El 57% del plástico consumido se reutiliza, según Cicloplast

España, subcampeona de Europa en el reciclado del plástico

Cada español recicla de media 7,1 kilogramos, solo superado por los alemanes

Balas de plástico apiladas pendientes del reciclaje.
Balas de plástico apiladas pendientes del reciclaje.

El contenedor amarillo hace ya años que se convirtió en un elemento más de nuestras ciudades y pueblos. El mensaje del reciclaje fue calando cada vez más en los hogares españoles. Las cocinas pasaron de tener un solo cubo a tener dos o más. La gente se acostumbró a estos cambios.

Tanto es así que España encabeza los índices europeos de reciclaje de plástico proveniente de los hogares. En concreto, se sitúa como el segundo país, solo superado por Alemania, con 7,1 kilogramos por habitante, según Cicloplast la entidad encargada de impulsar la reutilización y el tratamiento de plásticos en nuestro país.

En total, en España se reciclaron 371.218 toneladas en 2013 de este material proveniente de los hogares, un 3,7% más que el año anterior. Así se desprende del estudio de Cicloplast, que es la referencia estadística de este sector en nuestro país.

La entidad lleva 18 años “impulsando la prevención y el reciclado de plástico en España”, como explica su directora general Teresa Martínez. La organización es la representante española en Epro, la asociación europea que se encarga de este sector.

En los hogares españoles se ha alcanzado un índice de reciclado del 56,6% del total del plástico consumido. Esta cifra está muy por encima de lo establecido por las directivas europeas, que lo sitúan en el 22,5%. Las nuevas normas comunitarias subirán las exigencias hasta el 60%. “Es el nuevo reto que nos planteamos”, afirma Martínez.

Además del reciclaje, otro uso posible es el de la creación de combustible. En la actualidad, en torno al 9% del total se destina a esta producción energética. “Si hay que cumplir con las directivas europeas necesitamos aumentar esta partida”, explica Martínez. Y es que nuestro país se sitúa en este apartado a la cola de Europa. El resto de este material, el 33%, acaba en vertederos o en vertidos incontrolados. Por eso, a pesar de los buenos resultados del estudio, la directora general defiende que todavía hay mucho trabajo por hacer.

En este sentido, por ejemplo, no está a favor de la prohibición de las bolsas de un solo uso, pero sí defiende el pago y la restricción en su uso.

La entidad pone el foco en dos procesos distintos. En primer lugar, se centra en la prevención y en la concienciación sobre el uso de este material. Colabora con instituciones públicas y con empresas para conseguir un reciclaje más eficiente.

En segundo lugar, busca conseguir el mejor reciclado posible. Para ello, es importante la separación en los hogares de los productos para que luego lleguen bien diferenciados a los más de 360.000 contendedores amarillos colocados por toda España.

Una segunda vida

Pero tan importante como la labor de las familias a la hora del buen reciclaje de plástico, es la tarea de las empresas recicladoras.

En nuestro país hay 102 plantas recicladoras. “Esta es la infraestructura más importante de Europa”, defiende Martínez con orgullo. De este centenar, 40 están homologadas para el reciclaje del plástico de los hogares.

Un buen tratamiento de este producto permite su reutilización en distintos campos, además de alargar la vida de este material, reduciendo los residuos. En la próxima legislación europea se busca que en el año 2025 no haya desechos plástcos en los países de la Unión. Para este reto será necesario que ciudadanos, instituciones y empresas arrimen el hombro de forma conjunta.

Carreteras y bancos con restos de envases

Además de promover el reciclado, Cicloplast participa en distintas iniciativas de investigación e innovación en nuevos productos que generen un valor añadido en la sociedad. Colabora para ello con universidades y empresas.

Una de ellas, Prowaste, se realiza en colaboración con Italia. Se trata de diseñar y construir bancos para la calle a partir de madera plástica. Este producto supone mejoras técnicas como una mayor rigidez y resitencia a la deformación. También genera cambios estéticos, según la empresa, en el mobiliario de la ciudad. Esta iniciativa ya esta en su proceso de comercialización. En España se comercializa a travéss de la empresa riojana Solteco.

La segunda de las innovaciones en la que colabora la entidad de reciclaje es la creación de un producto para el asfalto a través de plástico reutilizado. Este proyecto está desarrollado junto con Ferrovial y con la Universidad Politécnica de Barcelona.

La idea es crear una nueva formulación del asfalto que permita unas carreteras más seguras. Según Cicloplast se trata de un nuevo producto técnica y comercialmente viable, además crea un “mercado sostenible”. En la actualidad, está en tramite de patentes.