El modo en espera supone el 10,7% del consumo energético del hogar

Cuatro electrodomésticos que se quedan en ‘standby’

Cuatro electrodomésticos que se quedan en ‘standby’

El gasto en consumo de electricidad se ha convertido en un asunto delicado. El precio de la electricidad no es algo que se pueda controlar, pero sí el uso de todos aquellos electrodomésticos y aparatos que están en el hogar y necesitan de la electricidad para su funcionamiento. Es importante ser conocedores y conscientes del gasto que supone cada electrodoméstico y de cómo poder optimizar su uso para ahorrar en la factura final, teniendo en cuenta que según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) el gasto medio en electricidad por hogar es de 990 euros anuales.

Pero no siempre el consumo eléctrico viene por el uso activo de un aparato, sino que lo que se conoce como standby se convierte en un consumidor fantasma muy a tener en cuenta. Según el informe Consumos del Sector Residencial en España de IDAE, el modo standby o modo en espera supone el 10,7% del consumo eléctrico de un hogar, lo que significa que de los 990 euros anuales, 105,93 euros son los que las personas abonan correspondientes al consumo de electricidad de aparatos en modo standby. ¿Qué aparatos son esos?

  • Televisión. Por costumbre, se tiende a apagar la televisión desde el mando a distancia, quedando un piloto generalmente rojo encendido, es decir, el modo standby activado. Este aparato es tras el frigorífico y la lavadora, el que más porcentaje de consumo tiene (12,2%), porcentaje al que hay que sumarle la proporción correspondiente al standby. Aunque bien es cierto que con la llegada de la TDT y los avances en tecnología, las televisiones del mercado son más eficientes en el consumo, no hay que olvidar apagar correctamente el televisor cuando no estemos frente a él. Además hay que tener también en cuenta que según IDAE el 99,9% de los hogares tienen una media de 2,2 televisores por hogar.
  • Ordenador. Hay ocasiones que no se lleva a cabo el apagado del ordenador y por lo tanto se deja en modo standby durante horas. El consumo de este aparato representa el 7,4% del consumo total del hogar, por lo que dejarlo encendido cuando verdaderamente no se va a utilizar es proceder a un gasto innecesario. Sin olvidar que muchas son las veces que se apaga el ordenador pero no la pantalla, según la calculadora de consumo en standby que tiene la OCU, un monitor LCD supone un gasto de 1,49 euros anuales, y un monitor CRT 4,47 de 4,47 euros.
  • Aparatos en carga. Dejar cargando aparatos más tiempo del que necesitan también es hacer un consumo en standby. Aparatos como el teléfono móvil, el ordenador portátil, la cafetera eléctrica, la aspiradora de mano… es frecuente dejarlos en carga más tiempo del debido. Cuidado con ello porque además de consumir más energía de la necesaria, es posible que el aparato a la larga sufra daños debido a que la batería puede viciarse.
  • Otros. No solo se trata de tener en cuenta los aparatos que visiblemente se encuentran en standby como la televisión, el ordenador o el DVD por ejemplo, sino que también hay otros a los que no se les presta tanta atención pero que también tienen este modo de espera. Aparatos como el router, el lavavajillas, el decodificador de TDT…

El consumo en standby ha dejado de ser un consumo residual para convertirse en una partida más a tener en cuenta.