El mercado apuesta por la continuidad en el banco

Guía para los inversores tras el relevo en Santander

Banco Santander en Bolsa durante el mandato de Emilio Botín pulsa en la foto

Los títulos de la entidad han recibido con descensos moderados la noticia de la muerte de su presidente. El banco ha subido cerca del 2.861% en Bolsa desde que Emilio Botín se hizo cargo de la presidencia de la entidad, que ha crecido hasta convertirse en el segundo mayor banco de Europa por capitalización bursátil solo por detrás de la entidad británica HSBC.

Evolución bursátil: de 0,26 euros por acción a 7,65

Cuando Emilio Botín fue nombrado presidente de Santander en 1986, el precio de sus acciones en Bolsa era de 43 pesetas, unos 0,26 euros. Ayer cerró con un precio de 7,65 euros, por lo que durante el mandato del cántabro el valor se ha revalorizado un 2.861%. Una rentabilidad anualizada del 12% durante un larguísimo periodo de tiempo que responde al continuo crecimiento internacional de la entidad, que ha pasado en este periodo de ser el séptimo de España al primero del país y a convertirse en uno de los mayores bancos de Europa. A finales de 1990, la capitalización bursátil de Santander era de unos 3.000 millones de euros, valor que se ha multiplicado por 30 desde entonces, pues ayer la entidad cerró con una capitalización de 92.900 millones de euros, según datos de Bloomberg.

El crecimiento interior y exterior del banco ha sido el principal catalizador de la acción durante el periodo de Emilio Botín en la presidencia. Una fase de crecimiento en la que también ha habido malos momentos. Las acciones de Santander alcanzaron su máximo histórico el 31 de octubre de 2007, cuando llegaron a tener un precio de 13,98 euros (precio ajustado por dividendos y ampliaciones de capital). La crisis financiera mundial, que golpeó particularmente a los bancos de la periferia europea en los peores momentos de la crisis de deuda, llevó a los títulos de Santander hasta los 4,03 euros en 2012. Ahí tocó suelo y desde entonces ha emprendido una remontada. El año pasado cerró con una revalorización anual del 6,66% y en lo que va de 2014, los títulos de la entidad han subido un 18%.

2008 fue, de largo, el peor año en la historia de la cotización de Santander. El ejercicio que registró el estallido de la mayor crisis financiera mundial desde el crac del 29 a causa de la bancarrota del estadounidense Lehman Brothers supuso para la entidad española un descenso del 51,05%. El año siguiente recuperó lo perdido aquel ejercicio y avanzó un 71,1%, pero fue una falsa salida del túnel, ya que el recrudecimiento de la crisis de deuda europea llevó a los títulos del banco a caer un 31% en 2010 y un 25,9% en 2011. A partir de ahí llegó una progresiva mejoría. El mejor año de la historia de Santander fue 1997, cuando subió más de un 83% en plena expansión del banco por América Latina.

El crecimiento internacional de la entidad ha llevado al grupo Santander a cotizar en 63 índices bursátiles de todo el mundo, entre los que se encuentran los parqués de México, Milán, Nueva York, Lisboa, Londres y Buenos Aires. En 2012, la entidad sacó a Bolsa un 25% de su división en México y en enero de este año saltó al parqué neoyorquino un 21,6% de Santander Consumer USA, la filial de consumo de Santander en aquel país, operación por la que el banco obtuvo unas plusvalías de 740 millones de euros.

Gigante europeo. Undécimo del mundo

El crecimiento de Santander durante los 28 años de presidencia de EmilioBotín le ha llevado a situarse en las primeras posiciones del ranking de mayores entidades financieras internacionales.En concreto, Santander ocupa el undécimo puesto entre los mayores bancos del mundo por capitalización bursátil, con 92.300 millones de euros al cierre de la jornada de ayer. De los diez bancos que superan a Santander en este ranking, cuatro son estadounidenses (Wells Fargo, JPMorgan, Bank of America y Citigroup), otros cuatro de China o de Hong Kong (Industrial and Commercial Bank of China, China Construction Bank Corporation, Agricultural Bank of China y Bank of China), uno australiano (Commonwealth Bank of Australia) y tan solo uno europeo, el británico HSBC, que ocupa la cuarta posición.

¿Y ahora qué? Continuidad en el banco

Santander cayó ayer un 0,65% en Bolsa tras conocer la noticia del fallecimiento de EmilioBotín, que fue comunicada por la entidad a través de un hecho relevante remitido a la CNMV. Al margen del descenso puntual registrado ayer, que llegó a ser del 2% al inicio del día, los expertos consultados descartan que la muerte de Botín vaya a lastrar la evolución futura de Santander enBolsa, ya que apuestan por una continuidad en el modelo de negocio de la entidad con Ana PatriciaBotín al frente de la misma.

