Diversificar y ser selectivos, claves

Cinco consejos para invertir en Bolsa y en bonos... sin sobresaltos

Cinco consejos para invertir en Bolsa y en bonos... sin sobresaltos

Hemos pedido a 10 expertos del sector de la inversión sus claves para que nuestro dinero siga rentando este verano y no nos depare, en la medida de lo posible, ningún sobresalto. Para ello, es esencial ver dónde pueden estar las oportunidades y qué tipo de inversiones deberíamos evitar. Tomen nota.

1. DIVERSIFICAR NUESTRA CARTERA
“La prudencia, en verano como en cualquier época del año, aconseja diversificar nuestras carteras. La diversificación es la mejor manera de reducir el riesgo de las inversiones”, resume Beatriz Barros de Lis, directora general de Axa IM. Efectivamente, el viejo no meter todos los huevos en la misma cesta sigue siendo uno de los consejos básicos para quienes buscan sacarle rendimiento a su dinero con el menor riesgo posible. ¿Cómo? Barros de Lis indica los fondos mixtos como una de las fórmulas más adecuadas y los fondos “que invierten de forma flexible en multitud de activos dentro de todo el universo de la renta fija son siempre buenas alternativas para los inversores prudentes”.


“Si el perfil es muy cauteloso debería estar fuera de Bolsa”, según EFPA

Es de parecida opinión Leonardo Fernández, director del canal intermediario de Schroders en España, que cree que para intentar pasar un verano sin sobresaltos “necesitamos invertir en un vehículo flexible capaz de adaptarse a los acontecimientos que puedan surgir”. Para ello, una solución que tenga un amplio abanico de oportunidades de inversión “nos parece lo más adecuado. Dentro de estos productos, llamados multiactivo, tenemos que mirar cuál se adecúa mejor a nuestras características de rentabilidad/riesgo”, ya que generalmente hay soluciones adaptadas a los distintos perfiles. También para José Miguel Maté, de EFPA España, es esencial estructurar la cartera en función de nuestro nivel de riesgo y horizonte de inversión. “Si la cartera actual se ajusta a estos aspectos, y además está bien diversificada en activos, valores, sectores, países o zonas geográficas, no debería preocuparnos lo que pueda suceder en las próximas semanas”.

2. SÍ A LA RENTA VARIABLE, PERO NO A TODA
La mayoría de expertos confía en que la renta variable aún tiene mucho recorrido. “En términos generales, preferimos las acciones frente a los bonos y frente el efectivo”, asegura Yves Ceelen, gestor de carteras sénior de Petercam, y concreta Europa y Japón como sus zonas preferidas en el mundo desarrollado, mientras que están siendo “prudentes” con la renta variable norteamericana “por razones de valoración”.

Philipp Brugger, gestor de Deutsche Asset & Wealth Management (DeAWM), por su parte, está convencido de que “el entorno actual de recuperación económica lenta y sincronizada crea un ambiente benigno para la Bolsa. Sin argumento obvio para un próximo fin del ciclo económico, las posibilidades son altas durante un periodo prolongado de expansión moderada de la rentabilidad empresarial”, asegura. También para Schroders la renta variable sigue siendo la mayor apuesta de la gestora, “pero hemos empezado a reducir la sobreponderación que teníamos en Europa para poder incrementar nuestra exposición a Japón y a emergentes”, aclara Fernández.

“El ambiente de bajos tipos resultante está propiciando que tanto el sentimiento de los inversores como los mercados de renta variable alcancen nuevos máximos”, opina Ricardo Comín, director comercial en Vontobel para Iberia & Latam. Este extremado optimismo, prosigue, presenta riesgos.

“Por tanto, recomendamos combinar la sobreexposición a Bolsa, que todavía sigue estando justificada por unas perspectivas económicas positivas, con opciones put (derechos de venta en productos derivados) como una manera de limitar las caídas en los precios a corto plazo”.
No obstante, el experto de EFPA España se muestra algo precavido y cree que “si nuestro perfil es muy cauteloso, deberíamos estar al margen de la renta variable durante las próximas semanas, así como de los bonos a largo plazo”.

3. FLEXIBILIDAD EN LA RENTA FIJA
“La renta fija está teniendo un comportamiento extraordinario durante los últimos tres años, y es por ello por lo que creemos que cada vez tiene menos valor”. Así de claro se muestra el director del canal intermediario de Schroders en España. No obstante, para otros expertos, hay cierto margen para colocar nuestro dinero con buenos resultados. “Nuestra apuesta sería la renta fija flexible, es decir, fondos de renta fija que tienen la capacidad y la rapidez de respuesta suficiente para aprovechar las oportunidades del mercado a corto plazo y las tendencias a largo plazo”, recomienda Javier Mallo, corresponsable de Legg Mason para España. Y es que “con las rentabilidades de la renta fija en niveles bajos y las valoraciones de la renta variable en niveles no especialmente atractivas, ser selectivos es más importante que nunca para los inversores”, advierte Jean Medecin, miembro del comité de inversiones de Carmignac.

