El bono a dos años cotiza en el 0,15% frente al 0,5% del de EE UU

España vende deuda a un interés cercano a cero y adelanta a Estados Unidos

Íñigo Fernández de Mesa, secretario del Tesoro y política financiera
Íñigo Fernández de Mesa, secretario del Tesoro y política financiera

El Tesoro público español vendió ayer 3.500 millones de euros, el máximo previsto, en letras a tres y nueve meses con intereses próximos al 0%. En concreto, el organismo colocó 1.106 millones de euros en letras a tres meses al 0,034%. Estos títulos han llegado a cotizar en intereses negativos en las últimas sesiones en el mercado secundario de deuda. En letras a nueve meses, mientras tanto,elTesoro vendió 2.394 millones al 0,107%.

El éxito de la emisión llega en un momento en el que la rentabilidad de la deuda soberana de muchos países europeos marca cada día nuevos mínimos históricos gracias a las expectativas de que el BancoCentralEuropeo (BCE) apruebe nuevas medidas de estímulo, como un programa de compra de deuda al estilo del de la Reserva Federalestadounidense (Fed, por sus siglas en inglés). Esta esperanza de los inversores ha provocado la anómala situación de que el interés de la deuda española se sitúe por debajo de la de Estados Unidos en todos los tramos, salvo en el de los títulos que vencen dentro de 30 años.

El bono de Estados Unidos con vencimiento a dos años cotiza en torno al 0,5%, mientras que el español cerró ayer en 0,15%. En los títulos a tres años, mientras que el Tesoro estadounidense paga cerca de un 1% (el 0,97%), el español ofrece una rentabilidad del 0,38%. A un lustro, la distancia se acorta, pero es también favorable a la deuda española, con un interés del 0,79%, frente al 1,66% del de Estados Unidos. En el bono a diez años, el que sirve de referencia, el interés de la deuda española cerró ayer en el 2,17%, un nuevo mínimo histórico, mientras que la deuda estadounidense al mismo plazo cotiza en el mercado secundario al 2,38%. Ello a pesar de que la deuda de Estados Unidos tiene la máxima calificación crediticia para dos de las tres principales agencias, mientras que el rating de España está siete escalones por debajo. Tan solo en el bono a 30 años España sigue pagando más que Estados Unidos: un 3,4% frente al 3,14% de la primera economía mundial.

Pero esta situación inusual, que tiene al BCE como principal promotor, también se da con la deuda italiana. Así, los bonos transalpinos a dos, tres y cinco años ofrecen en el mercado secundario una rentabilidad inferior a la de sus homólogos estadounidenses.

La principal razón del continuo descenso de las rentabilidades de la deuda soberana europea es la posibilidad de que el BCE apruebe un programa de compra de activos, pero hay más. Otro factor que debe ser tenido en cuenta es la inflación, que es mayor enEstados Unidos que en Europa, algo clave para calcular la rentabilidad real de una inversión.En Estados Unidos, la inflación ronda el 2%, por lo que el interés real de su deuda a diez años se quedaría en el 0,38%. Mientras, en la zona euro la inflación es bastante inferior, hasta el punto de que existe el temor de que la región pueda entrar en deflación. El mes pasado, la inflación en Europa fue del 0,4%, por lo que la rentabilidad real del bono español a diez años quedaría en el 1,7%, muy por encima de su homólogo estadounidense.

En principio, esta situación debería empezar a cambiar cuando la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) lleve a cabo la primera subida del precio del dinero desde diciembre de 2008. PabloGonzález, consejero delegado de AbacoCapital, considera por ello que “puesto que la Fed elevará los tipos de interés el próximo año si todo va de forma normal, la rentabilidad de la deuda estadounidense tenderá a subir”.

Para Diego González, de la Eafi Bull4All, “el inversor busca rentabilidad desesperadamente. Tal es el apetito que lleva a situaciones como la del diferencial de EE UU frente a España, que no tiene sentido financiero”.Javier Casal, subdirector de la mesa de deuda de AhorroCorporación, añade el hecho de que los bancos han destinado a la compra de deuda pública de distintos países europeos (en especial,Alemania, Italia y España) parte del dinero que han retirado de las arcas del BCE a partir de junio, cuando el organismo central pasó a cobrarles un 0,1% por esas reservas.

Aunque la rentabilidad del bono español es menor a la del estadounidense, Óscar Moreno, de Renta 4, explica que el interés de la deuda estadounidense es también inferior al de la deuda española en dólares. El factor de la divisa es importante, afirma, pues no es lo mismo invertir en dólares que en euros. En este sentido, la única emisión del Tesoro público español en dólares, un bono con vencimiento en marzo de 2018, cotiza con una rentabilidad del 2%, mientras que una emisión de deuda estadounidense que también vence en esa fecha ofrece un interés del entorno del 1,26%.