Miguel Artola, director general de Bankinter Gestión de Activos

“Vemos recorrido en las Bolsas periféricas”

Miguel Artola, director general de Bankinter Gestión de Activos.
Miguel Artola, director general de Bankinter Gestión de Activos.

El matemático Miguel Artola lleva desde junio de 2011 en la dirección de inversión de Bankinter Gestión de Activos, la octava gestora española por volumen de activos, según el ranking de Inverco. Desde noviembre de 2013, el reto que este vasco se ha propuesto es “mantener los niveles de rentabilidad alcanzados y conservar el patrimonio”.

Pregunta. ¿Cuáles son las principales fortalezas de Bankinter Gestión?
R. Tenemos una red comercial muy profesional que vende al cliente el producto que necesita y unos gestores que están preocupados por la preservación del capital. Más allá de querer batir índices o ser los primeros del ranking, nuestro objetivo es ofrecerle una rentabilidad razonable acorde con su riesgo y según el entorno.

P. Esta semana se ha producido la marcha de uno de los gestores más reputados de la industria ¿Qué papel tienen los fondos de autor?

“Limitar las aportaciones en pensiones dificultará el ahorro jubilación”

R. Nosotros apostamos por el equipo, por unificar criterios y trabajar mucho en común para que todos los fondos vayan razonablemente bien. Bestinver era un proyecto que dependía demasiado de una persona. Paramés es un gestor excepcional y espero que tenga muchísimo éxito. Tienen margen Bestinver y Paramés.

P. ¿Es su cliente más agresivo que la media del sector?

R. No especialmente, a principios de los noventa fuimos de los primeros bancos en apostar por los fondos de inversión. Nuestro fondo monetario ha sido visto por muchos clientes como una alternativa a la cuenta corriente pero con mejor fiscalidad. Después, desde 2002 hasta 2007 hubo más interés por productos con algo más de riesgo, como los mixtos. Durante la crisis el objetivo fue mantener el capital y, desde hace 18 meses, nuestros clientes buscan rentabilidad. A grosso modo un tercio del patrimonio está en monetarios, otro tanto en mixtos y otro en renta variable.

P. Por tipo de vehículo, ¿cómo se reparte el volumen de activos?
R. Tenemos 6.841 millones de euros en fondos de inversión, 2.105 millones en Sicav, 1.793 millones en fondos de pensiones y 1.3474 millones en carteras gestionadas. Las principales entradas se han producido en productos de valor añadido como carteras gestionadas, cuyo volumen de activos multiplicó por cuatro el patrimonio el año pasado y que hasta junio ha subido en un 68%.

P. ¿Qué opina de la reforma tributaria y del Plan Ahorro 5?
R. No creo que tenga las características necesarias para ser rompedor. Está en la línea de las cuentas de EE UU para preparar la jubilación pero no termina de aportar mucho. Los fondos de inversión seguirán siendo las alternativas más interesantes fiscalmente.

P. ¿Cómo ve los cambios fiscales en pensiones?
R. El país necesita que haya más patrimonio en fondos de pensiones. El esquema fiscal en pensiones todavía no es el idóneo para que crezcan. La reducción del límite de las aportaciones a los planes dificultará el aumento de las aportaciones.
La liquidez a los diez años, si finalmente se concreta, tendría un impacto positivo, aunque sea psicológico. En el País Vasco, donde se permitía [en las Entidades de Previsión Social Voluntaria], es donde más se ha desarrollado esta industria.

P. ¿Qué oportunidades ve en la Bolsa?
R. Hay que buscar sectores, valores, regiones. Apostamos por la Bolsa europea frente a la de EE UU, por la japonesa frente a la de los países emergentes.

P. Tras los máximos alcanzados, ¿tiene recorrido la Bolsa Española?
R. Depende del horizonte temporal. Si los beneficios crecen y las economías crecen los valores marcarán máximos. Lo comprobamos en EEUU, queremos esperar lo mismo de Europa, donde los beneficios están aún muy deprimidos, un 30% por debajo de sus máximos.

P. ¿En qué mercados ve más oportunidades?
R. Dentro de Europa buscamos compañías que tengan dividendos sostenibles y atractivos. Es difícil encontrar valores baratos aunque, como los tipos de interés están bajísimos, sí hay compañías que ofrecen buenos dividendos. Interesan las empresas con beneficios crecientes y sostenibles en el tiempo. Hay oportunidades en las Bolsas periféricas. Nos gusta la italiana. La banca italiana se revalorizará cuando superen los test de estrés.

P. ¿Cuáles son sus valores favoritos?
R. Entre otros, Ferrovial, Enagás, Nestlé, Allianz, Enel o Eni.

P. Y en Japón, ¿podría desvelar sus apuestas?
R. No invertimos directamente sino a través de futuros y ETF sobre el Topix.

P. ¿Qué le queda por hacer?
R. Conseguir la venta institucional de nuestros fondos, que busquen más allá de los fondos internacionales. Tenemos clientes internacionales. Es una mercado donde queremos crecer.

“Somos los segundos en número de Sicav”

“Hemos crecido mucho en Sicav, tanto en patrimonio como en número de sociedades de inversión de capital variable”, resalta Artola. El peso por cuota de mercado en este instrumento financiero supone el 10,9% del negocio, cuando por volumen de activos la entidad representa el 2% del sector financiero.

El desarrollo del negocio de banca privada ha favorecido el crecimiento de la gestión de activos. “Cerramos 2013 con 293 Sicav y durante el primer semestre del año el número [de administradas por Bankinter] ascendía a 341 Sicav”, apostilla. Supone un aumento en los seis primeros meses del año del 16,4% en número de sociedades. En junio pasado el patrimonio gestionado en Sicav suponía 2.105 millones de euros.

Recuerda que Bankinter fue de las primeras entidades en apostar por la arquitectura abierta, es decir, comercializar fondos de terceros y hoy esto supone un 30% de los activos totales en fondos (9.800 millones). “Actualmente los clientes de Bankinter tienen (a cierre de junio) cerca de 2.800 millones en fondos de terceros [gestionados por profesionales de fuera del banco]”, señala.

En 2013 sus activos bajo gestión se incrementaron el 50% y este año más del 20%. “Me gusta pensar que el patrimonio crece no solo porque aumenta nuestro negocio de banca privada sino porque la rentabilidad y el buen hacer atraen clientes”, concluye.