El bono marca un nuevo mínimo y la prima se contiene en los 123 puntos

El Ibex araña un alza del 0,10% pese al mal arranque de Wall Street

Varias personas trabajan en el índice selectivo DAX 30 de la bolsa de Fráncfort, Alemania. EFEArchivo
Varias personas trabajan en el índice selectivo DAX 30 de la bolsa de Fráncfort, Alemania. EFE/Archivo EFE

El negativo arranque de la sesión bursátil en el parqué neoyorquino casi logra frustrar el tímido avance del Ibex, que en el último tramo de la sesión parecía tornar sus tímidas subidas de la mañana por una leve bajada.

Finalmente, sin embargo, el Ibex ha logrado cerrar con un nuevo alza, del 0,10% que le sitúa en los 10.837,40 puntos con la deuda soberana española ejerciendo de colchón. El bono a 10 años ha vuelto a marcar un nuevo mínimo en la jornada cotizando al 2,14% de interés en el mercado secundario.

Un coste de financiación que se sitúa ya por debajo del que marcaba Alemania antes de la crisis soberana. La rebaja en paralelo del bund alemán, que marcaba a su vez nuevos mínimos hoy en el 0,915% mantenía la prima de riesgo española en los 123 puntos, apenas cuatro enteros por encima de sus mínimos del año.

La cifra se sitúa en el entorno en que lo hacía a comienzos de 2010 antes de que el estallido de la crisis soberana europea comenzara a disparar el termómetro del riesgo país hasta los 638 puntos que alcanzó en agosto de 2012.

En medio de la timidez generalizada mostrada hoy por los inversores a lo largo de las Bolsas, Milán ha sido la otra protagonista de la jornada, con un alza cercana al 0,50% que logra arrebatar al Ibex el puesto de gran índice europeo que más sube en el año (por encima del 9%).

El ambiente bajista que ha operado casi hasta el final de la sesión –con leves alzas finalmente también para París o Londres- ha estado motivado por la admisión por parte de la propia Italia de que deberán rebajar su previsión de crecimiento mientras Bruselas instaba al nuevo Gobierno francés a poner en marcha las reformas estructurales necesarias para consolidar su crecimiento.

Ventas en Nueva York

El despertar dubitativo de Wall Street también tiene su explicación. El S&P 500, que no es el índice de Bolsa más conocido del mundo, pero sí la principal referencia de este mercado global, llegó a estar en 666 puntos en los peores momentos de la crisis subprime.

Después de tres años de subidas casi ininterrumpidas, sin embargo, el índice marcó el martes su enésimo máximo histórico cerrando por primera vez sobre los 2.000 puntos. No batía una cota como esta desde principios de 1998. Los 2.000 puntos suponen, además, un alza del 200% sobre el mínimo de 2009. Una altura que puede dar cierto vértigo o que, al menos, ha empujado a los inversores a recoger beneficios en la apertura del mercado de hoy. A media tarde, eso sí, el S&P lograba renovar de nuevo los 2.000.

El Ibex, cosas de la economía y de la politica, aún tiene que subir casi un 50% para alcanzar los récords de 2007. Se esfuerza, por más que el panorama económico tenga poco que ver con el estadounidense. Este mes de agosto, lejos de traer fuertes turbulencias como sucedió en 2007, 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012, trae por el contrario subidas sin mácula. Desde el día 8 de este mes el Ibex solo ha bajado en tres sesiones, y ha remontado 600 puntos.

Aunque tiene ya a tiro los 11.000 puntos, de momento parece que opta por la cautela. Los mercados, teóricamente pendientes de Ucrania, que ha denunciado que tanques y tropas rusas han cruzado su frontera, no han impedido al selectivo español ganar 600 puntos desde el 8 de agosto.

Gran parte del apoyo ha venido de la mano del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. El responsable de la política monetaria en la zona euro parece más cerca de comprar deuda para inyectar más dinero en la economía y evitar los riesgos de recaída económica. Algo que, por cierto, hizo la Reserva Federal allá por 2009, pero que los mercados vez como principal esperanza para la economía de la zona euro.

A la espera de lo que pueda pasar en la reunión del BCE de la próxima semana, el euro optaba hoy por crecer ligeramente, si bien incapaz de recuperar la cota de los 1,32 dólares.