Las siete grandes acumulan un endeudamiento de 164.000 millones

Las ‘telecos’ europeas reducen deuda en 45.000 millones en 2 años

La rebaja de deuda ha coincidido con un periodo marcado por la crisis y las guerras de tarifas

Telefónica, Vodafone y KPN registraron los mayores recortes del endeudamiento.

Usuaria hablando por el móvil.
Usuaria hablando por el móvil. Reuters

Las mayores operadoras europeas de telecomunicaciones han mantenido en los últimos dos años una disciplinada política financiera. Y es que a lo largo de 2012, la mayoría de las operadoras aceleraron con las estrategias encaminadas a contener costes, reducir deuda y mejorar la flexibilidad financiera. En este entorno, las siete mayores compañías, Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone, Orange, Telia Sonera, KPN y Telecom Italia han reducido su deuda neta en 45.000 millones de euros entre junio de 2012 y junio de 2014.

De esta forma, su endeudamiento ha pasado en este periodo de tiempo desde los 209.000 millones de euros al entorno de los 164.000 millones. Unos años en los que la industria se ha visto sacudida por la crisis económica y el endurecimiento de la competencia y las guerras de precios en numerosos países europeos, que han provocado un deterioro de los ingresos y la rentabilidad.

En términos absolutos, la mayor reducción ha sido la registrada por Telefónica, que entre los meses de junio de 2012 y 2014 han rebajado su deuda desde 58.310 a 42.961 millones, con un ratio de endeudamiento de 2,43 veces (incluyendo la venta de la filial irlandesa). Para alcanzar este objetivo, la operadora puso en marcha un duro plan de ajuste en el que se incluyeron medidas drásticas como la suspensión del dividendo (entre junio de 2012 y noviembre de 2013) y un programa de venta de activos no estratégicos.

En este proceso, Telefónica ha vendido, entre otros activos, sus filiales en República Checa, Eslovaquia, Irlanda, el 40% de su negocio centroamericano, el 23% de Telefónica Deutschland a través de una OPV, un 4,56% de China Unicom, sus participaciones en Hispasat y Amper, además de diversos paquetes de antenas de móvil. En el primer semestre, la deuda financiera neta de Telefónica disminuyó en 1.590 millones de euros. La empresa se ha comprometido a situar su endeudamiento a final de año por debajo de 43.000 millones.

También Vodafone ha ejecutado una amplia reducción de deuda en el mismo periodo de tiempo, al pasar de 28.463 a 17.679 millones de euros. Una bajada en términos porcentuales superior al 37%.

El grupo británico logró este recorte, en gran medida, por la desinversión de activos de los que no tenía ni la gestión ni el control del capital. La mayor operación fue la venta de su 45% en el capital de la estadounidense Verizon Wireless a su socio Verizon. La operación, cerrada a principios de este año, rondó finalmente los 130.000 millones de dólares (unos 97.200 millones de euros) y llevó a Vodafone rebajar el endeudamiento y abonar una millonaria retribución a sus accionistas.

Orange se ha movido en la misma línea. El grupo francés ha rebajado su endeudamiento en cerca de 4.000 millones de euros en dos años, situándolo en 27.419 millones a la conclusión de junio, con un ratio de apalancamiento de 2,17 veces. La compañía también se ha movido de forma agresiva en las ventas de activos. Así, en este periodo de tiempo, Orange ha vendido sus negocios en países como Austria, Suiza, República Dominicana y Uganda, su participación en la tecnológica Bull así como la filial de soluciones Etrali.

En términos porcentuales, el mayor recorte de deuda en el sector europeo de las telecos es el protagonizado por KPN. El grupo holandés ha reducido el endeudamiento desde 12.400 a 6.300 millones de euros durante los últimos dos años, con un ratio de apalancamiento proforma de 2,3 veces.

