La suspensión es "automática, según la Constitución"

El Gobierno recurrirá la consulta catalana “probablemente el lunes”

La Abogacía del Estado registrará el próximo lunes en el Tribunal Constitucional el recurso del Gobierno contra la ley catalana de consultas y el decreto de convocatoria de un referéndum independentista para el 9 de noviembre en Cataluña, tras un Consejo de Ministros extraordinario que previsiblemente reunirá el lunes por la mañana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que regresa este sábado de China.

Así lo ha asegurado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes, en la que ha confirmado que, una vez que el presidente catalán, Artur Mas, firme el decreto de convocatoria de la consulta este sábado, el Gobierno firmará la petición de informe al Consejo de Estado y, “en un plazo breve”, se convocará el Consejo de Ministros. Previsiblemente será el lunes.

Ese mismo día, la Abogacía del Estado registrará los recursos en el Tribunal Constitucional, que debe reunirse en pleno para admitirlos a trámite, en una fecha todavía sin determinar. Sáenz de Santamaría ha vuelto a recalcar que la admisión supondrá la suspensión tanto de la ley como de la convocatoria de la consulta porque "es lo que establece la Constitución": si el Gobierno lo solicita al recurrir, la suspensión se aplica automáticamente cuando se admite a trámite el caso.

Esa suspensión significa que no se puede continuar con la organización de ningún aspecto de la consulta, ha recalcado la vicepresidenta, preguntada por la posibilidad de que se realicen campañas a favor del 9N. “Supone que no se puede dictar ni hacer nada en ejecución de las misma”, ha insistido la vicepresidenta. “Ya no se puede continuar con la convocatoria”, ha agregado.

Santamaría ha aprovechado para reiterar que el camino tomado por Artur Mas es "políticamente un error" y que el Gobierno “le dejó bien claro” que no sería legal convocar una consulta, ni mantener esa política de “dividir”. A cambio, ha apostado por “trabajar juntos”.

Aunque el presidente de la Generalitat de Cataluña convoque este sábado la consulta independentista, el Gobierno no tiene previsto reunirse hasta el lunes para empezar los trámites ante el Tribunal Constitucional. Tampoco hasta ese día por la mañana podrá acudir al registro del Tribunal, puesto que está cerrado los fines de semana.

Para ordenar la interposición del recurso, el Gobierno necesita contar con un dictamen del Consejo de Estado. Esa petición se realizará una vez que entre en vigor la ley de consultas y Artur Mas firme el decreto de convocatoria, lo que según ha anunciado él mismo ocurrirá mañana sábado.

El Ejecutivo enviará el expediente con toda la documentación al órgano consultivo y le solicitará dictamen en un plazo muy breve de tiempo. Fuentes de esta institución han asegurado que el Consejo está preparado para trabajar en el documento y reunirse para su aprobación en cualquier momento del fin de semana.

Se da por prácticamente redactado este dictamen, dada la jurisprudencia que existe y los antecedentes de este caso. Sin embargo, el Consejo debe estudiar el decreto de convocatoria que firmará Artur Mas y que no se publicará hasta este sábado. Sí es conocido el contenido de la ley catalana de consultas, dado que se ha tramitado en el Parlamento autonómico.

El Tribunal Constitucional no se pronunciará en un primer momento sobre el fondo de la cuestión cuando se reúna para admitir a trámite los recursos del Gobierno. La suspensión que dictará tendrá una vigencia de cinco meses y si para entonces no ha dictado sentencia, deberá decidir si mantiene la suspensión o la levanta hasta que resuelva el asunto.

El Constitucional ya ha analizado la validez de convocar una consulta por parte de una comunidad autónoma. La última vez tuvo lugar el 25 de marzo de 2013, cuando anuló la declaración soberanista catalana y afirmó que en el marco de la Constitución una comunidad “no puede unilateralmente convocar un referéndum de autodeterminación para decidir sobre su integración en España”.

En septiembre de 2008, rechazó también la consulta planteada por el lehendakari Juan José Ibarretxe y avalada por la mayoría del Parlamento vasco por vulnerar el artículo 149.1.32 de la Constitución, que reserva al Estado la competencia exclusiva de autorizar la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum.

Rajoy se pronunciará sobre la consulta en el Senado

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, deberá pronunciarse el próximo martes durante la sesión de control al Ejecutivo en el Senado sobre la consulta soberanista que el presidente catalán, Artur Mas, va a convocar este sábado, y sobre la posibilidad de llevar a cabo una reforma de la Constitución, como proponen los socialistas.

En concreto, Rajoy deberá responder a la pregunta que le planteará la nueva portavoz del Grupo Socialista en el Senado, María Chivite, sobre sus “previsiones en relación con una eventual reforma de la Constitución”, en el que será su primer cara a cara desde que la senadora navarra asumiera el cargo el pasado 9 de septiembre.

Por su parte, Chivite le trasladará a Rajoy la necesidad planteada por los socialistas de “renovar, desde el consenso, el pacto constitucional para reformar el sistema político” y para “convertir a España en un Estado federal por encima de la vieja tentación centralista y la tentación secesionista”.

Según ha manifestado la portavoz socialista en un comunicado, “el federalismo es la única vía para restablecer el consenso territorial en España, para construir un país más fuerte, más cohesionado y más dialogante en el que encajen los hechos diferenciales de cada región”. Asimismo, ha destacado que es fundamental que Cataluña y el resto de España “tiendan puentes para fortalecer la convivencia y el diálogo, para trabajar juntos por un futuro común”.

Tras el cara a cara con Chivite, Rajoy deberá pronunciarse de nuevo sobre la consulta y el proceso soberanista catalán, en esta ocasión en respuesta a la pregunta que le planteará el portavoz de CiU en el Senado, Josep Lluís Cleries, sobre si “comparte que una de las funciones de la Constitución no puede ser la de impedir que los gobernantes escuchen al pueblo, tal y como pretende la Ley de Consultas aprobada por amplia mayoría del Parlament de Catalunya”.

Por último, el portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bikdarratz, le preguntará al presidente del Gobierno “si cree ajustado a la realidad que en el análisis de duplicidades realizado por el Gobierno de España diagnostique que las duplicidades vascas sean cien y las duplicidades de los diversos órganos de la Administración del Estado sean cero”.

Además de Cataluña y la racionalización de las Administraciones Públicas del Estado, el resto de miembros del Gobierno que se sometan a la próxima sesión de control -todos excepto la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Exteriores, José Manuel García-Margallo, de Interior, Jorge Fernández Díaz, y Agricultura, Isabel García Tejerina- deberán responder cuestiones sobre las previsiones macroeconómicas, la reforma laboral o el festejo del Toro de la Vega.