Transfiere 8.100 inmuebles e ingresa 1.700 millones hasta junio

Sareb salda 45 pisos al día e iguala sus ventas de todo 2013

La presidenta de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Belén Romana (d), y el consejero delegado de la sociedad, Jaime Echegoyen.
La presidenta de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Belén Romana (d), y el consejero delegado de la sociedad, Jaime Echegoyen. EFE

La sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria, Sareb, ha logrado alcanzar un ritmo de ventas de 45 inmuebles diarios en los seis primeros seis meses del año.

La cifra supera con creces la cifra de 25 inmuebles diarios vendidos de media durante 2013 y supone que el motor comercial de la sociedad ha alcanzado ya la velocidad crucero prevista por sus gestores para este año.

La firma, en concreto, ha logrado sellar la venta de 8.104 inmuebles en los seis primeros meses del año lo que supone prácticamente igualar la cifra de 9.000 transacciones que logró apuntalar Sareb en todo 2013.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que la sociedad nació el año pasado y tardó meses en comenzar a ser operativa por lo que el grueso de las ventas se concentró en la última parte del año.

Del total de los inmuebles vendidos en el primer semestre, la Comunidad Valenciana (17,5%), Madrid (16,3 %) y Cataluña (12,2 %) son las regiones que concentran un mayor porcentaje de ventas.

74% de ingresos de los créditos

En términos de ingresos, la sociedad que preside Belén Romana ha logrado captar 1.696 millones de euros durante el primer semestre del año frente a los 3.800 millones que ingresó durante el ejercicio pasado completo.

De los actuales 1.700 millones, el 74% procede de la gestión y venta de activos financieros, que suponen más de dos terceras partes de su cartera total, y solo el resto, un 26%, de los activos inmobiliarios.

Solo 441 millones del total, por tanto, proceden de la venta directa de pisos, lo que arroja un precio de transacción media de 54.412 euros por inmueble. La cifra supone una rebaja sustancial sobre el precio medio de venta de 78.000 euros que arrojaba el cómputo a cierre de 2013.

Desde la sociedad matizan, sin embargo, que parte de los 8.100 inmuebles vendidos corresponden a promotores a los que están ayudando a saldar sus pisos para reducir la deuda que mantienen con Sareb, y cuyo impacto no se recoge en esos ingresos inmobiliarios, con lo que el precio medio por transacción sería mayor.

73% del objetivo cumplido

La sociedad prevé vender 11.000 inmuebles en el conjunto del año lo que supone que habría cumplido ya con el 73% de sus previsiones en solo medio ejercicio. Hay que tener en cuenta que tradicionalmente, además, el último trimestre suele resultar clave en el sector inmobiliario.

La sociedad aprovechará los ingresos acumulados hasta la fecha para seguir cancelando su deuda, con el objetivo de amortizar este año 3.000 millones de euros, el doble que en 2013.

“Los datos corroboran una cierta recuperación económica, que también se está notando en un mercado financiero e inmobiliario capaz de atraer a inversores locales e internacionales”, ha declarado su consejero delegado de Sareb, Jaime Echegoyen, en nota de prensa.

Nuevo código para evitar influencias

“Gran número de entidades y personas con relevancia pública, económica, mediática o social están en contacto o pretenden contactar con Sareb o bien facilitar el acceso de terceros a personas de la compañía”, por este motivo, el consejo de administración de Sareb ha aprobado un nuevo “procedimiento de relaciones singulares” que guiará a empleados y directivos de la firma para asegurar la “objetividad y rigor” en la toma de decisiones. Así, el equipo de Sareb  deberá dar parte al departamento de regulación y cumplimiento normativo de cualquier contacto incluyendo la identificación de la persona con la que han tratado, a quién representa y su objetivo comercial.

En paralelo, Sareb ha adoptado un “código de conducta” para toda su plantilla que entre otras cosas prohíbe la inversión, adquisición o alquiler de activos de la sociedad a los miembros de su equipo directivo y cualquier otro que maneje información reservada sobre los mismos. Esta prohibición será extensible a los familiares directos de estos empleados (padres, hijos, abuelos, nietos, hermanos y cuñados), a su pareja, compañero de piso, socios o empresas participadas por cualquiera de los anteriores. Por este motivo, los trabajadores que manejen información sensible sobre Sareb deberán mantener informada a la sociedad en todo momento de la identidad de estas personas para evitar posibles filtraciones de datos confidenciales o potenciales conflictos de interés.