La operadora ha sido especialmente agresiva dada la crisis financiera abierta por la caída de ingresos, sobre todo en el mercado holandés. De hecho, KPN se vio obligada a realizar una ampliación de capital en 2013 de 4.000 millones de euros ante la amenaza de default. Además, ha vendido numerosos activos, entre los que figura la filial española Simyo a Orange, las subsidiarias francesas y su división alemana E-Plus a Telefónica, en una operación valorada en 8.600 millones.

Dentro de su estrategia, KPN se vio obligada a suspender el dividendo. Ahora la teleco tiene intención de volver a abonar esta retribución, una vez cerrada la venta de E-Plus. KPN va a mantener un 20% del capital de la nueva Telefónica Deutschland, lo que le dará acceso al dividendo que abona la filial del grupo español.

En los mismos escenarios se ha movido Telecom Italia, que ha reducido su deuda neta en cerca de 3.000 millones de euros hasta 27.529 millones, con un ratio de apalancamiento de tres veces. Eso sí, las agencias de calificación parecen considerar que no ha sido suficiente. De hecho, firmas como Moody’s y Standard & Poor’s rebajaron el rating de la deuda de la operadora hasta el escalón de basura.

El grupo también ha vendido distintos activos entre los que figuran sus torres de telefonía móvil así como su participación en Telecom Argentina, transacción que todavía está en proceso.

Deutsche Telekom mantiene la deuda tras varios cambios

Deutsche Telekom mantiene en la actualidad una deuda cercana a 41.000 millones de euros, prácticamente la misma cifra que hace dos años. Su ratio de apalancamiento se sitúa en 2,4 veces (la intención de la empresa es situar este ratio en un rango entre 2 y 2,5 veces). No obstante, la operadora ha llevado a cabo distintos movimientos de relevancia en este periodo de tiempo.

Entre ellos destaca la adquisición de MetroPCS en EE UU, que ha reforzado su posición en el país (si bien la empresa no descarta la posible venta de T-Mobile USA) o la compañía GTS, con gran presencia en Europa del Este. En sentido inverso, Deutsche Telekom ha vendido activos como es el caso del 70% del capital de su negocio de páginas amarillas Scout24 a Hellman & Friedman, por cerca de 1.500 millones de euros.

TeliaSonera recurre a las colocaciones en Bolsa

TeliaSonera cerró el primer semestre con una deuda de 67.097 millones de coronas (unos 7.295 millones de euros), por debajo de los 73.758 millones de coronas, registrados en la misma fecha de 2012.

El grupo nórdico, principal accionista de la española Yoigo, ha protagonizado movimientos encaminados a mejorar la flexibilidad financiera. Entre ellos destacan las colocaciones en Bolsa de compañías participadas como la rusa MegaFon y la kazaja Kcell, realizadas a final de 2012 y principios de 2013.

No obstante, TeliaSonera también ha llevado a cabo algunas adquisiciones, encaminadas a reforzar la presencia en los países donde tiene operaciones. Entre ellas figuran los operadores de fibra Zitius y Quadracom Networks o los activos noruegos de Tele2.

Verizon dispara su deuda para controlar Verizon Wireless

Las grandes telecos de EE_UU también han registrado cambios en su deuda. Probablemente, la mayor variación es la registrada por Verizon. La operadora cerró el primer semestre con una deuda total de 110.000 millones de dólares (unos 82.250 millones de euros), con un ratio de deuda neta frente a Ebitda de 2,4 veces. En junio de 2012, la deuda total era 52.391 millones de dólares, con un ratio de apalancamiento de 1,2 veces. Este incremento es consecuencia de la compra, a principios de 2014, a Vodafone del 45% de Verizon Wireless, por cerca de 130.000 millones de dólares, en una de las mayores adquisiciones de la historia.

Frente a esta posición, AT&T, principal competidor en EE UU, mantenía un ratio de deuda neta frente a Ebitda a final de junio de 1,71 veces, con una deuda total de 84.051 millones de dólares.