4. SELECTIVOS EN LOS EMERGENTES
La directora general de Axa IM opina que “las valoraciones de los mercados emergentes resultan de nuevo atractivas tras reducirse las preocupaciones acerca del riesgo sistémico”. No es la única. “Por fin vemos que las retiradas de dinero por parte de los inversores se han frenado”, indican desde Schroders, “y de hecho en las últimas semanas han sido positivas, con lo que puede tener un efecto positivo en su comportamiento, ahora que creemos que la situación en China empieza a estabilizarse”. También en Petercam ven interesantes las acciones de emergentes “debido a su valoración”, mientras que en Voltobel estos países están entre sus regiones preferidas, en especial India.

Brugger, de DeAWM, baja más al detalle y aunque “continuamos viendo la mayoría de las clases de activos bien respaldados durante el verano, hay señales de advertencia en las empresas públicas de los mercados emergentes”.

5 SIN MIEDO A LA VOLATILIDAD
“El verano suele ser un mes muy propicio para los sobresaltos ya que la menor liquidez suele provocar un aumento de la volatilidad”, reconoce Carlos Andrés, director de inversiones de March Gestión, no obstante es precisamente esa volatilidad lo que hace que “si se es un inversor de largo plazo, suele ser también una buena época para comprar activos de renta fija o variable a precios atractivos”.

“Muchos inversores solo se sienten cómodos con una volatilidad limitada. Cuando no están a gusto, suelen sacar su dinero del mercado y salen en el momento equivocado y vuelven a entrar demasiado tarde. Esto es un error”, describe Sophie del Campo, directora general de Natixis Global Asset Management (NGAM). Para evitar esa situación, desde la gestora apuestan por una filosofía de construcción de carteras duraderas que pueden ayudar a gestionar el riesgo y reducir la volatilidad mediante una combinación de estrategias de inversión alternativas “que ayudarán a los inversores a permanecer en el mercado para cumplir sus objetivos a largo plazo”.

No obstante, ya que “estamos en un entorno en el que la volatilidad no está descartada”, advierte Mallo, de Legg Mason, la gestión activa es más importante que nunca “y prevemos, además, que de cara a final de año el entorno sea cada vez más complejo”.

En definitiva, y a modo de resumen, que “aquellos inversores que sean capaces de mirar más allá de la volatilidad a corto plazo pueden aprovechar casos a largo plazo interesantes”, concluye Medecin, de Carmignac, y pone de ejemplo los bonos de bancos europeos “que se benefician de un contexto de desapalancamiento, de reducción de riesgos y de refuerzo de la normativa en el sector financiero”, así como de determinados países emergentes “que están optando por llevar a cabo reformas estructurales para solventar sus desajustes macroeconómicos e impulsar su potencial de crecimiento, como México o la India”.

En opinión de...

Cinco consejos para invertir en Bolsa y en bonos... sin sobresaltos

Carlos Andrés, de March Gestión

“Si se es un inversor de largo plazo, la época estival suele ser también un buen momento para comprar activos de renta fija o Bolsa a precios atractivos”

Beatriz Barros de Lis de AXAIM

“La prudencia, en verano como en cual quier epoca
del año aconseja diversificar nuestras carteras. Esa es
la mejor manera de reducir el riesgo”

Philip Brugger de Deutsche Asset & Wealth Management (DeAWM)

“El entorno actual de recuperación económica lenta y sincronizada crea un ambiente benigno para la renta variable”

José Miguel Maté, de EFPA

“Si la cartera está bien diversificada en activos, valores, sectores o zonas geográficas, no debería preocuparnos lo que pueda suceder estas semanas”

Javier Mallo, de  Legg Mason

“Apostamos por los fondos de renta fija que tienen la capacidad de respuesta suficiente para aprovechar las oportunidades a corto plazo y las tendencias a largo plazo”

Leonardo Fernández, de Schroders

“La renta fija está teniendo un comportamiento extraordinario durante los últimos tres años, y es por ello por lo que creemos que cada vez tiene menos valor”

Jean Medecin, de  Carmignac

“Con las rentabilidades de los bonos en niveles bajos y las valoraciones de la Bolsa en niveles no especialmente atractivas, ser selectivos es más importante que nunca”

Ricardo Comín, de Vontobel AM

“Recomendamos combinar la sobreexposición a Bolsa, que todavía sigue estando justificada por unas perspectivas económicas positivas, con opciones ‘put”


Sophie del Campo, de Natixis Global Asset Management
“Muchos inversores solo se sienten cómodos con una volatilidad limitada. Cuando no están a gusto, suelen sacar su dinero del mercado y salen en el momento equivocado”

Yves Ceelen, de Petercam

“En términos generales, preferimos las acciones frente
a los bonos y ante el efectivo, y en concreto, Europa y Japón dentro del mundo desarrollado”