El Corte Inglés nació en los años 40 y su despegue fue imparable a partir de los 60

La compañía que nació de una pequeña sastrería en el centro de Madrid

Sastrería El Corte Inglés, en la calle Preciados, origen de los grandes almacenes.
Sastrería El Corte Inglés, en la calle Preciados, origen de los grandes almacenes.

La historia de El Corte Inglés es la de dos primos de origen humildísimo nacidos en la parroquia asturiana de La Mata a finales del siglo XIX: César Rodríguez (tío del que fuese después presidente de la cadena, Ramón Areces) y José Fernández, fundador de Galerías Preciados, más conocido como Pepín. Ambos se curtieron en mercados de aldea y en la tienda de ultramarinos familiar, en el caso de este.

 Siguiendo los pasos de tantos paisanos de su época, César emigró a La Habana en 1896, poco antes de la guerra que dio la independencia a la colonia española, donde terminaría trabajando en los almacenes El Encanto. En él, cuentan sus biógrafos, aprendió las modernas técnicas comerciales exportadas de Estados Unidos (las rebajas o la máxima de que el cliente siempre tiene razón, por ejemplo), y de la que acabó siendo socio.

En 1910 llegó a Cuba Pepín Fernández, quien también trabajó y prosperó en El Encanto, y ya en 1920 lo haría Ramón Areces. Ambos volverían a España a comienzo de los años 30, mientras que César Rodríguez, que acumuló una importante fortuna en Cuba donde fue socio del Banco del Comercio y del Hispano Americano fundados en la isla por emigrantes asturianos y cubanos, no regresaría hasta la revolución castrista, en 1959. Sin embargo, fue desde Cuba el socio capitalista de la futura cadena que revolucionaría el comercio en España.

Galerías Preciados no pudo con el ritmo que le impuso El Corte Inglés y acabó en sus manos en 1995

En 1934, Pepín Fernández adquirió una tienda en la madrileña calle de Preciados, Sederías Carretas, que 21 años más tarde pasaría a llamarse Galerías Preciados. Casi en paralelo, ambos primos compran en la misma calle, con acceso a la calle del Carmen, una pequeña sastrería fundada en 1890 llamada El Corte Inglés y ponen al frente de la misma a Areces. Tras la Guerra Civil, en 1939, César Rodríguez adquiere la finca de la calle Preciados, número 3 (el actual Corte Inglés de Sol), de la que destinó solo algunas plantas para la venta y traspasa la pequeña sastrería a Pepín Fernández, en cuyo edificio montó su primera Galerías (actual edificio de FNAC).

En junio de 1940, cuando el negocio contaba con apenas siete empleados, Areces constituye la sociedad El Corte Inglés, con su tío César Rodríguez como primer presidente. A mediados de esa década, se acomete la primera reforma del edificio, con lo que la superficie de venta ocuparía 2.000 metros cuadrados y comienza la venta por departamentos, propia de un gran almacén. Entre 1953 y 1955 se incorpora el edificio colindante de Preciados, 5.

La rivalidad de los dos grandes de la distribución en la misma calle madrileña y la de ambos primos fue un hecho durante años. Pero Galerías Preciados no pudo con el ritmo imparable de crecimiento de su competidor a partir de los años 60 y 70. La compañía inaugura centros en Barcelona, Sevilla y Bilbao y aumenta su presencia en la capital con nuevos almacenes. Tras la muerte de su tío César, en 1966, Ramón Areces ocupa la presidencia del grupo y las inversiones se disparan. Desde ese momento y hasta 1975, crecerá más que en los 22 años anteriores, gracias a la creación de filiales, la ampliación de instalaciones de apoyo y naves industriales propias.

Además de la expansión a otras capitales, con Ramón Areces, el grupo comienza a diversificar sus negocios. Así, en 1969 se constituye la sociedad Viajes El Corte Inglés, una década después se crea Hipercor y en 1982 entra en el mundo de los seguros con la compra de la sociedad Centro de Seguros, hoy cuenta con dos compañías en este sector. Hoy cuenta con filiales de informática, óptica, bricolaje, además de las conocidas Supercor y Opencor.

Aunque Areces no fallece hasta 1989, ya desde los años 70, su sobrino Isidoro Álvarez comparte la gestión real del grupo, después de que aquel sufriera una hemiplejía en 1973. Álvarez se había incorporado a la compañía en 1953, con 18 años, poco después de que El Corte Inglés se convirtiera en sociedad anónima. En ella comenzó como un simple empleado de la tienda y el almacén, y no llegó a ocupar un puesto directivo hasta 1957 y de consejero en 1959.

La primera gran operación que abordó fue, precisamente, la compra de Galerías Preciados, que había terminado en manos de Ruiz Mateos, cuyo grupo de empresas fue nacionalizado por el primer Gobierno socialista en 1982. Durante años, El Corte Inglés se negó a adquirir la malhadada cadena, que pasó por distintas manos hasta que en 1995, su histórico rival la compró con sus 5.200 empleados.

Otra gran aquisición fue la compra en 2001 por parte de Hipercor de cinco hipermercados de Carrefour, tras la fusión de Pryca y Continente. La única aventura exterior de una compañía que siempre se ha negado a salir a Bolsa, fue la apertura de un centro de El Corte Inglés en Lisboa ese mismo año.

Otro hito del grupo, al que la crisis ha obligado a ceder la mayoría de su financiera al Santander, fue la adquisición de la inmobiliaria propietaria del edifico Windsor, lindante con su centro del Paseo de la Castellana, que fue destruido por un colosal incendio en diciembre de 2004.