Tras el escándalo de venta de carne podrida en China

McDonalds, KFC, Burger King, Dicos y Carls Jr deberán informar del origen de sus ingredientes

Transeúntes pasan por delante del logotipo de McDonalds en uno de sus establecimientos de comida rápida en Pekín (China).
Transeúntes pasan por delante del logotipo de McDonalds en uno de sus establecimientos de comida rápida en Pekín (China). EFE

Cinco cadenas de restaurantes internacionales deberán informar a partir de ahora del origen de los ingredientes que usan en sus menús en Shanghái, después de que un escándalo de venta de carne podrida afectara a sus establecimientos en China, informó hoy el oficial China Daily.  Se trata de McDonalds, KFC, Burger King, Dicos y Carls Jr.

La administración de alimentación y fármacos de la ciudad oriental china emitió esta orden y difundida este fin de semana a raíz del descubrimiento de que la firma local Husi había vendido remesas de carne podrida a algunos establecimientos de estas compañías.

Desde el estallido del escándalo, a finales de julio, las multinacionales han dejado de usar a Husi como proveedor, mientras varios ejecutivos de esa firma fueron detenidos.

El caso produjo durante varios días problemas de abastecimiento a muchos restaurantes de las firmas afectadas, que incluso en algunos casos dejaron de vender cualquier producto con carne como ingrediente.

En el caso de McDonalds, el problema también afectó a varios de sus restaurantes en Japón, donde parte de los populares McNuggets que se vendían contenían carne procedente de la fábrica de Husi en Shanghái.

La inseguridad alimentaria es un problema frecuente en China, donde irregularidades de este tipo se acumulan mientras crece la preocupación de la sociedad, cansada de no encontrar alimentos seguros desde los más básicos como la leche hasta ahora los de restaurantes extranjeros.