El Foco

El papel transformador de la consultoría TI

La consultoría y los servicios TI transitan por terrenos inciertos, lo que no deja de ser preocupante teniendo en cuenta que estamos ante una industria que puede y debe contribuir de manera relevante a superar los retos a los que se enfrentan los sectores público y privado en España.

La coyuntura económica actual está obligando tanto a las empresas privadas como al sector público a un recorte presupuestario general de gastos e inversiones. La partida dedicada a contratar servicios y consultoría TI no es una excepción. Sin embargo, en esta restricción monetaria, se está ignorando, en muchas ocasiones, la capacidad transformadora y de innovación que tienen los proyectos de consultoría y servicios TI para conseguir los objetivos estratégicos que tanto el sector privado como el público tiene planteados en estos momentos.

En el ámbito privado, la mayoría de las empresas están respondiendo a la crisis con planes estratégicos que incluyen elementos como la transformación hacia la empresa digital, la reorganización de sus estructuras, la optimización de los recursos, la reducción de costes operativos, y la innovación tecnológica en aspectos como movilidad, cloud computing, big data analytics, omni-channel…, que son claves para llevar a cabo una verdadera transformación que abra el camino a la internacionalización. Una estrategia que es casi obligada para superar la coyuntura actual.

La internacionalización de las empresas es una estrategia casi obligada para superar la coyuntura actual

Detrás de todo éxito en la realización de estos planes, se encuentra casi siempre la palanca tecnológica que actúa como un instrumento imprescindible para conseguir el alineamiento total de los sistemas de información corporativos con la estrategia empresarial. Por ello, estos planes de transformación estratégica precisan del apoyo de los sistemas de información adecuados y, por tanto, de la consultoría y servicios TI.

Y, sin embargo, en la actual coyuntura de crisis, se están produciendo unos recortes en los presupuestos de inversión en nuevos proyectos TI que van a dificultar en buena medida la transformación estratégica que muchas empresas precisan. Una circunstancia que se agrava cuando, además, se está practicando una presión excesiva en los precios, lo que dificulta sobremanera la aportación del valor que de esos proyectos se espera. Estamos ante una realidad que repercute negativamente en nuestra competitividad respecto a la de otros países. Las empresas españolas están viendo cómo se reduce a gran velocidad la ventaja competitiva obtenida de un uso de las TIC eficazmente alineado con sus estrategias y procesos de negocio.

Si dirigimos la vista hacia el sector público, podemos observar un panorama similar. Tanto la propuesta de Agenda Digital para España, como el informe de la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) subrayan el papel que desempeñan las TIC en el impulso de la economía digital, el crecimiento, la competitividad y la internacionalización de las empresas españolas, así como la importancia de las TIC en la mejora de la eficiencia, la implantación de la e-administración y la adopción de soluciones digitales que permitan mejorar la calidad del servicio a los ciudadanos y avanzar en el concepto de gobierno digital. Sin embargo, la realidad es que los recortes presupuestarios y las medidas de reducción de déficit están provocando en todas las administraciones un decrecimiento lineal de los presupuestos de gasto e inversión que ya llevó a una caída del 41% en las licitaciones de servicios y consultoría TI en el año 2012 respecto al año anterior.

AMETIC destaca que en años recientes las administraciones han llevado a cabo un importante esfuerzo modernizador aplicando soluciones TI para implantar la e-administración y mejorar la calidad del servicio al ciudadano. En todos los casos, esta modernización y mejora se hizo contando con empresas de consultoría y servicios TI como socios estratégicos de la administración. Una circunstancia que llevó a España en el año 2010, al puesto noveno en el ranking de la ONU sobre el grado de implantación de e-government. Tristemente, en el año 2012, habíamos desaparecido del top ten y para encontrarnos teníamos que descender hasta el puesto 23.

Este sector es uno de los que es capaz de crear más puestos de trabajo para    jóvenes titulados

Este estado de cosas, obliga a que la Administración perciba al sector de la consultoría y los servicios TI como socio estratégico para sus procesos de modernización y mejora de la calidad y la eficiencia de los servicios a los ciudadanos. Debemos avanzar en la implantación de la e-administración al ritmo que nos marca la Agenda Digital para España.

Estamos ante un sector, el de la consultoría y servicios TI, clave para la creación de empleo cualificado ya que, al estar basado casi al cien por cien en mano de obra, toda inversión en servicios TI se emplea directamente en la contratación de personal, en el que el 70% de los trabajadores son titulados universitarios; este sector es de los que es capaz de crear más puestos de trabajo para jóvenes titulados. Sin embargo, la menor demanda de estos servicios y la compra por precio están poniendo en peligro su capacidad de generar empleo. La presión en las tarifas de los servicios que se contratan está provocando una deslocalización de los mismos, prestándolos en modo off-shore desde países con tarifas menores. La alta capacitación de nuestros profesionales, así como el diferencial de tarifa con algunos países de Europa, deberían permitirnos exportar servicios TI near-shore desde nuestro país. Pero he aquí que lo que está ocurriendo es lo contrario.

La colaboración público-privada puede ser una herramienta útil también en el sector de servicios TI, pero entendida como modelo de inversión conjunta, de compartición de riesgos y beneficios y no como un mero instrumento para obtener financiación de proveedores o para lograr descuentos importantes por agregación de contratos y adjudicaciones plurianuales, como, desafortunadamente, está sucediendo en algunas ocasiones.

Las empresas de consultoría y servicios TI no sólo son parte esencial para abordar los procesos de cambio en los que están inmersas empresas y administraciones, sino que además disponen de las capacidades y la experiencia necesaria para ser uno de los sectores clave en la recuperación económica gracias al talento, experiencia y costes competitivos que aportan.

Estamos convencidos de que el presente y el futuro de nuestras empresas y administraciones ya no pasa sólo por la optimización y la búsqueda de la eficiencia. Hay que abordar procesos importantes de transformación e innovación que serán los que nos vuelvan a situar en la senda del crecimiento. En estos procesos es imprescindible contar con el valor que pueden aportar las empresas de consultoría y servicios TI y esto debe suceder antes de que todo el capital de talento que albergan comience a buscar otros horizontes más allá de nuestras fronteras, en los que desarrollarse en condiciones más propicias.

Vicente Calzado Requena es presidente de la Comisión de Servicios y Consultoría TI de AMETIC.