Ofrece 6.700 millones a Vivendi

Telefónica reta a Slim y Telecom Italia en Brasil con su oferta por GVT

Otorga a Vivendi una opción para comprar un 8,3% de Telecom Italia

Telefónica y su filial financiarán el pago en efectivo con sendos aumentos de capital

Sede de Vivo, filial de Telefónica, en Sao Paulo.
Sede de Vivo, filial de Telefónica, en Sao Paulo.

Sacudida total en el mercado brasileño de las telecomunicaciones. Telefónica ha presentado una oferta a Vivendi para comprar su filial Global Village Telecom (GVT), especializada en el negocio de la banda ancha fija, a través de una operación valorada en unos 20.100 millones de reales brasileños (cerca de 6.700 millones de euros). Con este movimiento, el grupo español parece querer adelantarse a otros posibles interesados entre los que podría estar Telecom Italia.

En un hecho relevante remitido a la CNMV, Telefónica indicó que el plazo dado a Vivendi para que acepte la oferta termina el próximo 3 de septiembre y de materializarse la operación supondría la integración de la citada GVT con Telefónica Brasil.

Bajo la oferta de Telefónica, Vivendi recibiría 11.962 millones de reales brasileños en efectivo (unos 3.950 millones de euros), así como una participación en acciones de nueva emisión de la futura Telefónica Brasil, resultante de la integración con GVT, representativa del 12% de su capital social, valorado en algo más de 8.100 millones de reales (unos 2.700 millones de euros).

La operadora española explicó que la contraprestación en efectivo se financiaría a través de una ampliación de capital en Telefónica Brasil, en la que Telefónica suscribiría su parte proporcional correspondiente a su participación del 74% en la empresa, que a su vez se cubriría con otro incremento del capital. De esta forma, Telefónica Brasil llevaría a cabo una ampliación de capital próxima a 3.950 millones de euros, mientras que Telefónica haría lo propio en cerca de 2.920 millones.

Los analistas de Macquaire destacaron que la oferta se financia a través de ampliación de capital, lo que asegura que Telefónica Brasil mantendrá su flexibilidad financiera de cara a una futura consolidación del mercado brasileño, especialmente en el móvil. En este línea, Goldman Sachs destacó que Telefónica Brasil no se endeuda, lo que significa que aún puede participar en una potencial consolidación en el mercado brasileño.

Además, dentro de la oferta, Vivendi tendría opción para adquirir una participación estable en Telecom Italia. Y es que Telefónica se ha comprometido a vender al grupo francés, en efectivo, hasta 1.110 millones de acciones ordinarias de Telecom Italia, que representan una participación del 8,3 % de su capital. Estos títulos tienen un valor de 1.250 millones de euros. “La transmisión de las acciones de Telecom Italia se produciría, en todo caso, al cierre de la operación en Brasil”, dijo Telefónica. En este caso, según fuentes del sector, la operadora española busca reducir la presión de las autoridades reguladoras, que hasta ahora se han mostrado críticas por la doble presencia de la teleco en el mercado, directamente a través de Telefónica Brasil, e indirectamente a través de su participación en Telecom Italia, que es otro de los actores principales del mercado a través de TIM Brasil.

Lo cierto es que, de cerrarse, la compra supondrá un fuerte incremento de la presión de la operadora española sobre sus principales competidores brasileños, América Móvil, TIM Brasil (filial de Telecom Italia) y Oi. Según Telefónica, la integración de Telefónica Brasil y la operadora GVT daría lugar al principal operador de telecomunicaciones en el mercado brasileño, el mayor de Latinoamérica.

La nueva Telefónica Brasil-GVT pasaría a tener una cuota de mercado en la telefonía fija superior al 33% superando al grupo de Carlos Slim, y solo por detrás de Oi. En la banda ancha fija, la empresa pasaría a liderar el mercado con una cuota del 31%, por delante de América Móvil, que tiene un 30%, y de Oi, que mantiene un 27%. Telefónica, que cuenta su mayor presencia en este negocio en el estado de Sao Paulo, diversificaría geográficamente el negocio. Y es que GVT opera en 150 ciudades de más de 20 estados brasileños. Finalmente, la nueva compañía tendría una cuota del 7,8% en el mercado de la televisión de pago, este caso lejos del 53% del grupo de Slim y del 30% de Sky.

“Desde un punto de vista estratégico, la compra de GVT tiene todo el sentido para Telefónica porque le permite extender su presencia en la banda ancha fija más allá del estado de Sao Paulo”, indicó Exane BNP Paribas. Telefónica consolidaría aún más su presencia en Brasil, país que actualmente aporta en torno al 22% de los ingresos del grupo, pese a la depreciación del real frente al euro. De hecho, podría volver a ser el primer país en aportación de ingresos para el grupo, por delante de España.

Desde el punto de vista financiero, Telefónica obtendrá unas sinergias de relevancia con la integración, si bien no precisó el importe de las mismas. En un informe para sus clientes, Citigroup indicó que “deberían ser sustanciales e imaginamos que habrá beneficios fiscales y ahorros en opex y capex”. A su vez, la firma Beka destacó que la nueva operadora proporcionará una plataforma única para la generación de sinergias y creación de valor.

Dentro de las cuestiones legales, Telefónica recordó que la oferta está sujeta a la obtención de las pertinentes autorizaciones regulatorias, tanto en materia de telecomunicaciones como de defensa de la competencia, y al cumplimiento de otras condiciones habituales en este tipo de transacciones.

En la operadora, en cualquier caso, hay convencimiento de que los reguladores no podrán duras condiciones para dar el visto bueno en la compra. “Será difícil que las autoridades de la competencia impongan objeciones”, señaló la firma Fidentiis.

El anuncio tuvo gran repercusión en Bolsa. Las acciones de Telefónica cayeron un 1,71% en la sesión de ayer, mientras que los títulos de Telefónica Brasil llegaron a bajar, por momentos, cerca de un 6%. Vivendi subió un 3,6% por momentos, mientras que Telecom Italia vio como sus títulos se dejaban un 4,6% (de hecho su cotización fue suspendida). En este caso, la intención de Telefónica de vender el 8,3% del capital (el mes pasado colocó deuda convertible en acciones de la operadora transalpina) pesó en los títulos de Telecom Italia.

El consejo de Vivendi analizará la oferta

Ahora el mercado está a la espera de la respuesta de Vivendi a la oferta de compra de Telefónica por GVT. En un comunicado, el grupo galo aseguró que ninguna de sus subsidiarias está en venta, insistiendo en que la estrategia se está centrando en crear un grupo industrial mediante crecimiento orgánico de sus actividades. No obstante, reconoció que su consejo de administración analizará la oferta de Telefónica en la próxima reunión, para defender los intereses de sus accionistas y de los empleados de GVT.

En este sentido, Goldman Sachs recordó que Vivendi ya había solicitado con anterioridad ofertas por esta compañía. La pasada semana, diversos medios franceses señalaron que Vivendi había contratado a Rothschild y Deutsche Bank para tratar la posible venta de GVT.

De igual forma, Goldman añadió que el grupo francés ha centrado su estrategia en los contenidos. De hecho, Vivendi ha realizado numerosas desinversiones con ese objetivo. Entre otras operaciones, acordó la venta de su filial de móviles en Francia SFR a la operadora Numericable. De igual forma, ha vendido su 13% del capital de la compañía Beats a Apple por 300 millones de euros.