Editorial

Los activos centros comerciales

La industria de los centros y parques comerciales tiene previsto cerrar este año con transacciones valoradas al menos en 2.000 millones de euros, según la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (Aecc). Un nivel de operaciones que supera con creces los anteriores a la crisis, y que a la vez significa una clara recuperación tras tocar fondo hace dos años. Lo más significativo de esta evolución es que está impulsada en gran parte por inversores extranjeros, lo que añade un componente de confianza en España. A ese interés se suma la explosión de las Socimi, que en relativamente poco tiempo se han manifestado como un elemento dinamizador del mercado al protagonizar nuevas transacciones. Es lógico advertir que la crisis ha colocado los precios en niveles muy interesantes para los inversores, lo que también ha hecho aparecer nuevos actores, pero lo más positivo es que los expertos ven continuidad en la tendencia y confirman perspectivas “muy interesantes”. Esta notable reactivación lleva implícito además un repunte del consumo privado, que las estadísticas ya han empezado a detectar y que se reflejará en aumentos de rentas y alquileres. Si a esto se añade la nueva tendencia de desarrollo de estas instalaciones en los centros de las ciudades, el aumento de negocio parece servido.