Tribuna

Los lobos financieros de Alibaba

Este verano está previsto que haga su debut bursátil Alibaba, el gigante chino del comercio electrónico. Antes de analizar su salida a bolsa déjenme que les haga una pregunta: ¿Se acuerdan del cuento infantil de Pedro y el lobo? Seguro que todo el mundo recuerda esta preciosa historia, llena de sabiduría, en la que un pequeño pastor se aburría mucho cuidando a sus ovejas y para divertirse gritaba en sus momentos de tedio: ¡Qué viene el lobo! ¡Socorro que viene el lobo! ¡Ayudadme que se va a comer a todas mis ovejas!... Y los lugareños, raudos y veloces, acudían en su auxilio cada vez que gritaba; hasta que se dieron cuenta de que Pedro les estaba engañando y que el temido lobo nunca llegaba por lo que dejaron de prestarle la más mínima atención. Pero los lobos siempre vienen, más que nada porque comen ovejas, y un día el lobo feroz del cuento llegó de verdad y aunque Pedro gritó y gritó de forma desconsolada, nadie del lugar acudió en su ayuda y el lobo se comió a todas sus ovejas.

Con los mercados financieros y con nuestras inversiones ocurre algo parecido a la historia que se refleja en este cuento. Si ha visto la película El lobo de Wall Street verá que en los mercados financieros siempre hay lobos y llegará un momento en el que usted se los encuentre porque su afición favorita es quedarse con el dinero de las ovejas, es decir, con nuestro dinero. Una de las trampas favoritas de los lobos, muy bien reflejada en la película, y que les permite ganar mucho dinero es a través de lo que se conoce como OPV’s (oferta pública de venta de acciones): una OPV, por si alguien desconoce el término, se produce cuando una empresa decide cotizar en bolsa (como Alibaba) y oferta sus acciones a un precio determinado entre inversores institucionales y particulares. No es ningún secreto que las comisiones que se llevan algunos por colocar las acciones entre los inversores son espectaculares. Tanto que no es extraño que oigan, muchas veces por su parte, sólo maravillas y buenas palabras de la empresa que sale a cotizar. Además hágase otra reflexión: si usted fuese el propietario o accionista mayoritario de una empresa que tiene intención de cotizar en bolsa, ¿no estaría tentado a obtener el mayor beneficio posible con la venta de sus acciones, aunque saliese a cotizar a un precio desorbitado que no reflejase la situación real de la compañía?

Ahora bien, ¿son todas las OPV,s malas y el inversor perderá dinero? No, en absoluto. Siempre han existido, existen y habrá muy buenas empresas que salgan a cotizar en bolsa con un negocio muy sólido y con unas buenas perspectivas de incrementar de forma consistente sus beneficios en el futuro; que serán grandes oportunidades de inversión y pueden hacer que incrementemos significativamente nuestro capital. Pero tenga mucho cuidado en donde coloca su dinero porque en el pasado algunas OPV,s han sido una auténtica castaña para el pequeño inversor y les han hecho perder muchísimo dinero. Como muy bien dice Warren Buffett, el considerado mejor inversor de bolsa de todos los tiempos, las OPV’s no son el mejor momento para comprar una acción porque es mejor ser prudentes y ver la evolución del negocio de la empresa para ver si se cumplen las expectativas que se han generado en torno a la compañía con su salida a bolsa.

Si no quiere que los lobos se queden con su dinero antes de invertir en bolsa, y con la compra de cualquier producto financiero, debe adquirir profundos conocimientos en la materia. El objetivo de todo buen inversor es incrementar su capital y hacer que su dinero trabaje para él. La bolsa, posiblemente, sea la mejor opción que tenemos de acumular riqueza porque está demostrado que es un juego de esperanza matemática positiva en el que el conjunto de nuestras operaciones ganadoras puede ser superior en número y en cuantía al de las operaciones perdedoras. Pero nadie puede acudir a la bolsa sin saber qué es lo que tiene que hacer, cómo lo tiene que hacer y cuándo debe hacerlo.

Para recordarme a mí mismo que nunca debo olvidar como piensan los lobos financieros siempre tengo presente una frase que dijo el gran André Kostolany: “En la bolsa, como en la vida, tengo con frecuencia la respuesta acertada, tan sólo se trata de buscar la pregunta adecuada”. ¿Dejarán los cuarenta ladrones que Alibaba sea el nuevo dominador del comercio electrónico mundial en la próxima década?

Ángel Martín Unzué Indave es formador en mercados financieros.