La empresa de tejidos ecológicos quiere crecer en Europa

La española Ecoalf viste de 'verde' a Apple

El 90% de las ventas de la empresa son fuera de España

Ya trabajan con más de 40 textiles reciclados

José Múgica, consejero delegado de Ecoalf
José Múgica, consejero delegado de Ecoalf

Ecoalf es una seductora nata. Las propuestas ecológicas de esta marca textil española han atraído a los grandes desde su nacimiento. Así, por ejemplo, la actriz Gwyneth Paltrow trabajó con ellos para crear abrigos y mochilas en exclusiva para su tienda online Goop, en la que prima el respeto al medio ambiente en los productos.
No acaba aquí la historia. Ecoalf tiene puntos de venta en los principales centros comerciales del mundo y acaban de cerrar una alianza de productos con Apple. Ecoalf fabricará fundas y mochilas exclusivas para los ordenadores portátiles de la empresa de 11, 13 y 15 pulgadas, un acuerdo que posicionará su marca en las icónicas tiendas blancas de la compañía en todo el mundo.
El principal pilar de esta compañía es su capacidad de fabricar tejidos con materiales reciclados y con ellos, diseñar productos atractivos. “Somos una marca de moda totalmente sostenible a través del reciclaje”, explica José Múgica, consejero delegado de Ecoalf. “Aprovechamos la basura para realizar cosas bonitas, tejidos con buena calidad y textura, con grandes acabados”, detalla.
Ecoalf partió en 2012 como empresa independiente aunque la inquietud de su creador Javier Goyeneche, propietario de la marca de bolsos Fun & Basics, por una manera de producir textiles de forma totalmente sostenible bullía desde 2008. A partir de una serie de procesos de investigación y desarrollo propios, la compañía fabricó su primer producto bajo la marca Ecoalf, una mochila. “Hoy, hemos desarrollado más de 40 tejidos diferentes y tenemos 300 diseños distintos para la temporada otoño-invierno de 2014.Somos muy fuertes en ropa técnica, deportiva pero también tenemos prendas de moda”, explica Múgica.
Entre los materiales que recicla Ecoalf hay botellas de plástico, algodón y lana procedente de procesos industriales, neumáticos usados, posos de café de la cadena de cafeterías Seven Eleven o redes de pesca que los pescadores desechan cada tres años y que son “el nylon de mejor calidad del mundo”, según la empresa.
Suya es la investigación y el proceso de desarrollo y fabricación del tejido, que tratan de realizar en lugares cercanos a la recogida de la materia prima, para reducir la huella de carbono de los procesos. Fabrican en España, pero también en Portugal Taiwán, Corea, México o Japón.
La vertiente internacional es fundamental para Ecoalf, que empezó vendiendo fuera de España. “El 90% de nuestra facturación es internacional. Hemos entrado en los países de la mano de grandes almacenes punteros, que nos han acogido y que nos permiten ampliar el conocimiento de la marca”, explica el consejero. Este año, prevén ingresar alrededor de cinco millones de euros, cuatro veces más que en 2013.
Ecoalf se vende en Harvey Nichols (Londres), Bloomingdales y Barneys (Nueva York), Bon Marché y Merci (París) o United Arrows (Japón). A través de este posicionamiento en tiendas multimarca, sus productos se venden en EE UU, Japón, Austria, Alemania, Noruega, Italia, el Benelux, los países nórdicos o Reino Unido.
Su reto para los próximos años es entrar en “tres grandes mercados maduros y sofisticados que entienden bien el concepto de la marca”, apunta Múgica que descarta identificar los países “y consolidar la actual red de ventas”. El consejero delegado es accionista de Ecoalf junto con Goyeneche y “accionistas privados no profesionales”, dice.

Un proyecto de conciencia para limpiar el mar

La limpieza del mar se ha convertido en los últimos meses en un objetivo prioritario para la empresa Ecoalf. Por ello, trabaja en un proyecto de concienciación con los pescadores de distintas zonas de España para recoger redes desechadas o basura que se saca a la superficie con las labores de pesca.
Ecoalf se hará cargo de recoger y reutilizar los plásticos que los pescadores de las costas en las que hay acuerdo, como en Alicante o Galicia, recojan junto con sus capturas. El plástico PET, muy habitual en las botellas de bebida, se separará y almacenará en unos contenedores hasta que la empresa los retire. Este material se recicla y se convierte en pelets, a partir del cual es posible sacar hilo y realizar tejidos.
Según los datos de la propia Ecoalf, hay unas 650.000 toneladas de redes de pesca en los fondos del océano, que tienen un severo impacto medioambiental en estos ecosistemas, sin contar la basura. “Durante muchos años, esas redes han terminado en el fondo del mar, porque no había un sistema de recogida ágil y lo más sencillo era tirarlas al mar”, detallan los responsables de la compañía. Ecoalf fabrica un metro de tela nueva con cada 235 gramos de redes recicladas.
Además de este acuerdo, la empresa también cerró una alianza con Signus, la entidad de gestión de neumáticos usados. Con ellos y con el Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja, han creado este año la primera colección de sandalias flip flops fabricadas a partir de neumáticos fuera de uso.
Después de dos años de investigaciones, este verano salieron al mercado las “primeras sandalias 100% recicladas cuyo mérito no solo se basa en la reutilización de materiales usados, sino en el desarrollo de un tratamiento capaz de fijar las partículas de polvo de los neumáticos reciclados a través de la presión y las altas temperaturas, sin la utilización de ningún tipo de adhesivo ni producto químico”, dicen.