Las empresas españolas siguen pagando el doble que las francesas

El coste del crédito a pymes marca un nuevo mínimo desde 2011

El coste del crédito a pymes marca un nuevo mínimo desde 2011

El tipo de interés que aplican las entidades financieras europeas bajo la moneda común a los créditos de menos de un millón de euros, aquellos que tradicionalmente solicitan las pymes, se elevó ligeramente en julio hasta alcanzar una media del 3,60% frente al 3,59 de junio, según los datos publicados ayer por el Banco Central Europeo. En el caso de España, por contra, el coste de la financiación destinada a autónomos y empresas de menor tamaño volvió a marcar un nuevo mínimo desde 2011.

El tipo de interés de los préstamos de menos de un millón cayó en el país, concretamente, hasta el 4,58% en julio frente al 4,59 del mes anterior, un nivel no visto desde el verano de hace tres años. Con todo, el acceso a financiación sigue siendo el doble de caro en España que en el resto de grandes países de la eurozona.

Así ocurre con Italia, donde pese a que el acceso al mercado sigue estando más penalizado que en España, el tipo de interés medio para los préstamos de menos de un millón de euros se sitúa por debajo del 4%, en el 3,93%. Otro tanto sucede en Alemania, donde el coste de esta financiación ha caído ya al 2,82%. El caso más significativo, no obstante, es el de Francia, donde las pymes pagan menos de la mitad que en España: un 2,24%.

Hay que tener en cuenta, pese a ello, la evolución de las diferentes economías en el último año. Mientras que la situación para las empresas francesas ha empeorado ligeramente desde julio de 2013, cuando el tipo de interés de estos préstamos se situaba en el 2,17%, en el caso de España la situación ha mejorado rotundamente, frente al 5,17% al que se situaba entonces el tipo de interés.

La tendencia española parece, por tanto, especialmente positiva en un momento en que la banca en bloque ha puesto en marcha campañas de captación de pymes con la financiación como principal reclamo. De hecho, la concesión de nuevos préstamos de menos de un millón de euros creció en el primer semestre del año por primera vez desde el año 2007, hasta alanzar los 66.964 millones de euros.