Los analistas apuestan por la renta variable

Los 12.000, objetivo del Ibex para despedir el año

La renta variable se perfila como el activo de inversión más recomendado de aqui a final de año.
La renta variable se perfila como el activo de inversión más recomendado de aqui a final de año.

En la recta final del año, la renta variable se convierte en el activo de inversión más recomendado por los expertos. Eso sí, aquellos inversores que se declaran alérgicos al riesgo, mejor abstenerse porque el final del ejercicio se prevé movido en los parqués bursátiles.

“No va a ser un camino fácil para las Bolsas. Si los dientes de sierra son la forma normal en la que se mueven los índices, en este caso, serán frecuentes, pronunciados y acompañados de períodos laterales que a más de uno confundirán (y desesperarán), sobre todo en Europa”, explica Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis.

El Ibex acumula una rentabilidad desde enero de alrededor del 11%, la mayor de Europa. Por el camino, el selectivo marcó un mínimo de 9.725 puntos en febrero y ayer se quedó en los 11.001,9. Cerca está el objetivo para final de año previsto por las casas de análisis a principios de año, 11.500 puntos. Sin embargo, los expertos han revisado al alza estas previsiones. Los más optimistas creen que el selectivo todavía puede superar los 12.000 puntos antes de echar el cierre a 2014, lo que supondría alrededor de un 8% adicional al que lleva acumulado el selectivo desde enero.

Entre ellos, Ignacio Cantos, director de análisis de atlCapital. El experto cree que estas subidas llegarán a la Bolsa española de la mano del programa de ABS puesto en marcha por el Banco Central Europeo (BCE). “En todos los países donde se ha hecho un quantitative easing o similar, los efectos han sido muy positivos en la renta variable como sucedió en EEUU y también en Japón”, recuperda el experto.

Una vez que se pase página al referendum independentista de Escocia, tras el triunfo del no a la secesión, desde Didendum destacan que el panorama bursátil para Europa es positivo gracias a “la elevada liquidez, el hecho de que los activos de inversión sin riesgo ofrecen bajas rentabilidades y, sobre todo, con la expectativa de recuperación en sectores cíclicos y empresas muy apalancadas”.

Las mayores oportunidades de subidas están, según los expertos, en Europa aunque algunos analistas no se resisten a recomendar invertir en otras Bolsas fuera del Viejo Continente. Es el caso de Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank España. El analista considera que el mercado estadounidense puede presentar oportunidades partiendo de que su economía “está en pleno ciclo de crecimiento, con una mejora del PIB del 4% en el segundo trimestre y esperando que siga haciéndolo así. Además, entendemos que el cambio en la estrategia por parte de la Fed se va a hacer con cuidado para no molestar a los inverasores y a las Bolsas. La Reserva federal tiene muy en cuenta cómo reaccionan los mercados”.

Por su parte, Victor Alvargonzález, de Tressis, considera que aún se puede aprovechar la “inercia alcista” del mercado estadounidense hasta que la Fed “tenga que echar el freno (posible subida de tipos, reducción de su balance...) pero de momento los datos macroeconómicos no justifican un cambio de rumbo brusco, sino gradual como están haciendo y eso es algo positivo para la Bolsa de EEUU porque no asusta a los inversores".

Valores para ganar en Bolsa

1. Amadeus, capacidad de generación de caja

Desde que volvieron al parqué en 2010, las acciones de Amadeus han subido un 150% y en mayo de este año, la compañía marcó máximos históricos. Amadeus está en la lista de valores favoritos de Self Bank para acabar el año. La solidez en sus fundamentales con una buena capacidad de generación de caja, un buen margen Ebitda y elevada rentabilidad por dividendo son algunos de los puntos positivos de la compañía.

 Además, la experta Victoria Torre, de Self Bank, destaca el hecho de que la compañía sea líder en su sector donde cuenta con un 40% de cuota de mercado.

Solo un 6% de los analistas que forman el consenso de Bloomberg aconseja vender títulos de la compañía de reservas de viajes online.

2. BME, atractiva rentabilidad por dividendo

La evolución en el parqué de Bolsas y Mercados Españoles (BME) va ligada a la buena marcha de la renta variable española ya que el aumento de volumen de contratación supone una mejora de sus datos de negocio. De hecho, las acciones de BME ganan un 14% en el año, una subida algo superior a la que acumula el Ibex. Ignacio Cantos, de atlCapital, destaca de BME su alta rentabilidad por dividendo, que actualmente está en torno al 5%. No es la única firma que se ha fijado en el holding de las bolsas españolas. Beka Finace le da un precio objetivo del 37 euros, lo que supone un potencial de subida del 20% desde los precios actuales de cotización. Más de la mitad de los analistas de Bloomberg considera que hay que comprar y/o mantener.

3. Airbus sacará partido de la caída del euro

“El gigante europeo de la aeronaútica trabaja en un sector con fuertes barreras de entrada que le aseguran una importante cartera de pedidos, sobre todo en mercados emergentes donde se espera un fuerte crecimiento en el tráfico aéreo”, explica Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank.

