Turismo singular

Seis hoteles que merecen un viaje

Algunos de los alojamientos más curiosos del mundo ofrecen al turista toda una experiencia. Son la excusa para viajar

Algunos de los alojamientos más curiosos del mundo ofrecen al turista toda una experiencia. Son la excusa para viajar

Diseño de vanguardia entre los árboles

Seis hoteles que merecen un viaje

Casi en el Círculo Polar Ártico, Treehotel (www.treehotel.se) invita al visitante a reencontrarse con el bosque a través de seis habitaciones de diseño instaladas entre las ramas de altísimos árboles.

Lejos de la cabaña de madera, se trata de un establecimiento de alto nivel idóneo para escapar del estrés y disfrutar de un privilegiado entorno, único en el mundo.

Todos los espacios están situados a seis metros del suelo y garantizan un impacto ecológico mínimo. Cada uno ha sido diseñado por un arquitecto diferente (en la foto, el llamado cubo de espejos de Tham & Videgård) y se camuflan en la naturaleza.

Paredes de sal para un entorno mágico

Seis hoteles que merecen un viaje

El Gran Salar de Uyuni (Bolivia) es uno de esos lugares mágicos del planeta. La inmensa llanura de este mineral, que se extiende a lo largo de 10.000 km2 (visibles desde el espacio), da vida y forma al Hotel Palacio de Sal (www.palaciodesal.com.bo) en uno de sus extremos.

El complejo ha sido construido con ese mineral; paredes, techo, suelo y algunas estructuras interiores forman casi una escultura, a pesar de haber sido trasladado hace 10 años para aumentar su capacidad.

Sin grandes lujos, ofrece la oportunidad de disfrutar del paraje desde el interior, respetando el ecosistema de la zona.

Descanso dentro de los muros de una iglesia

Seis hoteles que merecen un viaje

En el Hotel Mantin’s Patershof, en Mechelen (Bélgica), los huéspedes descansan bajo el techo de una iglesia neogótica de mediados del siglo XIX. Muchas habitaciones tienen el privilegio de contar con las vidrieras originales de la construcción, asegurando una luz especial.

Hace 14 años que la orden religiosa, dueña del convento anexo, decidió vender el edificio para uso como hotel. Conserva muchos de los detalles religiosos.

A 30 minutos de Bruselas, tiene una amplia variedad de servicios y opciones de alojamiento, dignas de sus cuatro estrellas. Para saber más: www.martinshotels.com.

Una cabina de avión de primera clase

Seis hoteles que merecen un viaje

Quizá no tenga las comodidades de un hotel de cinco estrellas, se trata de un hostel, a pocos metros del aeropuerto de Arlanda, cuyo público suelen ser los viajeros más jóvenes.

Cualquiera puede disfrutar de la extravagancia de pasar una noche dentro de un auténtico avión en el Jumbo Stay de Estocolmo (Suecia).

La aeronave dejó de volar hace años para convertirse en el alojamiento de moda en la capital sueca.

En su interior se encuentran diferentes tipos de habitaciones, algunas con baño propio y una acomodación muy propia. Desde luego, la habitación más deseada es la cabina de pilotaje (www.jumbostay.com).

Si hace frío, hay habitaciones

Seis hoteles que merecen un viaje

Abierto apenas unas semanas al año, el Hôtel de Glace se construye cada invierno cerca de la ciudad de Quebec (Canadá).

Al comienzo del otoño, se diseña el prototipo del hotel que cambia cada año y se ponen a disposición de los clientes las habitaciones que variarán su precio según se aproxime el invierno. En ocasiones, se completa el aforo con meses de antelación.

Si el tiempo lo permite, se crea una estructura de hielo que incluye hasta el mobiliario de las habitaciones donde los huéspedes deben dormir abrigados y con pieles. Para 2015 esperan abrir de enero a marzo. Más en www.hoteldeglace-canada.com.

Calentando motores en Stuttgart

Seis hoteles que merecen un viaje

En el epicentro de la industria de la automoción, el Hotel V8 (www.v8hotel.de) encandila a los apasionados del mundo del motor. La región de Stuttgart acoge este alojamiento que por fuera bien podría ser una fábrica cualquiera y que se encuentra protegido como bien de interés cultural.

Por dentro, la cosa cambia y ofrece al visitante la opción de alojarse en habitaciones con diferente temática o recrear escenas, siempre en torno al mundo del motor (en la imagen, la llamada Autocine).

Desde ahí se pueden visitar los diferentes puntos calientes, como la ciudad del automóvil de Stuttgart.