El mercado paga ahora el 5,5% por una emisión anterior

Santander aprovecha la bonanza del mercado y planea una emisión de 'cocos'

Javier Marín, consejero delegado de Santander
Javier Marín, consejero delegado de Santander

La excelente momento de mercado para la renta fija, con renovados mínimos históricos en el rendimiento de la deuda soberana, está animando a las principales empresas a tantear el lanzamiento de nuevas emisiones. Banco Santander ha sido la primera de ellas, al anunciar que ha iniciado los preparativos para colocar una nueva emisión de bonos contingentes convertibles, conocidos como ‘cocos’ en la jerga financiera, que permiten reforzar la base de capital del banco.

La entidad ha dado mandato a Credit Suisse, HSBC, JP Morgan, Société Générale y UBS para abordar la colocación, dirigida únicamente a inversores institucionales. El volumen, aún por concretar, podría rondar los 1.500 millones de euros, en línea con la emisión de cocos lanzada en el mes de marzo y a la vista del apetito de los inversores hacia la deuda. De hecho, los inversores están ahora dispuestos a pagar en el mercado secundario por una rentabilidad del 5,5% para aquella emisión lanzada en marzo y colocada a un interés del 6,25%.

Con esta emisión, que el banco tendría previsto cerrar el próximo martes, es ya la tercera ocasión que Santander emite cocos. Ya lanzó una segunda emisión el pasado mayo, por 1.500 millones de dólares y a un tipo de interés del 6,375%, con una demanda que superó los 9.000 millones. En la primera emisión de estos títulos, la demanda se disparó hasta los 15.000 millones de euros.
La emisión de bonos contingentes convertibles es la última fórmula que ha encontrado la banca para reforzar sus ratios de capital, aunque este instrumento no compute como recurso propio de máxima categoría sino como parte del ratio Tier 1.

El lanzamiento de cocos es de hecho la vía elegida por numerosas entidades financieras europeas para mejorar su solvencia de cara a los test de estrés. En España fue BBVA quien abrió la veda el pasado año, al que siguieron Santander y Popular. Esta última entidad había planeado su segunda emisión de estos títulos a finales de este pasado mes de julio, aunque tuvo que suspenderla ante las turbulencias surgidas con el rescate del protugués Espírito santo. Ahora es Santander quien abre de nuevo la vía, en un entorno de mercado claramente propicio.