Pierde todo lo ganado tras lanzar los nuevos modelos

Los problemas del iPhone 6 le cuestan a Apple 18.000 millones de valor bursátil

Un usuario prueba los nuevos iPhone.
Un usuario prueba los nuevos iPhone.

Apple cayó ayer un 3,8% en Bolsa, penalizada por los problemas ligados al lanzamiento de sus nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus. La compañía de la manzana, que estrena hoy sus terminales en España, perdió la cota de los 100 dólares (aunque sube casi un 22% desde principios de año) tras hacer frente a las críticas por los fallos de la actualización de su sistema operativo iOS 8, el que utilizan sus nuevos smartphones. Apple, que no había recibido tantas quejas desde el problema con la cobertura de la antena del iPhone 4 y por la imposición de sus mapas frente a los de Google, se vio obligada el miércoles a retirar dicha actualización tras comprobar que el sistema dificultaba el uso normal del teléfono.

Sus acciones han llegado a caer hasta casi un 4% a 97,72 dólares en las primeras operaciones del jueves. A ese precio, la acción había perdido todas sus ganancias desde el lanzamiento de los últimos iPhones y el valor de mercado de la compañía se ha reducido tras el cierre en 23.000 millones de dólares (18.000 millones de euros).

Los usuarios habían informado de problemas con la conexión de red y con el Touch ID, además de errores con la conectividad inalámbrica y la duración de la batería. Ante las quejas, la empresa de Tim Cook pidió a sus usuarios que volvieran a instalar iOS 8 a través de iTunes y que esperen a una próxima versión que “llegará en los próximos días”. Según The Guardian es la primera vez que la compañía elimina una actualización de software de su App Store.

A pesar del éxito de ventas de los nuevos iPhone 6 –la compañía había vendido hasta ayer más de 10 millones de unidades en los países donde ya los había lanzado– la empresa también se ha visto envuelta en otra polémica: varios usuarios se han quejado de que sus iPhone 6 Plus se han doblado al sentarse sobre ellos durante unas horas o con el simple movimiento llevándolos en el bolsillo delantero de un pantalón ajustado. Aunque la compañía niega el supuesto defecto y defiende la resistencia del equipo. “Utilizamos aluminio de muy alta calidad y la máquina lo construye en una sola pieza, lo que le hace muy resistente. Además utilizamos titanio y acero inoxidable como refuerzo y realizamos una enorme cantidad de pruebas durante todo el proceso de fabricación”, explican a CincoDías.

Además de Apple, algunos expertos en someter a los móviles a todo tipo de pruebas aseguran que en sus test el iPhone 6 Plus no ha sufrido daño alguno. Marc Cieslak, de la BBC, es uno de ellos, pero sin embargo advierte que el aluminio es un metal relativamente blando que puede acabar cediendo si se le aplica suficiente presión. Un problema no exclusivo del iPhone 6, sino de cualquier móvil grande y fino.

Pese a estas quejas, algunos fans del iPhone ya hacían cola anoche a las puertas de las tiendas de Telefónica, Orange y de Apple para hacerse con uno de los nuevos iPhone 6.