Avisa de una "acumulación de noticias desfavorables"

El Bundesbank confía en el repunte de la economía en el segundo semestre

 La canciller alemana, Angela Merkel junto al presidente del Banco Central alemán, Jens Weidmann
La canciller alemana, Angela Merkel junto al presidente del Banco Central alemán, Jens Weidmann EFE

El Bundesbank, el banco central de Alemania, confía en que la economía del país germano y del conjunto de la zona euro vuelvan a crecer en la segunda mitad del año tras la parálisis registrada en el segundo trimestre, cuando la 'locomotora europea' experimentó una contracción del 0,2% y la zona euro un crecimiento nulo.

“Después del estancamiento del segundo trimestre, la eurozona busca retomar el crecimiento positivo, aunque no al ritmo anticipado la pasada primavera”, señala la institución.

En este sentido, el Bundesbank considera que el deterioro de la economía en el segundo trimestre se explica por “la acumulación de noticias desfavorables”, lo que ha puesto en cuestión las previsiones de primavera, aunque la tendencia básica subyacente sugiere un “fortalecimiento” en la segunda mitad del año.

Así, al referirse a la economía alemana, el Bundesbank espera que la modesta recuperación “interrumpida en primavera” vuelva a encauzarse a mediados de año, aunque advierte de que hacerlo o no dependerá entre otros aspectos del posible impacto sobre la inversión de las nuevas sanciones contra Rusia y las 'contramedidas” adoptadas por este país en respuesta.

El conflicto ucraniano y otros “riesgos geopolíticos” lastran el crecimiento de la primera economía de la UE, admite el informe, pero no puede hablarse de una inversión negativa a medio plazo. Las perspectivas en el sector de la construcción siguen siendo “favorables”, mientras que el consumo privado no parece haberse visto afectado por los “riesgos coyunturales” globales.

Considera el informe, además, que el principal motor económico alemán, las exportaciones, están superando bien los efectos de las crisis globales. Pronostica asimismo que el estancamiento trimestral registrado en las exportaciones hacia la zona euro tenderá a disiparse, en sentido positivo, por mucho que no se prevé alcance aún el vigor del año anterior.

Pese a esas valoraciones positivas, el Bundesbank advierte de que el volumen de inversiones empresariales descendió respecto a los niveles de los trimestres anteriores.