La industria lanza al año 140 nuevas bebidas en España

Verano, el laboratorio de las compañías de refrescos

Tónica Schweppes.
Tónica Schweppes.

"Las fórmulas secretas de las bebidas nunca saldrán de estas paredes”, dice Carlos Llorens, director de la planta de innovación de Orangina Schweppes.

En el centro de investigación ubicado en Tordera, a una hora de Barcelona, un equipo de 47 científicos y técnicos trabajan todo el año para descubrir los nuevos sabores que serán tendencia en el mercado español. Los 1.200 metros cuadrados que comprenden la fábrica son el centro de operaciones y el corazón de la industria. Ahí se mezclan esencias, se analizan las tendencias de los consumidores y, a través de pruebas de ensayo y error, se mezclan productos hasta encontrar la fórmula precisa.

Para ingresar en la fábrica se debe utilizar zapatos y ropa especial para evitar cualquier tipo de contaminación;en su interior se elaboran 23 millones de kilos de concentrado de bebida al año, suficientes para preparar 16.500 litros de bebida refrescante; se experimenta con unas 100 nuevas fórmulas de las que 20 podrán estrenarse en los próximos meses.

El verano resulta una fecha clave para multinacionales como Orangina Schweppes, Coca Cola, Pepsi y otras dedicadas a la elaboración de bebidas refrescantes. El aumento de las temperaturas y la activación del turismo incrementan la producción entre un 30% a 45%; el verano además sirve a estas compañías para medir el impacto que han tenido en el mercado los nuevos productos.

De promedio, la industria de bebidas refrescantes lanza al año en España 140 nuevas propuestas incluyendo fórmulas clásicas que pueden ser reformuladas. La reducción paulatina del nivel de azúcar en las fórmulas constituye una de las principales modificaciones.

Desde el año 2007 la caída de la facturación del sector de las bebidas refrescantes ha sido inferior al 8%, por debajo de la caída agregada para toda la industria, superior al 20%. Un estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente sobre las bebidas refrescantes en los hogares españoles (junio 2012 a julio de 2013) reveló que el consumo medio de estos productos se sitúa en 41,68 litros por persona al año. También que los hogares destinan el 2,3 % del presupuesto para alimentación en bebidas. Un sector cuya facturación bordea los 12.139 millones de euros al año según datos de la Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra).

3.000 esencias

Los fabricantes se esfuerzan cada vez más por descubrir nuevas fórmulas que seduzcan a los consumidores. El proceso de elaboración de una nueva bebida empieza por una idea hecha realidad tras un proceso complejo.

En el laboratorio de Orangina Schweppes, ubicado en la planta de Tordera, existe un banco de 3.000 esencias de los cinco continentes que pueden ser combinadas. Una vez que los materiales y la proporción de la nueva esencia están listos pasan a un laboratorio de desarrollo de productos.

Jordi Seseras, director de investigación y desarrollo para Europa de Orangina Schweppes considera que el mercado español de las bebidas refrescantes se caracteriza por ser “tradicional” (cola, naranja, limón), poco receptivo a nuevos sabores. En los países nórdicos, señala Seseras, el consumidor es más receptivo a sabores exóticos. Desde el año 2008 el grupo, explica el director de Orangina Scheppes, ha invertido en el centro de desarrollo e invención tecnológica 4.8 millones de euros, y para 2014 está prevista la inversión de otros 1,4 millones.

La cifras del negocio de Orangina Schweppes en España ronda los 350 millones anuales. En el ejercicio 2011 registró ingresos de 340 millones de euros; de 359 millones en 2012 y de 346 millones el pasado año. La multinacional, adquirida por el gigante japonés Suntory, en 2009, es propiedad de marcas como La Casera, Trina, Sunny y Schweppes. La fórmula de la tónica del grupo es considerada el secreto mejor guardado de la compañía y solo cuatro personas en el mundo la conocen.