Asegura que cualquier decisión se consensuará con los partidos proconsulta

Mas desautoriza a su número dos: "solo hay un plan y es votar el 9N"

El presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, y su vicepresidenta, Joana Ortega.
El presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, y su vicepresidenta, Joana Ortega. EL PAÍS

El presidente de la Generalitat, Artur Más, ha desautorizado hoy a su vicepresidenta, Joana Ortega, quien ayer martes sugirió la posibilidad de retrasar la consulta soberanista en Cataluña. “Solo hay un plan”, ha dicho hoy Más, y este es celebrar la consulta el 9 de noviembre.

Ortega habia abierto ayer la caja de los truenos al plantear la posibilidad de retrasar la consulta soberanista en Cataluña si el Estado vetara el proceso. Pero tan solo veinticuatro horas después Mas se ha apresurado a descartar dicho retraso “El único plan es votar el día 9 de noviembre”, ha enfatizado el lider de CiU en el acto conmemorativo del Tricentenario de la Batalla de Talamanca –última victoria del ejército catalán en la guerra de Sucesión–.

En cualquier caso, Mas ha precisado que cualquier decisión que deba tomarse en función de la reacción del Estado será consensuada con el resto de los partidos que están participando en la consulta. De esta forma lanzaba un mensaje tranquilizador a las fuerzas que junto a CiU participan en el proceso soberanista, que ayer criticaron en bloque el posible retraso de la votación planteado por de la vicepresidenta catalana

En este sentido, el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Trdá, recordó ayer que el propio Artur Mas se había comprometido a convocar “un encuentro entre las fuerzas políticas que acordaron la fecha y la pregunta para consensuar qué se debe hacer en caso de que el Gobierno español recurra la consulta.