Quedaría por debajo del mínimo exigido en el escenario adverso

Citi prevé un déficit de capital de 1.600 millones para Popular en el test de estrés

Oficina de Banco Popular en Madrid
Oficina de Banco Popular en Madrid

Citi prevé que la banca cotizada española saldrá bien parada del ejercicio de test de estrés del BCE aunque con una excepción, el posible suspenso de Banco Popular, que necesitaría capital por 1.600 millones de euros.

Para la firma estadounidense, el ejercicio de revisión de activos (AQR por sus siglas en inglés) y la posterior prueba de estrés sobre los balances de la banca europea va a aportar la transparencia necesaria sobre la banca europea. Estima que la banca española es la más rentable de la periferia europea y que ofrece un atractivo valor relativo respecto a las entidades financieras de otros países como Italia o Grecia. De hecho prevé un ROE para la banca española del 11% en 2016 frente al 6% de la italiana o el 9% de la griega.

Pero antes habrá que superar la prueba del test de estrés, cuyos resultados podrían anunciarse el próximo 26 de octubre. El ejercicio de valoración de la calidad de los activos (AQR) traerá en principio un impacto negativo de media sobre el capital Tier 1 de la banca española de 90 puntos básicos, mientras que el test de estrés tendrá de media un impacto de 320 puntos básicos, según los cálculos realizados por Citi.

La firma explica que, de entre los siete bancos cotizados que cubre, Popular sería el único que podría suspender el examen, a causa del ajuste en provisiones que deberá realizar por el AQR y el reducido nivel de capital que quedaría en el escenario de estrés. Así, la entidad que preside Ángel Ron no alcanzaría el 5,5% mínimo de ratio de capital requerido en el escenario adverso del test y quedaría en el 3,7% para 2016, según cálculos de Citi, que prevé una necesidad de capital en consecuencia de 1.600 millones de euros. Popular podría obtener esa cuantía con una ampliación de capital, con la reducción del dividendo o con una emisión con la que reforzar el Tier 1, como la emisión de cocos planeada ya por la entidad y que tuvo que anular en julio por las turbulencias del mercado.

En términos absolutos, Popular tendría que hacer un ajuste en balance a consecuencia del ejercicio AQR de 3.000 millones de euros, por debajo de los 3.700 millones de impacto para Santander, que no quedaría sin embargo por debajo de los niveles mínimos de capital una vez aplicados los escenarios de estrés. Para el resto de bancos, el ajuste de balance por el AQR oscilaría entre el impacto nulo y los 300 millones de euros.

En sus preferencias de inversión, Citi tiene a Caixabank y Liberbank como sus valores de banca española predilectos. En sus cálculos, Caixabank quedaría con un ratio de capital Tier 1 en 2016 en el escenario adverso del 13,3%, el mayor del sector, frente al 5,9% de Santander; el 7,6% de BBVA, el 7,2% de Sabadell, el 12,8% de Bankia y el 10,6% de Liberbank.