Durante la jornada de ayer, dos de las casas de análisis que estudian al valor, N+1 y Beka Finance, reafirmaron su visión sobre la entidad. La primera firma mantiene una recomendación neutral sobre Santander, al que da un precio objetivo a doce meses de 8,2 euros. Por su parte, Beka Finance recomienda retener y el precio para el próximo año que maneja es de 8,56 euros.

La mayoría de los analistas que siguen al valor recomiendan mantener posiciones en la entidad (un 58,1%), mientras que solo un 11,6% aconseja comprar y un 13,98%, mantener, según el consenso de los expertos recopilados por la agencia Bloomberg. El precio objetivo a doce meses que le otorgan al valor los analistas es de 7,66 euros, un 0,5% por debajo de su cotización actual, por lo que habría consumido ya su recorrido. Los expertos creen que las entidades financieras serán las más beneficiadas por las nuevas medidas aprobadas por el BCE, algo que podría suponer un revulsivo para la cotización de Santander.

Nicolás López, analista de MG Valores, considera que el relevo en la presidencia de Santander no debería generar incertidumbre entre los inversores. “Un banco de la envergadura de Santander tiene un modelo de gestión consolidado que no debería cambiar, por lo que se espera una continuidad en el plan de negocio de la entidad”, explica.

En esta línea, Almudena Malo, analista financiera de AbacoCapital, explica que “Santander es una institución centenaria, y Botín ya tenía en mente la transición. Su hija Ana Patricia está preparada para asumir la presidencia del banco y por lo tanto, el relevo no debería afectar a su cotización”. Como afirma Jaime Díez, analista de XTB, “no se esperan muchos cambios ni una manera muy distinta de hacer las cosas”.

Dividendos. Pionero del ‘scrip dividend’

Santander introdujo en España en 2009 la fórmula flexible de retribución al accionista del scrip dividend bajo la denominación de “Santander DividendoElección”. Otras entidades y empresas como Repsol, CaixaBank, Popular, Iberdrola,Ferrovial oACS han aplicado desde entonces ese sistema de pago del dividendo que consiste en ofrecer tres opciones a los accionistas: cobrar en efectivo, quedarse con nuevas acciones correspondientes a una ampliación de capital que la sociedad realiza a tal efecto o vender en el mercado los derechos de suscripción de este proceso.

Santander realizará a través de este sistema de retribución al accionista el pago del segundo dividendo a cuenta de este año.La entidad informó recientemente sobre el calendario que seguirá.El 17 de octubre será la fecha de referencia en la que habrá que ser titular de acciones de Santander para poder entrar el proceso.El 29 de octubre será el último día para solicitar el pago en efectivo del dividendo, el 3 de noviembre dejarán de cotizar los derechos en el mercado y el 12 de ese mes comenzarán a cotizar las nuevas acciones correspondientes a la ampliación de capital.A causa de este sistema de pago del dividendo y de otras ampliaciones de capital como la realizada en 2008 por 7.200 millones de euros, Santander ha ampliado su número de acciones en un 87% en los seis últimos años.

Mayores accionistas. Presencia de los grandes fondos

Santander cuenta entre su accionariado con la mayoría de los principales fondos de inversión del mundo. Según datos de la agencia Bloomberg, el fondo con una mayor participación en el accionariado de Santander es el francés BNP Paribas, que posee un 2,65% del capital del banco.

La segunda firma con más participación en el capital deSantander es BlackRock, que alcanza un 2,24% de las acciones, aunque llegó a poseer un 4,77% hace unos años, según consta en los registros de la ComisiónNacional del Mercado de Valores (CNMV). Vanguard Group, con un 1,75% de las acciones del banco, es el tercer mayor accionista de la entidad, mientras que Norges Bank, el fondo soberano de pensiones de Noruega, posee un 1,61% del capital de la entidad. Por su parte,Capital Group cuenta con un 1,2% de las acciones. Por debajo del 1% del capital están, entre otros, UBS,Credit Agricole oCredit Suisse.

Según datos de la entidad, a 30 de junio de este año el 52,02% del capital de Santander está en manos de inversores institucionales, el 46,4% lo poseen los inversores minoristas y el 1,54% restante, el consejo. Los directivos y los miembros del consejo de administración de Santander declaran periódicamente a la CNMV su participación en el capital del banco. El fallecido Emilio Botín tenía un 0,66% del capital de la entidad. Su hija Ana Patricia Botín, sucesora de su padre, posee un 0,149% de las acciones del banco. Es la consejera con una mayor participación en la entidad, mientras que Francisco Javier Botín cuenta con un 0,13% de los títulos de Santander.