Sergio Marchionne dice confiar en Renzi

El jefe de Fiat pide reformas en Italia

El ejecutivo se queja de inmovilismo y dice confiar en el Gobierno de Renzi

El país entró en el segundo trimestre del año en recesión y el paro supera ya el 12%

Sergio Marchionne, consejero delegado de Fiat.
Sergio Marchionne, consejero delegado de Fiat.

Sergio Marchionne, consejero delegado de Fiat y uno de los notables de la economía italiana, ha reclamado reformas estructurales a su Gobierno que potencien el crecimiento en el país.

“Italia vive una situación de crisis prolongada en el tiempo que le impiden ser un país competitivo”, subrayó Marchionne durante su intervención en un seminario económico celebrado en Rimini (norte de Italia).

El ejecutivo criticó la inmovilidad que, a su juicio, se ha instalado en el país. “Desde hace diez años llevo insistiendo en que Italia debe poner en marcha reformas estructurales para que el país vuelva a ser competitivo, pero Italia no parece reaccionar. Mirar a un país inmóvil, incapaz de iniciar un pequeño cambio es algo inconcebible”, aseveró.

Marchionne, que reconoció mantener la confianza en el Gobierno de Matteo Renzi, manifestó la urgencia de promover un cambio en el sistema económico para fomentar la recuperación.

“No podemos esperar más. El sistema requiere acciones y hay que moverse”, concluyó el empresario italiano.

Sus declaraciones se producen un día después de que el Instituto Nacional de Estadística italiano (Istat) confirmara que el país entró en el segundo trimestre del año en recesión y también un día después de que el Istat diera a conocer que el paro subió hasta el 12,6 % en julio, un 0,3 % más respecto al mes anterior.