Alemania todavía ahora hace más reformas que Francia

No es nuevo que Francia es el enfermo de Europa; nada nuevo. Y que Italia no acaba de curarse porque no respeta con decisión las recomendaciones facultativas. Pero una y otra nación, y sus gobiernos en París y Roma, se empeñan en pedir cuentas a Alemania para que tire del carro de Europa y alivie sus dificultades. Mientras piensan y repiensan en las reformas que precisan para crecer, Alemania, que las necesita menos, las intensifica.

Cuando la crisis tenía contra la pared a la zona euro por las dificultades de España, Irlanda, Grecia o Portugal, los informados sabían que Francia e Italia guardaban en el funcionamiento de sus economías las mayores resistencias al cambio y las mayores dificultades para Europa. La onda expansiva de la irrupción manufacturera de las grandes economías emergentes sigue haciendo mella en sus competidores occidentales, países maduros que soportan mal la competencia en precio y calidad creciente.

Francia e Ialia, siempre a la vanduardia industrial y comercial, han visto como sus productos han estancado las vías a salida a los mercados por la presión de los precios, mientras que Alemania ha seguido explotando sus opciones entre la franja de renta más alta de los emergentes, que tienen casi tanta capacidad de compra como los clientes tradicionales de Estados Unidos, la Europa rica o Japón.

La fotografía actual de la situación empieza a ser preocupante en Europa, con un crecimiento cero según ha recordado Mario Draghi y las últimas estadísticas de desempeño de la actividad, y las expectativas de la demanda comienzan a ser presas de un riesgo cierto de deflación que podría cebar una espiral contractiva muy peligrosa.

Francia ha tardado demasiado en anunciar las reformas que aún no ha hecho, y demasiado también en poner cifras al recorte de su gasto público e identificar los colectivos afectados. E Italia, con un nuevo presidente más voluntarioso que ejecutivo, se encuentra en texitura parecida mientras echa mano del auxilio continuo del BCE para colocar su deuda.

Mientras tanto, tanto Manuel Valls como Matteo Renzi reclaman a Alemania tanto una moratoria para lograr los objetivos de déficit como los calendarios para las reformas (sobre las que no hay obligación calendarizada en Europa), como un cambio de postura en los planteamientos fiscales, hasta el punto de que Alemania atice con su gasto público o incentivos al privado, la demanda en Europa y alivie el tránsito por el estancamiento de franceses e italianos.

Pero Alemania mantiene el ritmo de sus políticas nacionales y europeas, las que mejor resultado han dado a los países en los que se han aplicado, incluida España, e intensifica en paralelo las reformas, simplemente porque ha detectado cierto parón en el ritmo de avance de las ventas al exterior.

Ha presentado un intenso plan para mejorar la competitividad de la industria alemana, que incide en todo aquello en lo que ya son líderes europeos, y en alguna otra cosa que han echado de menos en los últimos años: mejorar la oferta formativa a los trabajadores, bajar los costes de la energía, reducir la burocracia en la formación de empresas, favorecer el espíritu empresarial y mejorar las infraestructuras. Es un buen plan para cualquier otro país competidor en la zona euro y fuera de ella.

Francia e Italia deberían directamente replicarlo, porque dada la inestabilidad política en Italia y la alta sensibilidad sociopolítica en Francia a las decisiones drásticas, bien podría quedarse lo hasta ahora solo anunciado en eso, en literatura.

Comentarios

No merece la pena ni contestar lo que dices
esas regormas de Alemania suenan bien pero España tampoco se han hecho. solo exclavizar el trabajo,unicamente.
Te olvidas de los eslovacos, hartos de hacer componentes para los alemanes por 300, 400 euros al mes que luego ensambla el milagro alemán. Por no hablar de los mini-jobs y de que Alemania se pasa por el forro el límite asignado a sus exportaciones.MILAGRO ALEMÁN
Este artículo es un claro ejemplo del por qué del retraso de España. El periódico económico con mayor tirada en España y un columnista diciendo que Francia es el enfermo de Europa y comparándolo con Italia, además, de una vez más, apoyar las Tesis Alemanas. Señor 1. Vivo en Francia desde hace dos años, diré solamente de que usted no tiene ni idea de que habla. Francia no crece, pero aún así, sigue siendo la economía donde la productividad es mayor (por encima de la alemana) una seguridad social a años luz de las Europeas en eficiencia y prestaciones, una tasa de paro “real y no nominal” cercana al 0%. Además del sistema bancario más sano de Europa y empresas más grandes. Todas esto se puede consultar en los datos de la OCDE o cualquiera. Francia, defiende lo suyo, como debería hacer España. Las tesis alemanas y sus reformas de restricción del gasto no solo han fracasado para los países que la han aplicado (solo hay que ver como ha evolucionado USA con políticas expansivas) mientras que beneficiaban a Alemania con un Euro fuerte y que quiere convertir al sur de Europa en economía “China” de mano de obra barata, mientras ellos se quedan con la exportación bienes de lujo.. La pregunta es cuando en España habrá gente preparada para defender sus intereses, es decir, para empezar, un Euro que se abarate. Este señor se dedica solo a opinar en vez de investigar y contrastar.
En otras palabras, España (y Alemania) van bien... Por cierto, se dice tesitura y no "texitura"
¿Por qué la palabra reforma equivale a precarización y pérdida de derechos? Reformas necesarias que no se nombran: que los ricos paguen impuestos, que las grandes multinacionales paguen impuestos, que se persiga el fraude, un lpan de industrialización y de evolución de nuestra economía hacia sectores tecnológicos, que aumente el gasto en I+D, inversión real en la Universidad, que los contratos de la Administración Pública con las empresas no sean tan onerosas pues suponen privatización de los beneficios y socialización de las pérdidas, que se controle la luna de miel de la clase política y las élites económicas, que se democraticen amplios espacios de la vida pública, que se persiga la corrupción. Nada de esto se pone en cima de la mesa, sólo salarios más bajos y empobrecimiento.
Normas
Entra en El País para participar