El montante total de la operación ascendrá a 7.450 millones

Telefónica acuerda la compra de la brasileña GVT y enfila la salida de Telecom Italia

Abonará 4.663 millones en efectivo, que se financiarán con ampliaciones de capital

El presidente de Telefónica, César Alierta, el pasado día 15 en el funeral del fallecido presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez. Ampliar foto
El presidente de Telefónica, César Alierta, el pasado día 15 en el funeral del fallecido presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez. Getty Images

Telefónica ha anunciado hoy que ha cerrado el acuerdo con Vivendi para aquirir a la sociedad francesa Global Village Telecom, una operadora brasileña que fusionará con Telefónica Brasil. El precio de adquisición del 100% de GVT será el contenido en la oferta presentada a GVT el 28 de agosto de 2014, esto es, un pago en efectivo de 4.663 millones de euros, así como en la entrega de acciones de nueva emisión representativas de un 12,0% del capital social de Telefónica Brasil, tras la combinación de ésta con GVT.

Con todo, el importe total de la operación ascenderá a 7.450 millones, si bien Telefónica ha recordado que obtendrá unas sinergias cercanas a 4.700 millones de euros. Esta oferta superaba en 450 millones la presentada por Telecom Italia. 

El acuerdo tiene un gran impacto para Telefónica puesto que Vivendi ha aceptado la oferta de la operadora española para adquirir 1.110 millones de acciones ordinarias de la participación que tiene en Telecom Italia y que representan actualmente una participación del 8,3% del capital con derecho a voto de la compañía transalpina (equivalente a un 5,7% de su capital social) a cambio de un 4,5% del capital que recibirá la multinacional francesa en la sociedad resultante de la integración de Telefónica Brasil y GVT.

De esta forma, Telefónica da un paso más en la salida definitiva de Italia, tal y como confirmó su presidente, César Alierta, el pasado 1 de septiembre en un encuentro con los medios de comunicación en Santander. El grupo español está pendiente de los permisos de las autoridades reguladoras para la ruptura del holding Telco, participado por Telefónica, Intesa Sanpaolo, Mediobanca y Generali, que posee un 22,4% del capital de Telecom Italia.

La compañía tiene en marcha dos procesos para la venta definitiva de esta participación. Por un lado, la citada venta de la participación a Vivendi, y por otro, la emisión viva de bonos convertibles en acciones de Telecom Italia por un importe de 750 millones de euros. Esta deuda vence en julio de 2017, si bien Telefónica tiene distintas opciones para adelantar la conversión.

La operación de compra de GVT no supondrá un incremento del apalancamiento de Telefónica, dado que los 4.663 millones de euros en efectivo que desembolsará procederán de una ampliación de capital de Telefónica Brasil que, a su vez, Telefónica cubrirá en un 73,9% con otra ampliación de capital en la matriz por 3.400 millones, equivalentes al precio actual al 6,18% del capital de la empresa.

Telefónica no ha informado del impacto sobre el beneficio por acción de la matriz del conjunto de la operación, aunque sí calcula que el alza de los ingresos prevista entre 2014 y 2016 pase del 1,1% al 1,5% y el crecimiento del flujo de caja libre pase del 6,3% al 8,1%. Telefónica se quedará con el 65% de Telefónica Brasil (ahora tiene el 74%), Vivendi con el 12% y en el mercado cotizará el 23% restante. Si Vivendi prefiere entrar en el capital de Telecom Italia, recibirá el 8,3% de las acciones de Telecom y tendrá solamente el 7,4% del capital de Telefónica Brasil.

En términos operativos, Telefónica da un salto cualitativo en el negocio de la banda ancha fija en Brasil, especialmente fuera de Sao Paulo, una de sus asignaturas pendientes. Y es que GVT ha extendido su red a más de 10,4 millones de hogares pasados en un total de 152 ciudades repartidas en 21 estados brasileños.

Así, Telefónica elevará su cuota de mercado en la banda ancha brasileña hasta cerca del 30%, ligeramente por debajo de América Móvil, que cuenta con un 32%, y por delante de Oi, que tiene un 27%.

Para Vivendi, la transacción tiene gran trascendencia porque supone la salida definitiva del negocio de las telecomunicaciones. En el último año, el grupo francés ha anunciado operaciones de venta de activos en este negocio por un valor de 23.300 millones de euros. Además de GVT, Vivendi anunció la venta de la marroquí Maroc Telecom y del operadora de móviles francés SFR a Numericable y Altice.

Los mercados han dado la bienvenida a la operación. Telefónica sube cerca de un 1,5%, por un 1,27% de Telecom Italia y un 0,9% de Vivendi.