Una de las mayores OPV de la historia

La salida a Bolsa de Alibaba hará global su sistema de pago Alipay

Una empleada pasa junto al logo de Alibaba en la sede de la empresa en Hangzhou (China).
Una empleada pasa junto al logo de Alibaba en la sede de la empresa en Hangzhou (China).

Con la inminente salida a Bolsa de Alibaba, que ha despertado un enorme interés entre inversores de todo el mundo pues se espera que se convierta en la mayor OPV de la historia, la atención mundial está puesta en este gigante del comercio electrónico chino, que gestiona más transacciones que eBay y Amazon juntas. Sin embargo, un tema clave para su potencial desarrollo a largo plazo será definir su relación con el proveedor de pago Alipay, un negocio que creó la propia Alibaba y que fue escindida de la matriz por cuestiones de regulación en China.

Los expertos esperan que Alipay, rival de PayPal y ahora también de Apple Pay, realice su propia salida a Bolsa en un futuro próximo, pero la compañía permanece todavía bajo el ostensible control del fundador de Alibaba, Jack Ma, con lo que presumiblemente la relación entre ambas empresas seguirá siendo estrecha.

“Es el desarrollo de Alipay lo que puede arriesgar el potencial de Alibaba”, señala el analista de Ovum Gilles Ubaghs, que detalla que la plataforma está gestionando pagos con 100 millones de usuarios móviles. Se estima que Alipay acapara más de la mitad de todos los pagos del e-commerce de China y que ha procesado transacciones por valor de 778.000 millones de dólares en su último año fiscal, cerrado el 30 de junio. El 78% de las transacciones que se realizan en Alibaba se procesan por Alipay. Frente a este potencial, Ubaghs cuenta que Alipay se enfrenta a retos continuos con los reguladores chinos, que tienen historial de ir estableciendo mandatos cada vez más rígidos en el espacio de los pagos online. “En la actualidad están proponiendo establecer límites anuales sobre las transacciones de pago online, y esos cambios, que tendrían un impacto en Alipay, también impactarán en Alibaba como grupo”.

Internacionalización
El hecho de que Alibaba vaya a centrase en la expansión internacional tras su salida a Bolsa “puede suponer un respiro para Alipay si logra similar desarrollo fuera de China”, insiste el analista. “Al crecer internacionalmente, Alipay estará menos expuesta a los reguladores chinos y será más capaz de apoyar las ambiciones globales de Alibaba. Se espera que los servicios del fideicomiso de Alipay estén disponibles para más empresas poco a poco”.

Alipay ya ha formado alianzas con varios proveedores de pago internacionales, como Stripe y WorldPay en un movimiento que permita a los consumidores chinos comprar online a nivel internacional. Este tipo de asociaciones pueden llegar a ser más frecuentes en el corto plazo.

Zalando espera captar 630 millones de euros

El portal de comercio online Zalando también prepara su debut bursátil. La firma comenzará a cotizar el 1 de octubre en la Bolsa de Fráncfort. Sacará un 11,3% de sus acciones, con los que espera lograr entre 507 y 633 millones de euros. La operación daría un valor a la empresa alemana de más de 5.600 millones de euros. De confirmarse el precio por acción, que se mueve en un rango de 18 a 22 euros por participación, se convertiría en la mayor operación bursátil de una empresa tecnológica en Alemania, según Reuters. Tras la salida a Bolsa, la sueca Kinnevik seguirá como su principal accionista con el 32% del capital. La firma de moda fue creada en 2008 y tiene presencia en 15 países con una oferta de más de 1.500 marcas. La operación será dirigida por Morgan Stanley, Goldman Sachs y Credit Suisse.