La banca fija el suelo de la valoración del gestor de aeropuertos en 4.000 millones

Aena: precios y claves para acudir a la mayor OPV pública en 16 años

Vista del exterior de la terminal T4 del aeropuerto de Barajas, en Madrid.
Vista del exterior de la terminal T4 del aeropuerto de Barajas, en Madrid.

En el mercado ya se manejan precios para la mayor privatización en España en 16 años. El precio de partida de Aena ronda los 4.000 millones. Eso sí, aún no se ha producido la reunión oficial con analistas de la que saldrán los rangos de valoración. Está previsto que el encuentro se celebre en septiembre, con el objetivo de que los informes de las entidades que coordinarán la Oferta Pública de Venta (OPV) estén listos antes de que la CNMV dé luz verde al folleto de la colocación.

Los bancos encargados de coordinar la colocación son grandes expertos en este tipo de operaciones. BBVA y Santander serán los responsables del tramo nacional, mientras que Bank of America (BofA) Merrill Lynch, Morgan Stanley y Goldman Sachs dirigirán la colocación internacional. Se sumarán además más entidades en la segunda y tercera líneas de colocación, si bien su contratación se realizará más adelante.

El Gobierno, que controla Aena a través de Enaire, decidirá junto con los coordinadores el rango orientativo de precios de la OPV. De momento, el suelo de valoración que se maneja en el mercado para el gestor aeroportuario se sitúa en el entorno a los 4.000 millones de euros, según fuentes financieras.

Hasta ahora el presidente de Aena, José Manuel Vargas, ha dejado entrever que el precio de Aena se sitúa en torno a los 5.000 millones. Hace un año, cuando comenzaron a sonar de nuevo los tambores de la privatización –en 2008, con el anterior Gobierno, también se barajó una posible venta–, se especulaba con un valor de unos 6.000 millones. Una tasación del 100%de las acciones en 4.000 millones de euros implicaría que el valor de empresa de Aena –que se halla al sumar a la capitalización la deuda financiera neta, de unos 11.400 millones–, rondaría los 15.400 millones. Así, cotizaría con un múltiplo de 9,6 veces respecto al beneficio bruto de explotación (ebitda). Con una ratio de más de 10 veces cotiza Fraport que gestiona aeropuertos en Alemania, Lima y Perú, entre otros países. Mientras, Aéroports de Paris (ADP), que administra los aeródromos galos, ofrece un múltiplo de 12 veces.

Las claves

CNMV. Se espera que el supervisor dé luz verde a la Oferta Pública de Venta (OPV)en octubre.

Minoristas. Será la primera privatización a través de un debut en Bolsa que disponga de un tramo para los pequeños inversores desde la efectuada por Iberia en 2001.

Capital flotante. El Estado venderá el 49%, pero el 21% se quedará en manos de un pequeño grupo de accionistas.

Debut. Si no hay sorpresas, Aena estará cotizando en noviembre.

“Es lógico que el Ejecutivo quiera recaudar más dinero [un precio de 4.000 millones implicaría que el Estado ingresa unos 2.000], pero también debe asegurarse el éxito de la operación; no deben apurar hasta el último euro”, señalan desde un banco de inversión. El mercado espera que Aena ofrezca un aliciente, como un descuento o un mayor potencial de crecimiento frente a ADP y Fraport. Uno de los puntos clave será la rentabilidad por dividendo, que oscilará entre el 3% y el 5%, según declaró el presidente de Aena, José Manuel Vargas, en una entrevista publicada por CincoDías el pasado 19 de junio.

Otra de las fortalezas de Aena radica en que es el primer operador aeroportuario del mundo por número de pasajeros, con cerca de 190 millones el año pasado, seguido de lejos por el de Atlanta, con unos 100 millones. La banda de precios que recogerá el folleto se fijará una vez que el Gobierno tenga en su poder las valoraciones de los analistas y cuando los colocadores hayan sondeado el interés de la comunidad inversora. Este proceso, denominado premarketing, se llevará a cabo a través de encuentros con distintos gestores, que indicarán cuánto y a qué precio están dispuestos a comprar.

El concurso para el núcleo duro calienta motores

El Gobierno creará un núcleo estable de accionistas para Aena que tendrá un máximo del 21% del capital. Enaire elegirá entre dos y cuatro accionistas de referencia, de forma que el porcentaje que podrá adquirir cada uno se situará entre un mínimo del 5% y un máximo del 7%. Este proceso tendrá dos fases, según el último informe sobre la privatización de Aena elaborado por el Consejo Consultivo de Privatizaciones (CCP).

 En la primera se determinarán aquellos candidatos que serán invitados a presentar ofertas. Para ello, Enaire también convocará un concurso con un pliego que fije los requisitos mínimos –de permanencia y solvencia económica, entre otros– que se les exigirán a los interesados. Este pliego se hará público en las próximas semanas.

En la segunda fase se elegirá a los accionistas de referencia. Se seleccionará a los socios en función de cuatro criterios. Primero, los precios máximos; segundo, la cantidad de acciones solicitada; tercero, el periodo de compromiso de mantenimiento de la inversión; y cuarto, el plazo del compromiso de no adquirir más acciones de las asignadas. El precio al que comprarán estos accionistas de referencia será el mismo al que se venderán las acciones entre los inversores institucionales que acudan a la OPV. El proceso de selección de candidatos para el núcleo duro y el de la OPV será simultáneo, según fuentes financieras.

Los March, a través de Corporación Alba, han mostrado su interés en participar en la privatización, siempre en función de las condiciones finales. El mercado especula con la posibilidad de que el Gobierno, al igual que ha ocurrido con otras empresas públicas –como Endesa, Telefónica o Argentaria–, vaya reduciendo en el futuro su participación.