Donald Tusk, elegido para liderar el Consejo Europeo

Bruselas premia a Polonia con la presidencia de la UE

La italiana Mogherini, Alta Representante de Política Exterior

Holanda planta cara a la candidatura de Guindos al Eurogrupo

Donald Tusk, presidente del Consejo europeo a partir del 1 de diciembre.
Donald Tusk, presidente del Consejo europeo a partir del 1 de diciembre.

El nombramiento del primer ministro polaco Donald Tusk para presidir el Consejo Europeo, apadrinado por la canciller alemana Angela Merkel, sirve también para apaciguar a los socios de Europa Central y del Este, reticentes a conceder la cartera de Exteriores de la Comisión Europea a la italiana Federica Mogherini, por considerar a su país demasiado ligado a los intereses económicos del Kremlin.

Finalmente, ambos aspirantes han recabado el apoyo unánime de los 28 países de la UE en la cumbre europea celebrado el sábado en Bruselas. Tusk (Gdansk, 1957) asumirá sus funciones, en sustitución de Herman Van Rompuy, desdel 1 de diciembre de este año hasta el 31 de mayo de 2017. Mogherini (Roma 1973), sustituirá a Catherine Ashton como vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de Política Exterior. En principio, si no hay contratiempos en la ratificación por parte del Parlamento Europeo, asumirá el cargo el próximo 1 de noviembre con el resto del equipo presidido por Jean-Claude Juncker, que estará en funciones hasta 2019.

Tusk llega a Bruselas con los credenciales de haber dirigido el gobierno de su país durante siete años en los que ha logrado normalizar la relación de Polonia con la UE tras los turbulentos años de los gemelos Kaczynski. El gobierno conservador de Tusk (su partido pertenece al Partido Popular Europeo) ha capeado, además, con cierta soltura la crisis financiera que ha golpeado al resto de Europa.

“Tusk es uno de los primeros ministros de Europa con más experiencia (…) y su país es el único que ha logrado evitar la recesión”, ensalzó el actual presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a su recién elegido sucesor. Tusk, que dio toda la rueda de prensa posterior en polaco, abogó por una “solución valiente y razonable en las relaciones con Rusia que sirva para construir la paz”. Sobre las dudas planteadas por algunas delegaciones sobre su dominio de idiomas, aseguró: “no se preocupen, el 1 de diciembre habré perfeccionado mi inglés”.

Mogherini también salió al paso de quienes cuestionan su falta de experiencia y juventud. “Soy ministra de Exteriores de un país del G-7”, señaló. Y aseguró que, a sus 41 años, tiene más de 20 años de experiencia en asuntos de política internacional.

Cumbre de empleo

El reparto aprobado hasta ahora concede a los candidatos del Partido Popular Europeo dos presidencias (Comisión y Consejo) y a los socialistas la cartera de exteriores. Los socialistas esperan hacerse también con la cartera de Economía en la nueva Comisión, un compromiso aceptado en principio por el futuro presidente, Jean-Claude Juncker. En todo caso, el presidente francés, François Hollande, reclamó el sábado un giro a la política económica de la UE “para favorecer la inversión, el crecimiento y el empleo”. Italia, país que preside durante este semestre la UE, ha convocado para el 7 de octubre una conferencia a nivel de jefes de Gobierno para tratar sobre esos temas, con especial énfasis en las medidas para combatir el desempleo juvenil. Se trata de la tercera edición de esta convocatoria, tras las celebradas en los últimos meses en Berlín y París.

El Eurogrupo se complica

España espera que Miguel Arias Cañete asuma en ese equipo una cartera de carácter económico, como Energía o Mercado Interior. El ministro de Economía, Luis de Guindos, también confía en asumir la presidencia del Eurogrupo (consejo informal de ministros de Economía de la zona euro) en julio de 2015, cuando expire el mandato del presidente actual, el holandés Jeroen Dijsselbloem.

Pero Holanda, aparentemente harta de que le muevan la silla a su ministro antes de tiempo, plantó cara. "Estoy seguro de que Dijsselbloem va a agotar su mandato", señaló el primer ministro holandés, mark Rutte, al término de la cumbre. Y en una clara señal de desafío añadío que "hay muchas probabilidades de que el año que viene Dijsselbloem vuelva a ser candidato para presidirlo". En ese caso, los 18 socios de la zona euro tendrían que elegir entre el ministro holandés y el español. La votación se decide por mayoría. En 2013, Dijsselbloem obtuvo el apoyo de todos sus colegas salvo el de Luis de Guindos.

El presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, recordó al término de la cumbre que “Merkel ha expresado su idea de que Guindos es la persona idónea para presidir el grupo y otros países comparten esa misma idea”. Pero recordó que la decisión debe ser tomada por los propios ministros de Economía y que, en todo caso, el mandato de Dijsselbloem todavía no ha concluido.