Lo probramos. Belmond Copacabana Palace

El hotel más deseado de Latinoamérica

Cuenta con 245 habitaciones y suites, con precios a partir de los 300 euros

Inaugurado en 1923, fue diseñado por el arquitecto francés Joseph Gire

Fachada del hotel Belmond Copacabana Palace.
Fachada del hotel Belmond Copacabana Palace.

Es el mítico hotel de Río de Janeiro, sinónimo de lujo y distinción, y los cariocas van más allá y dan por hecho que es el de mayor prestigio de toda Suramérica. Situado frente a la concurrida playa de Copacabana y en uno de los barrios más famosos (desbancado ahora por Ipanema y Leblon) de esta ciudad brasileña. Se trata de un imponente palacete de color blanco, custodiado por un pequeño quiosco de la policía carioca y con decenas de curiosos fotografiándose frente a la fachada, da la bienvenida al viajero.

Dentro, un majestuoso recibidor y un personal que se volcará en atender todas las necesidades y deseos del huésped, que a medida que comienza a descubrir las entrañas de este local, se sentirá tan especial como toda la clientela rica y famosa que desde antaño frecuenta este impresionante edificio, inaugurado en 1923. Fue diseñado por el arquitecto francés Joseph Gire, que se inspiró en otros dos hoteles:el Negresco en Niza y el Carlton en Cannes. La amplia escalera es de mármol de Carrara y las lámparas de cristal de Bohemia. Comenzó siendo propiedad la familia de financieros y empresarios Guinle. En 1989, pasó a ser gestionada por la cadena Orient-Express Hotels, que recientemente ha pasado a llamarse Belmond. Desde entonces, el hotel ha pasado a llamarse Belmond Copacabana Palace.

Si algo sorprende en este hotel es la luz que posee, tanto de día como de noche (hace 25 años se renovó la iluminación de la fachada y nada más anochecer se transforma en un imponente monumento). Cuenta con 245 habitaciones y suites, con un espacioso salón, 147 de las cuales se encuentran en el edificio principal; las otras están acondicionadas en el ala del edificio de la torre. Los precios, a partir de 357 euros. Las vistas de la habitación dan a la playa. Si uno se asoma al balcón de la animada Avenida Atlántica las horas pasan de largo. No hay mejor atracción que una calle carioca.

Habitación.
Habitación.

Playa. Uno de sus atractivos es la inmensa extensión de arena blanca de una de las playas más famosas de Río. El hotel cuenta con una zona de hamacas, toallas y agua fresca para el visitante.

Bienvenida. El huésped es recibido en la habitación con fruta fresca y agua de coco.

Olímpica. El tamaño de la piscina es de 50 metros de largo. El desayuno, con vistas al agua.

Delicadeza. El cuarto de baño es mágico. Las toallas son de hilo y de algodón de Trussardi y los productos de baño son de la firma italiana Etro.

Monumento.Es uno de los lugares más fotografiados de Río, junto al Cristo del Corcovado y el Pan de Azúcar.

Salón. Todas las suites disponen de una amplia y acogedora zona de estar, con televisión. El wifi es gratuito.