Los mejores casinos del mundo

Ruletas, salones privados y ‘conejitas’

En el salón de póquer del Bellagio la apuesta mínima son 20.000 dólares

El 'resort' caribeño Atlantis Paradise Island en Bahamas cuenta con casino y parque acuático

Playboy Club en Londres.
Playboy Club en Londres.

Si quiere pasar al gran salón de póquer del Bellagio prepare al menos 20.000 dólares, la apuesta mínima. Esta es uno de las exclusivas instalaciones que muchos identifican como el mejor casino de Las Vegas. Pero tiene mucho más. Construido en 1998, donde se levantaba el antiguo Dunes, su hotel cuenta con 4.000 habitaciones, con áticos VIP, 2.400 máquinas tragaperras, spa, teatro para el Circo del Sol, jardín botánico, lago, tiendas de lujo e incluso, por si se quiere casar, dos capillas que celebran bodas. Está situado en el strip de la ciudad, el epicentro mundial del juego, junto a otros como Caesars Palace o el The Mirage, aunque la ruleta gira con mucho estilo también en otros lugares.

Macao (China) se ha convertido en Las Vegas de Asia, con decenas de casinos. Allí, el gigantesco The Venetian, con sus canales navegables en góndola, brilla sobre todos los demás. Su lujosa suite Cielo ocupa 355 metros cuadrados. En Singapur destaca Marina Bay Sands, dentro de tres espectaculares rascacielos en la bahía, que se han convertido en la imagen de la ciudad. Su centro comercial acoge al mayor número de boutiques de lujo del mundo.

Si lo que busca es relax, junto a la adrenalina del juego, el destino perfecto es el resort caribeño Atlantis Paradise Island (Bahamas). Blackjack, baccarat, dados, ruleta y póquer caribeño combinan con playas de arena blanca, acuario e incluso un parque acuático.

Europa no ofrece esos grandes parques temáticos del juego. En el Viejo Continente destaca el glamour. El Kurhaus de Baden Baden (Alemania), inaugurado en 1809 y reabierto en 1950, reúne a la élite europea desde hace décadas, que acuden al colindante y afamado balneario. Su lujoso interior se inspira en el Palacio de Versalles. Aunque el sinónimo de opulencia y gente guapa es por excelencia el de Monte-Carlo (Mónaco). Construido en 1863, en un edificio de estilo belle epoque, su exterior reúne una alta concentración de ferraris, maseratis o porsches. Dentro, los clientes más exclusivos pueden disfrutar de salones privados para jugar. Junto al clásico de Estoril, en Portugal, hay otro lugar de moda para muchos adinerados europeos, Comporta, donde viajan para disfrutar de sus playas. En verano, su Casino de Tróia (en el hotel del mismo nombre), es un lugar de obligada visita.

Uno de los hoteles más prestigiosos de Europa, el Ritz de Londres, acoge en su interior un casino perfecto para el agente James Bond, con ruleta americana, blackjack y póquer a tres cartas. Abre las 24 horas del día y siete días en la semana. Otro club londinense, más mundano y bien particular, es el Playboy Club London, atendido por las famosas conejitas de la revista Playboy, con salones privados para quien quiera apostar miles de euros contra la banca. En España, el Ibiza Gran Hotel, de cinco estrellas, acoge un casino de lujo con spa y cocina mediterránea en los restaurantes The Jackpot y La Gaia, con música en vivo.