Se empiezan a agilizar los procedimientos de devolución centralizándolos en un juzgado de Tarifa

Interior manda 475 efectivos policiales más para frenar la oleada migratoria

Parte de los inmigrantes que han estado hoy encaramados en la valla de Melilla.
Parte de los inmigrantes que han estado hoy encaramados en la valla de Melilla. EFE

El Ministerio de Interior ha aprobado hoy el envío de 475 efectivos policiales más para frenar la oleada de migraciones de los últimos días.

 

Dicha presencia policial se ha hecho efectiva en las zonas fronterizas de Ceuta, Melilla, y en menor medida Algeciras, donde la Policia Nacional habilitó un centro provisional. Además, se han empezado a agilizar los procedimientos de devolución de los inmigrantes recién llegados, habiéndose materializado ya 250 expedientes. Igualmente, se han establecido contactos con los órganos judiciales para la centralización de estos expedientes en un juzgado de Tarifa (Cádiz).

Por su parte, desde el Ministerio del Interior han afirmado, tras la reunión de hoy, que los contactos con Marruecos para la colaboración en este tema son “estrechos”.

Varias fuentes policiales sugerían que la entrada masiva de inmigrantes a España estaba amparada por las autoridades marroquíes ya que estas no pusieron de su parte para frenar tal número de embarcaciones. Sin embargo, en la mañana de hoy, la policía marroquí ha actuado rescatando varias embarcaciones. El ministro marroquí de interior, Mohamed Hasad, ha reconocido que esta llegada masiva se ha debido a “disfunciones que han podido suceder”. En cualquier caso, el ministro ha avalado la pronta corrección de estas disfunciones y ha asegurado estar en contacto “regular” con el ministerio español.

Otra de las preocupaciones de las autoridades es el estado de salud de todas las personas que van llegando a España. Ayer, 80 inmigrantes estuvieron encaramados a la valla de Melilla durante más de 10 horas. Sobre las 15 de la tarde aproximadamente la mitad de ellos empezó a descender, con la consecuencia de ser devueltos a Marruecos, víctimas del cansancio y del agotamiento.

A diferencia del pasado martes cuando a las 50 personas que permanecieron siete horas en lo alto de la valla se les permitió el acceso a Melilla, hoy todos los que han bajado, han pasado a disposición de la policía marroquí, por lo que han visto frustrado su intento de pasar a Melilla.