El pozo Seat 2 está en la cuenta marina de Sapinhoá

Repsol realiza un importante hallazgo de petróleo en aguas de Brasil

Es el cuarto pozo que tiene en el megacampo de Sapinhoá

La petrolera tiene derechos mineros en siete bloques en aguas brasileñas

Plataforma flotante Cidade de São Paulo.
Plataforma flotante Cidade de São Paulo.

Repsol Sinopec Brasil, que opera el bloque BM-C-33 en alianza con Statoil y Petrobras, ha comunicado a la Agencia Nacional de Petróleo (ANP) brasileña la presencia de una columna de unos 300 metros de hidrocarburos de buena calidad en el pozo Seat 2, en el presalino brasileño, concretamente en la formación LagoaFeia a 6.225 metros de profundidad.

Según informa la petrolera española, tras seis meses de trabajos, el pozo alcanzó finalmente una profundidad total de 6.630 metros. Ya han comenzado las pruebas y operaciones que permitirán obtener información más detallada sobre las dimensiones de Seat 2 y sus características, y definir los escenarios a futuro en esa concesión y, por tanto, las inversiones para su desarrollo.

El pozo Seat 2 es el cuarto que Repsol tiene en Sapinhoá. Los cuatro pozos están conectados y en conjunto producen cerca de 120.000 bepd (barriles equivalente de petróleo al día), con lo que se ha alcanzado la capacidad total de la primera FPSO (unidad flotante de producción , almacenamiento y traslado del petróleo a otro buque), que se ha transportado a la unidad Cidade de São Paulo. Esta tiene capacidad para procesar 120.000 barriles de crudo y cinco millones de metros cúbicos de gas al día.

La segunda unidad, Cidade de Ilhabela, que tiene una capacidad de 150.000 bepd, está ya en Brasil y se espera tener el first oil antes de que acabe el año, logrando una gran producción durante el primer semestre de 2015.

Repsol tenía a cierre de 2013 derechos mineros sobre siete bloques en Brasil: cuatro de exploración (363 kilómetros cuadrados de superficie neta) y tres de desarrollo (113 kilómetros cuadrados de superficie neta), localizados en las cuencas de Santos, Espíritu Santo y Campos. Repsol es la empresa operadora en uno de estos bloques. Las reservas probadas netas de líquidos y gas natural se estimaban en 59,3 Mbep a 31 de diciembre de 2013.

Éxito brasileño

Según recuerda Repsol, los buenos resultados obtenidos en Brasil se explican por la alianza firmada en 2010 entre Repsol y la petrolera china Sinopec, por la que se creó, con una participación del 60% y del 40%, respectivamente, la filial Repsol Sinopec Brasil. Esta compañía es una de las empresas líderes en exploración y producción de Brasil, “donde dispone de una posición estratégica en las áreas de mayor potencial del presalino brasileño y tiene una intensa actividad exploratoria en la prolífica cuenca de Santos, junto con Petrobras y BG”.

Repsol tiene en el país carioca una importante y diversificada cartera de activos, que incluye los campos productivos de Sapinhoá y Albacora Leste, y otros grandes descubrimientos. El offshore brasileño es una de las mayores áreas de crecimiento en reservas de hidrocarburos del mundo.

En enero del año pasado, Repsol inició la explotación comercial del megacampo Sapinhoá con el inicio de la producción del primer pozo productor en el área sur, en el bloque BM-S.9, en el presalino de aguas profundas de la cuenca de Santos. Ya en junio de 2013, se realizó un importante descubrimiento exploratorio de petróleo de buena calidad con el sondeo Sagitario, situado en el bloque BM-S-50, en aguas profundas de la misma cuenca. Este es el primer pozo perforado en el bloque BM-S-50, a 194 kilómetros de la costa de São Paulo y tiene una lámina de agua de 1.860 metros. Es uno de los 10 mayores descubrimientos del mundo en el primer semestre de 2013. Repsol Sinopec Brasil tiene una participación del 20% en este bloque operado por Petrobras.

A finales de octubre de 2013 el buque OceanRigMylos llegó al bloque 33, en la cuenca marina de Campos, y comenzó las actividades de perforación en noviembre. Este buque es uno de los más modernos mundo y puede utilizarse para perforaciones en láminas de agua de hasta 3.700 metros. En diciembre se presentó a la ANP la declaración de comercialidad del campo carioca.

Los descubrimientos de este año

En la reciente presentación de sus resultados semestrales, Repsol enumeró los hitos de su negocio mundial de exploración y producción (upstream) en este año. Además del inicio de la producción del segundo pozo de Sapinhoá, a mediados de febrero, ya el 31 de marzo, comenzó la producción de gas en el campo Kinteroni, uno de los 10 proyectos clave del plan estratégico de la compañía 2012-2016. El campo producirá inicialmente cerca de 20.000 barriles equivalentes de petróleo al día (bepd), que se espera duplicar en 2016. Kinteroni se localiza en el Bloque 57, al este de la cordillera de los Andes, una de las zonas gasíferas más prolíficas de Perú. Repsol realizó en 2012 otro gran hallazgo en esta zona, denominado Sagari. Las estimaciones preliminares en todo el bloque apuntan a unos recursos de entre 2 y 3 trillones de pies cúbicos de gas.

A finales de junio, Repsol realizó dos nuevos descubrimientos de hidrocarburos en Rusia. Los recursos recuperables de los pozos Gabi-1 y Gabi-3 han sido certificados en 240 millones de bepd, lo que supondría un aumento importante de los recursos totales con que cuenta en Rusia. El ministro de Recursos Naturales y Ecología de la Federación Rusa, Sergei Donskoi, lo consideró el mayor descubrimiento de hidrocarburos en el país en dos años. “Los descubrimientos confirman las expectativas que la compañía tiene depositadas en Rusia”, señaló.

El 3 de julio llegó un nuevo descubrimiento de hidrocarburos en aguas de Trinidad y Tobago. Los recursos estimados en el pozo se situarían en unos 40 millones de barriles, lo que supone ampliar las actuales reservas del campo, alargar la vida del mismo y añadir nueva producción. El hallazgo, denominado TB14, se suma a la puesta en marcha del pozo de desarrollo TB13, que supuso la incorporación de otros 1.384 barriles diarios a la producción del campo. Los nuevos pozos incrementan en un 24% la producción existente del bloque TSP, que alcanzó los 10.900 barriles/día en 2013.