Consejo Empresarial de América Latina

Rajoy insta a las empresas de Latinoamérica a seguir invirtiendo en España

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de Telefónica, César Alierta.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de Telefónica, César Alierta.

Latinomericanos a la conquista de Europa. Con este nombre arrancó la primera ponencia del Congreso del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), que desde el jueves tiene lugar en Madrid (es la primera vez que se celebra fuera del continente americano) y que reúne a más de 300 empresarios latinoamericanos y españoles. Una ponencia que sirvió para ilustrar el profundo cambio que han sufrido las relaciones entre España y sus socios latinoamericanos. Las privatizaciones realizadas en una gran parte de esas naciones en los 90 y a las que acudieron masivamente las empresas españolas provocaron que España se haya situado, tal y como reconoció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como el segundo mayor inversor en Latinoamérica, con un stock acumulado de 122.000 millones de euros. “Supone una tercera parte del total y tiene vocación de permanencia, con 600.000 empleos creados en sectores con componente tecnológico, como renovables o tratamiento de aguas”, apuntó en su intervención. Una espiral inversionista que se ha frenado, en gran medida por el impacto que la crisis ha tenido en las empresas españolas y en sus beneficios, y que se ha invertido en forma de avalancha por parte de las grandes fortunas latinoamericanas en busca de oportunidades en España.

El colombiano Jaime Gilinski se ha convertido en el primer accionista del Sabadell, al elevar su participación al 7,5%, con un valor de 700 millones, el mexicano Roberto Alcántara suscribió íntegramente una ampliación de capital de 100 millones de euros del Grupo Prisa y el venezolano Juan Carlos Escotet se adjudicó Abanca (antigua Novagalicia) por 1.000 millones. Un reguero de inversiones que puede continuar en el futuro y para ello el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, vendió ante un auditorio de 300 grandes empresarios la transformación que ha experimentado la economía española en sus tres años de mandato. “El Gobierno ha realizado profundas reformas que han devuelto el crecimiento. Hemos recuperado la confianza y la credibilidad de los mercados y de los inversores y hemos consolidado un cambio de tendencia en el mercado laboral”, apuntó.

El presidente hizo alusión a los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social, que se dieron a conocer ayer, para constatar la mejoría. “Hay 277.000 parados menos y 355.000 afiliados más que un año. No es para estar satisfechos, queda mucho por hacer. Si no nos equivocamos y perseveramos en las políticas, podemos ver las cosas muy diferentes en el futuro”, apuntó.

Alierta dice que Telefónica "se siente como en casa porque es una empresa más latinoamericana que europea"

Rajoy hizo un llamamiento a las grandes empresas de América Latina a invertir en España porque considera que el país, por su ubicación estratégica, les proporciona una “indudable” proyección tanto en Europa como en África. “Hemos hecho un ajuste sin precedentes y estamos trabajando para crear un marco favorable para la creación de empresas”, subrayó.

Esfuerzo exportador

En su discurso, Rajoy insistió ante los empresarios españoles, entre los que se encontraban el presidente de Telefónica, Cesar Alierta, el presidente de Mapfre, Antonio Huertas o la presidenta de FCC, Esther Alcocer Koplowitz, a proseguir en la senda de internacionalización iniciada con la crisis que ha llevado a las exportaciones españolas a máximos históricos. “Los precios y los costes están contenidos, lo que nos permite ser competitivos. Las exportaciones de bienes y servicios están en máximos históricos y en 2013 alcanzaron el 34,1% del PIB”, subrayó Rajoy. “Las empresas internacionales tienen un papel fundamental en la recuperación. Y no solo la de bienes, sino también las de servicios. En 2013 llegaron a 63.800 millones de euros y en el primer trimestre de este año han crecido un 8,1%”, señaló.

Pese a estar en máximos históricos, las exportaciones de bienes y servicios tienen recorrido para crecer en América Latina, en el que las empresas tienen un papel protagonista en la inversión pero no tanto en los intercambios comerciales. Los últimos datos del Ministerio de Economía así lo avalan. En los siete primeros meses del año, las exportaciones a esa región del mundo han caído un 8,6% y apenas representan un 5,8% del total, por debajo de lo que suponen países como Alemania, Francia o Italia.

El principal socio de España es México, al que se destinan el 1,5% de las exportaciones, con un crecimiento del 8,5% entre enero y julio. A poca distancia le sigue Brasil, con un 1,3% del total, pero con un retroceso del 14,7%, propiciado en gran medida por el desplome económico de la mayor economía de Latinoamérica. Dos países en los que las firmas españolas, como Telefónica, tienen mucho interés. “Es una región próspera, en la que nuestra compañía se siente como en casa porque es una empresa más latinoamericana que europea”, apuntó Alierta.