Entre los puntos a favor de la compañía, la experta destaca además que será una de las grandes beneficiadas por la depreciación del euro que estamos viendo en los últimos meses.

Las acciones del gigante Airbus, que ceden un 10% en lo que llevamos de año, ofrecen un potencial de revalorización de alrededor del 18% respecto al precio objetivo de consenso de Bloomberg fijado en los 58,08 euros.

 4. REE y Enagas, lo más similar a la renta fija

La caída de las rentabilidades en la renta fija lleva a los inversores con perfil más conservador a buscar otros destinos para sus inversiones. Dentro de la renta variable, REEy Enagás son los dos valores ofrecidos por los asesores financieros a los inversores con este tipo de perfil.

 “Habrá búsqueda de valores tranquilos, con capacidad probada de pagar dividendos contantes y sonantes”, explica Ignacio Cantos, de atlCapital. REE y Enagás ofrecen una rentabilidad por dividendo del 4% y 5%, respectivamente.

Además, han dado importantes alegrías a los inversores en lo que llevamos de año ya que sus acciones se han revalorizado un 40%, en el caso de REE y un 35% en el de Enagás, siendo dos de los valores más alcistas del Ibex en el año.

5. IAG, injustamente penalizada

Es uno de los valores preferidos por los analistas. Después de que en 2013, sus acciones registraran una revalorización de tres dígitos, en este la trayectoria bursátil está siendo más discreta. Y es que como destaca Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank España, los títulos de IAGhan sido injustamente penalizados por los profits warnings de Air France y Lufthansa “cuando sus negocios no tienen nada que ver”.

Entre los puntos a favor, el experto destaca el elevado crecimiento de su negocio de low cost y la enorme fuente de ingresos que supone las rutas de Iberia hacia Latinoamérica y de British a Asia Pacifico. El potencial medio es del 20%.

6.La exitosa expansión de Ferrovial

La compañía que preside Rafael del Pino es un ejemplo de empresa española internacionalizada. La caída del sector en España en los años de mayor contracción de la economía llevó a la cotizada a centrar la mayor parte de su actividad en el exterior y ahora supone casi las tres cuartas partes de sus ingresos. Entre sus negocios más importantes destaca el aeropuerto de Heatrow, el mayor de Reino Unido y del que es el principal accionista con el 25%. Las acciones de la, en otros tiempos, constructora pura y dura, suben un 13% desde enero y más del 60% de los analistas cree que es momento de comprar mientras que solamente el 8% recomienda vender. El precio objetivo está en 17,58 euros, dos euros por encima del precio actual.

7. El resurgir de los bancos medianos

El último fin de semana de octubre está marcado en el calendario de la banca ya que se publicarán los resultados de los test de estrés realizados a las entidades financieras. Sin embargo, los analistas creen que la banca española pasará estas pruebas con nota. Entre ellos, Bankinter y Sabadell, dos de los valores favoritos de Deutsche Bank de aqui a final de año. Diego Albarracín cree que estos dos bancos tendrán un buen comportamiento en Bolsa en los próximos meses gracias a la “mejora de sus márgenes, la caída en la morosidad y tras la limpieza de sus balances”. Tras la subida de la Bolsa esta semana, ambos se han quedado sin potencial ya que están cotizando por encima de precio objetivo.

Cambios en la fiscalidad a partir de 2015

A partir de 2015, habrá cambios en los impuestos que pagan los inversores. Con la reforma fiscal se elimina la distinción por la que las plusvalías cosechadas a menos de un año tributaban al tipo marginal del contribuyente, que podía llegar al 52%. El Gobierno introdujo para 2013 la diferenciación a efectos fiscales para plusvalías cosechadas en menos de un año –que debían tributar al marginal del contribuyente, como los rendimientos del trabajo– y a más de un año, que lo hacían al tipo del ahorro: al 21% hasta 6.000 euros; al 25% hasta los 24.000 euros siguientes y al 27% en la ganancia que excediera a esa cuantía. Era un tiempo en que la presión de los inversores sobre la Bolsa y la deuda española era extrema, de modo que se penalizaba al menos fiscalmente la inversión más especulativa. Pero la situación se ha revertido ahora.

A partir de 2015, no habrá distinción por antigüedad y los tipos de gravamen serán inferiores: del 20% para los primeros 6.000 euros, que quedará en el 19% en 2016; del 22% para la ganancia adicional hasta los 50.000 euros, que caerá al 21% en 2016; y del 24% para lo que supere esos 50.000 euros, un tipo que quedará en el 23% en 2016. No se volverá, en todo caso, a la banda de entre el 19% y el 21% previa a la subida de impuestos que entró en vigor en 2012.

Otro de los puntos novedosos de la reforma es la eliminación de la exención de los primeros 1.500 euros cobrados en dividendo, que era uno de los incentivos de la inversión en acciones de las sociedades. De esta manera, el año que viene los inversores tendrán que tributar por el 100% de las cantidades percibidas en el año en concepto de dividendos, desde el primer céntimo de euro. Novedades que sin duda influirán en la toma de decisiones de la recta final del año.