El coste de la vivienda en propiedad es igual al 61,5% del salario del joven

Ser joven y tener una vivienda en propiedad, ¿es compatible?

Ser joven y tener una vivienda en propiedad, ¿es compatible?

La adquisición de una vivienda es un gran paso en la vida de las personas, se trata de la primera gran inversión que se realiza y no todos los que quieren están en condiciones de poder hacerlo. Pero si hay un segmento de la población a la que le es más dificultosa la compra de una casa, ese es el de los jóvenes (entre 16 y 29 años).

Aunque el mercado inmobiliario está dando indicios de cierta “recuperación”, ésta es gracias a los fondos de inversión y a la demanda por parte de población extranjera, ya que los jóvenes son un los grandes excluidos en cuanto al acceso a una vivienda en propiedad. Según el Consejo de la Juventud de España a través del Observatorio de Emancipación, revelan que “ni tan siquiera el 10% de la población joven con mayores retribuciones podría destinar menos del 30% de su sueldo neto a hacer frente al pago de la primera cuota hipotecaria”.

Este estudio también aporta datos poco esperanzadores para la población juvenil, ya que apunta a que el coste de acceder a comprar una vivienda libre es igual al 61,5% del salario del joven de 16 a 29 años, llegando incluso al 70% en lugares como Madrid, Barcelona Baleares, Álava, Guipúzcoa, Vizcaya y Ceuta. Estos datos son tomando un único salario, pero aunque se tomen como referencia los ingresos de un hogar joven, las perspectivas no son mucho mejores ya que el coste del acceso a la compra de la vivienda sería el 38,4% de la renta disponible.

¿Es el alquiler la opción?

Cuando la compra de una casa no es posible, es importante realizar una búsqueda de alternativas. Una de estas alternativas puede ser el alquiler. Según los datos arrojados por la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística, en referencia al año 2013, el 16,1% de los hogares son viviendas en alquiler. Aunque el porcentaje de hogares en propiedad sigue siendo alto (78,9%), el acceso a la vivienda a través del alquiler está ganando cada vez más terreno.

Quizá es una buena opción para los jóvenes, ya que la gran mayoría no cumplen los requisitos mínimos para que le sea concedido un préstamo hipotecario. Esta opción es interesante de cara a la emancipación ya que existe una gran oferta, exige un menor compromiso a largo plazo, permite un margen para la negociación mayor y además no requiere de una gran inversión inicial. Aunque según el Consejo de la Juventud de España, alquilar una vivienda libre tampoco está al alcance de todos los jóvenes ya que el coste medio mensual del alquiler es de 515,35 euros, esta cantidad supone más de la mitad del salario neto de un joven.

Por tanto se da una situación real en la que los jóvenes no tienen fácil el acceso a la vivienda en propiedad, el alquiler es la alternativa de cara a la emancipación aunque destinando más de la mitad del salario neto y un mercado inmobiliario con signos de recuperación gracias a la inversión extranjera.