El Ministerio arranca un plan para aumentar el consumo

Bruselas destinará 125 millones de euros a para apoyar al sector de las frutas y hortalizas

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, durante la reunión que mantuvo en el Ministerio con representantes de organizaciones agrarias por el veto impuesto por Rusia.
La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, durante la reunión que mantuvo en el Ministerio con representantes de organizaciones agrarias por el veto impuesto por Rusia.

El Ejecutivo comunitario anunció ayer lunes que destinará alrededor de 125 millones de euros para financiar medidas de apoyo al sector europeo de frutas y hortalizas, con el objetivo de compensar el cierre del mercado ruso a las exportaciones europeas. Los productos más beneficiados serán los tomates, pepinos, frutas rojas, manzanas, peras y uvas de mesa, entre otros.

La justificación de la Comisión Europea para los apoyos a estos productos es que están en plena temporada y “no existe opción de almacenamiento para la mayoría de ellos”. Con el cierre de las puertas del mercado ruso –el principal para muchas frutas y verduras europeas–, estos productos no cuentan con “un mercado alternativo inmediato disponible”, señaló el portavoz de Agricultura del ejecutivo comunitario, Dacian Ciolos. Y añadió que “en base a las últimas cifras, el impacto se está comenzando a sentir en determinados mercados”.

Bruselas destinará los mencionados 125 millones de euros para apoyar las medidas excepcionales, de forma retroactiva desde este lunes 18 de agosto hasta finales de noviembre, en beneficio de estos productos agroalimentarios europeos. Entre las medidas, se incluirán la retirada de la producción del mercado, especialmente para su distribución gratuita, así como compensaciones por no recolectar o hacerlo antes de su maduración.

Además, las ayudas tendrán cobertura para todos los productos, tanto si provienen de organizaciones de productores como de agricultores particulares. Sin embargo, las organizaciones adelantarán las ayudas, que reclamarán a los Estados miembros y estos, a su vez, a la Comisión Europea.

Iniciativas
La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, se reunió ayer con el sector de la distribución –la asociación española de distribuidores, autoservicios y supermercados (Asedas), la asociación de cadenas españolas de supermercados (Aces), y la asociación nacional de grandes empresas de distribución (Anged)– para tomar medidas con respecto al veto ruso. El director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, se mostró seguro de que el impacto de esta prohibición del Kremlin “se podrá paliar aumentando el consumo interior”, aunque sea de forma ligera.

Ayer se decidió que, durante las próximas semanas, estas tres asociaciones se volverán a reunir con el Ministerio para diseñar una campaña de promoción de urgencia y, posteriormente, analizarán “cuál es su impacto real en las distintas producciones, tras observar qué volúmenes se comercializan”. García Magarzo destacó de forma rotunda que los precios puedan llegar a subir debido a un mayor consumo interior.

Por su parte, el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, resaltó en una rueda de prensa la importancia de fomentar la diversificación del sector agroalimentario y, de esta forma, minimizar la prohibición de Rusia con respecto a los productos alimentarios occidentales. En todo caso, García-Legaz aseguró que el Ministerio de Agricultura, el de Economía y la Comisión Europea trabajan con mucha intensidad para compensar a los productores.

España solicitará más ayudas, “si es necesario”

La ministra afirmó ayer que todavía es temprano para saber si los 125 millones de euros en ayudas son “suficientes, sobran o faltan”. El excedente se destinará a organizaciones benéficas –y a cooperación internacional–. García Tejerina aseguró que España llevará a cabo un seguimiento de esta primera medida, y “si es necesario dedicar más recursos”, los solicitará a la Comisión Europea, con el objetivo de que ningún sector se vea afectado.

No obstante, la responsable subrayó el compromiso del ejecutivo comunitario para actuar “en la medida y los tiempos necesarios”.
Por su parte, los productores agrarios se reunieron también con la ministra, a quien solicitaron “medidas urgentes” para paliar esta crisis. El presidente de la asociación agraria de jóvenes agricultores (Asaja), Pedro Barato, señaló que es correcto que determinados productos se destinen a la beneficencia, pero que esta iniciativa no será suficiente. Además, Barato indicó que esta semana será clave en la toma de decisiones en este sentido.

A su vez, el secretario general de la asociación COAG, Miguel Blanco, calificó las propuestas de Bruselas de insuficientes y remarcó que aún “no llegamos al objetivo para resolver el problema”. Blanco manifestó que son necesarias “medidas de bloque, serias, rápidas y contundentes” para evitar que se hundan los precios.

El secretario de Agricultura de la Unión de pequeños agricultores y ganaderos (UPA), Ignacio Senovilla, declaró que “nos sabemos qué tienen que hacer los productores para cobrar las ayudas, si es que las hay”, aunque reconoció que sí había voluntad por parte de Bruselas y del Ministerio.

Además, García Tejerina informó de que la CE destinará alrededor de 40 millones para la retirada de melocotones y nectarinas, que solicitó España antes de que se produjera el veto ruso.