Lo probamos: 'Personal shopper'

Una veraniega tarde de compras por Sotogrande

En busca del look chic de la temporada: mucho color, camisolas, alpargatas, bolsos de tela, gafas redondas...

Verónica Hidalgo asesora sobre las tendencia del verano.
Verónica Hidalgo asesora sobre las tendencia del verano.

Sábado por la tarde, nos vamos de compras. Toca elegir un estilismo de verano. El lugar elegido:el Santa María Polo Club, en Sotogrande (Cádiz). Al lado, y aconsejando sobre las mejores opciones, la ex miss España Verónica Hidalgo, que actúa en numerosas ocasiones como personal shopper. Tres espacios diferentes albergan una treintena de tiendas pop up (de temporada). Lo primero que sorprende son los colores y todo lo que allí está a la venta.

Ninguna prenda o complemento desentona con el ambiente, fresco, desenfadado y divertido. Destaca que todo lo que se vende es producto artesanal, y en su mayoría nacional, a excepción, como no podía ser de otra manera tratándose de un campo de polo, de un repertorio de complementos chilenos y argentinos, que perfectamente se pueden utilizar sin tener que practicar obligatoriamente este deporte.

Para no cometer errores en el atuendo, una solución, advierte Hidalgo, es recurrir a los consejos de los profesionales, que suelen cobrar por este servicio un porcentaje a partir del 10% del importe total de las compras. Por suerte aquí los precios no son excesivamente altos. Buscamos un look para este verano. Hidalgo no duda: lo primero que hay seleccionar es el calzado. Yesta temporada no pueden faltar en la maleta unas espadrilles, o lo que es lo mismo, la clásica alpargata de esparto. Hay marcas, por supuesto españolas, como Kamaleonik y Pompeii, que utilizan piel para elaborarlas y arriesgan con colores divertidos. Este año no se falla con los naranjas y corales, son frescos y fáciles de combinar.

Como atuendo principal, nuestra personal shopper particular elige un kurta, o camisola desenfadada, de Baruc Corazón. La nota chic la pone el inimitable cuello (con patentado exclusivo), marca de la casa de este diseñador, que apuesta por los tejidos naturales, como el algodón orgánico, el lino y la excepcional seda de Toledo. Hidalgo aconseja atreverse con un punto de color y arriesgar con los estampados.

Faltan los complementos. Nos dirigimos de cabeza a por las pulseras conocidas como Carolinas. Están hechas a mano, se pueden encargar y cuestan a partir de 10 euros. Las hay con perlas y piedras, pero las más divertidas son las de los colores flúor.

Toca elegir bolso. No hay duda. Cualquier it girl, o chica a la última, apuesta por las bolsas de lino de la empresaria malagueña Stella Rittwagen. Otra opción son sus cestas de mimbre, pintadas a mano. El sol aprieta y nos protegemos con unas divertidas gafas de montura redonda de Mr. Boho. No son aptas para todos los rostros, recalca Hidalgo. Para la cabeza, un sombrero de color natural de Panamanía Hats. El siguiente paso, lucirlo en el club de polo mientras disfrutamos de un cóctel en cualquiera de sus quioscos, firmados por Sodexo Prestige.

Kurtas

Verónica Hidalgo recomienda recurrir a las amplias camisolas de Baruc Corazón. Su versión del cuello tipo mao está patentada. Para darle un toque más formal, unas espardeñas en formato sandalia, de Kamaleonik.

Comodidad

No pueden faltar en la maleta unas alpargatas de Pomepeii o unas gafas de Mr. Boho.

Sombrero

El primero que compremos debe blanco o de color natural.

Algodón orgánico

La moda eco de Stella Rittwagen es tendencia en todas las playas chic.

Colores

Las tonalidades flúor quedan bien en collares y pulseras, sobre todo en las de Carolinas. Los colores de la temporada son los corales, azules y verdes