La inversión supera los 89.000 millones

El seguro duplica sus compras de deuda pública española desde 2011

Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa
Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa

La crisis de deuda que puso bajo presión a los países de la periferia europea tras el primer rescate a Grecia en 2010 ahuyentó a los inversores de los bonos soberanos de países como España. Sin embargo, tras aquellos momentos de alta tensión el sector de las aseguradoras mantuvo e incluso aumentó su exposición a la deuda pública española, según revelan los datos de la DirecciónGeneral de Seguros (DGS). En el primer trimestre de 2011, el dinero invertido por los productos de jubilación que gestiona el sector como los planes de previsiones asegurados ascendía a los 44.700 millones de euros. Desde entonces, esa cifra se ha duplicado hasta alcanzar los 89.075 millones a cierre del primer trimestre de este año, último periodo del que se conocen cifras.

La inversión de las aseguradoras en la deuda pública española no ha dejado de crecer desde entonces, a pesar de que la prima de riesgo española marcaba niveles cercanos a los de otros países europeos que habían pedido el rescate a la UE. Así, a finales de 2011, el dinero invertido en bonos españoles era un 29% superior al del primer trimestre del año.

Cuando en 2012 el riesgo país español tocó su techo y el diferencial con el bono alemán a diez años alcanzó los 638 puntos básicos, las aseguradoras también mantuvieron su apuesta por la deuda pública española. El balance de las inversiones del sector en bonos soberanos pasó aquel año de los 56.044 millones de euros a comienzos de 2012 hasta los 66.151 millones de finales de ejercicio, lo que supone un incremento del 18%.

Desde el sector explican que su apuesta por España cuando los mercados daban la espalda al país fue posible gracias a su filosofía de inversión a largo plazo. Desde Unespa, la patronal de los seguros, piden por ello establecer incentivos fiscales a los productos de ahorro a largo plazo, porque, afirman, tratar a todos los productos financieros por igual desde una óptica tributaria hace que la gente se vuelque en los plazos cortos. En este sentido, alaban varias medidas del Gobierno como la decisión de reducir a cinco años el horizonte de los PIAS (planes individuales de ahorro sistemático), el apoyo a las rentas vitalicias y la implantación del planAhorro 5.

La inversión del sector en bonos corporativos de empresas españolas ha crecido un 23,6% desde 2011, mientras que las compras de deuda corporativa de compañías extranjeras ha descendido un 22,8%. El mismo comportamiento se repite en las inversiones en la renta variable, ya que la exposición a la Bolsa española ha crecido un 34,3% hasta los 11.484 millones de euros, al tiempo que la apuesta por la Bolsa internacional ha bajado un 15,3.

El total de las inversiones del sector, que incluye inversión inmobiliaria, depósitos y liquidez, entre otros, ha subido un 22% entre el primer trimestre del 2011 y el mismo periodo de este año. El dinero invertido anualmente por las aseguradoras equivale ya a más de una cuarta parte (un 25,7%) del PIB de España.