiene vocación de permanencia. De hecho avanzó que sigue buscando oportunidades de negocio en España, en especial ligadas al sector inmobiliario.

Pese a que tildan de estratégicas las operaciones, lo que más valoran son los bajos precios

Otro de los empresarios que intervino en la primera jornada fue Roberto Alcántara, máximo responsable del consorcio mexicano Herradura Occidente, que a través de una suscripción a una ampliación de capital de 100 millones de euros, se ha convertido en el primer accionista individual del grupo Prisa. “El grupo no viene a conquistar Europa, sino a hacer equipo, porque solos no podemos”, señaló. Alcántara apuntó que sigue buscando socios para invertir en España. “Debemos aprovechar las grandes oportunidades junto a las empresas españolas”, destacó. Y resaltó que quien quiere hacer negocios no puede tener miedo en la elección de un destino para sus inversiones. “Ni en la más desenfadada de mis fantasías podía haber imaginado entrar en Prisa. Es una experiencia extraordinaria”, apuntó.

Inversión arriesgada

El tercer empresario que aportó su visión fue el venezolano Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco, que por 1.000 millones de euros se hizo con Abanca (antigua NovaGalicia). Escotet resaltó las dificultades de invertir en un momento en el que la prima de riesgo en España estaba cercana a los 700 puntos cuando compró el Banco Etxeberría y a los 500 cuando pujó por Abanca. Pese al riesgo adquirido se mostró muy orgulloso de los resultados obtenidos. “Gracias a esas dos adquisiciones tenemos presencia en 17 países, tenemos más de nueve millones de clientes, 98.000 millones en activos y controlamos el 40% de los depósitos de la zona norte de España”, remarcó en su intervención. Según Escotet, las dos virtudes que es necesario tener presente son la paciencia y la vocación a largo plazo. Por otra parte, el responsable de Banesco mantuvo que hay que entender que los retornos pueden ser menores, pero que siempre habrá oportunidades para aquellos interesados en realizar inversiones.

Los tres directivos se mostraron sorprendidos de forma muy grata con la buena formación de los trabajadores en España y resaltaron que el capital humano es un factor fundamental como requisito previo a la formalización de una inversión. A la vez, se mostraron de acuerdo en que una de las ventajas competitivas del capital humano español es su buena disposición para adaptarse a los procesos de internacionalización.

Roberto Alcántara relató la trayectoria de Herradura Occidente, que ha ido apostando por la diversificación en sus negocios desde los autobuses a las líneas de bajo coste (donde se aliaron con Ryanair), en los telepeajes (cuyo socio tecnológico es Indra) o en los medios de comunicación, con la última operación con Prisa. “O éramos arrasados por los cambios o formábamos parte de la evolución, nosotros apostamos por la segunda de las opciones”, sentenció.