La empresa niega"haber inflado" los números de TNL

Nuevas sospechas en el MAB: Ebioss se desploma el 29%

Óscar Leiva Mendez, presidente de Ebioss
Óscar Leiva Mendez, presidente de Ebioss

La cotización de la tecnológica Ebioss finalizó la jornada cayendo un 28,7%. Las dudas del mercado sobre la veracidad de la información publicada por la compañía en referencia a su adquisición de la portuguesa TNL no han dado tregua al valor en un momento en el que las empresas del MAB se encuentran bajo la sombra “Gowex”. A pesar de que a primera hora de la mañana la compañía emitió un hecho relevante en el que se ratificaba plenamente la información que publicada hasta la fecha y en el que se negaba “tajantemente haber inflado los números de sus última adquisición”, su valor ha seguido cayendo.

Su presidente, Óscar Leiva, insiste en todo momento sobre la veracidad y transparencia de los datos publicados hasta el momento y ha afirmado a Cinco Días que detrás del artículo se encuentran sus competidores. “En la actualidad nos encontramos compitiendo por varios contratos municipales en España y por ello nuestros competidores están interesados en desacreditarnos, pero no lo van a conseguir. Vamos a seguir luchando por seguir avanzando y por seguir creciendo”

En su documento informativo de incorporación al mercado alternativo bursátil (MAB) de marzo de 2013, la compañía informaba que sus competidores eran ThyssenKrupp, Gaz de France, Siemens, y otras más pequeñas como la belga Xylowatt, la danesa Babcock & Wilcox Volund, la india Ankur o la americana PRM Energy Systems, Inc.

Las sospechas abordan la falta de rigor a la hora de informar sobre los países en los que, a partir de la adquisición de TNL, la compañía comenzaba a tener presencia, y los datos financieros publicados sobre la empresa portuguesa en su nota tras la compra.

En los hechos relevantes que Ebioss emitió el 1 de agosto, tras la adquisición de la portuguesa TNL, se afirmaba que con dicha operación se sumaban “clientes en países donde hasta ahora no tenía presencia como Portugal, Brasil, Dinamarca, Emiratos Árabes Unidos, Chile y Argelia, entre otros, y añadirá a su cartera de clientes importantes ciudades como Abu Dabi, Porto, Bilbao, Sao Paulo, entre otros, además de importantes grupos multinacionales.”

Sin embargo, en la lista de países publicada esta mañana por la compañía no aparecen ni Chile y Argelia. Preguntado por esta cuestión su presidente avala esta información al considerar que “tener presencia en un país no sólo es contar con contratos en ejecución. Ahora mismo estamos presentado ofertas para ambas regiones y estoy seguro de que pronto conseguiremos contratos.”

La otra gran cuestión puesta en duda trata sobre la facturación de la compañía portuguesa. Ebioss afirma en su página web que "la facturación media de TNL en los últimos tres años se sitúa en torno a los 8 millones de euros". Una media alcanzada a través de una progresiva caída de ingresos: 13 millones fueron los adquiridos en 2011, 9,6 en 2012 y 2,5 en 2013. Las pérdidas en las cuentas de la portuguesa, tampoco fueron tratadas en la web. Óscar Leiva no niega que así sea. De hecho afirma haber podido adquirir el 52,6% de la compañía por su mal estado financiero. “Hace tres años no podíamos haber hecho frente a los costes de TNL, pero la crisis se ha llevado por delante a grandes compañías. Ésta lo es a nivel tecnológico y hemos aprovechado la oportunidad”.

Lo cierto es que la falta de detalle en los datos facilitados por Ebioss tras la compra de TNL han sido los causantes de las dudas destapadas por El Confidencial y que han provocado que su cotización se tambalee.

Ebioss realizó a comienzos de verano una ampliación de capital por valor de 16 millones de euros. Según su presidente el coste de la adquisición de TNL ascendió a 1,6 millones de euros por lo que el capital empleado para la ejecución de la operación es del 10% de su última ampliación realizada. Además Leiva ha querido recalcar que “somos una compañía a la que no nos gusta la deuda y es un hecho que se puede apreciar en nuestras cuentas de resultados”.

La compañía que cotiza en el MAB desde marzo de 2013 ha admitido en varias ocasiones su intención de saltar a la Bolsa. Leiva ha vuelto a confirmar estas intenciones y ha adelantado que a partir de enero de 2015, cuando comenzarán a reportar sus resultados trimestralmente, estarán preparados para ello. “El MAB se nos ha quedado pequeño, queremos seguir creciendo y sólo cotizando en Bolsa podremos hacerlo”.