El encaje de Cataluña en España

Cataluña vive su Diada más reivindicativa

El elevado tono que ha ido adquiriendo en los últimos meses el debate político entre los partidarios de celebrar una consulta soberanista en Cataluña el próximo 9 de noviembre y sus detractores se vio reflejado ayer en la celebración de la Diada, la más reivindicativa de los últimos años. Barcelona y Tarragona eran los dos puntos elegidos para que defensores del referéndum y partidarios de la unidad del país mostraran sus apoyos y, tal y como ocurre cuando se convocan manifestaciones de esta naturaleza, no hubo consenso sobre el número de participantes en una y otra cita.

La Guardia Urbana de Barcelona cifró en 1,8 millones los participantes en la manifestación de la Vía Catalana, convocada por la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, en favor de la celebración de una consulta soberanista. Desde primera hora de la tarde, miles de personas se desplazaron desde diversas localidades catalanas y barrios de Barcelona hasta confluir en la avenida Diagonal y la Gran Vía para formar una gran V humana, cuyo vértice se situó en la plaza de Les Glòries. La Delegación del Gobierno en Cataluña redujo la participación en esta convocatoria a una horquilla que fijó entre las 470.00 y las 520.000 personas. En lo que sí coincidieron unos y otros fue en la ausencia de incidentes de gravedad en torno a esta manifestación. Por su parte, miles de manifestantes se concentraron en contra de la consulta soberanista y a favor de la “reconciliación” en el centro de Tarragona, bajo el lema Recuperem el seny, recuperem la senyera (recuperemos la sensatez, recuperemos la senyera). Esta iniciativa, organizada por la plataforma Societat Civil Catalana (SCC), estuvo marcada por la exhibición de una gran bandera catalana de 50 metros portada por la cabecera de la marcha hasta la rotonda del circo romano de la ciudad, lugar escogido para la concentración.

Los principales líderes políticos utilizaron la celebración de estos actos para insistir en sus respectivos mensajes. El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, instó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a tener la “humildad” de escuchar el clamor de los catalanes que piden poder votar. Y mientras desde el PP se insistió en que “definitivamente, la Cataluña silenciosa ha empezado a levantar su voz” ante un movimiento independentista que, a su juicio, demuestra que está “de caída”.