El valor sube un 56% desde su debut

Las dudas sobre su negocio ponen en jaque a Facephi, la nueva estrella del MAB

El presidente de FacePhi, Salvador Martí (izquierda), y el vicepresidente, Javier Mira (derecha).
El presidente de FacePhi, Salvador Martí (izquierda), y el vicepresidente, Javier Mira (derecha).

La compañía alicantina Facephi, especializada en el desarrollo y comercialización de software de biometría por reconocimiento facial, debutó el 1 de julio en el MAB con un alza que duplicó su valor bursátil. Cerró en los 2,58 euros, tras un alza del 109,7%.

Sin embargo, desde el máximo de 3,25 euros por acción ha caído un 40,6%, hasta 1,93 euros por título. Ha cerrado en ese precio (cotiza en la modalidad de fixing con dos cambios al día, a las a 12 y a las 16 horas), tras ceder un 9,4%. Desde el precio del debut, de 1,23 euros por acción, sube un 57%.

El diario El País publicó el domingo un artículo de investigación en el que revelaba varias contradicciones en las afirmaciones de la compañía. En él destaca varios aspectos de las cuentas, como que facturó el año pasado 8.617 euros y para este año prevé facturar 561.000 euros y 1,344 millones en 2015, Martí afirma que es una previsión conservadora y que tenían otras valoraciones según las cuales la compañía valdría hasta 100 millones. Eso sí, todos estos puntos están perfectamente reflejado en el folleto de admisión al Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

EY (antigua Ernst & Young) es el asesor registrado de la compañía. La circular de BME que regula la figura del asesor registrado de octubre de 2010 especifica que este “asistirá a la compañía en la preparación del folleto informativo [...] que acompañe a tal incorporación”. También señala que “cuando se apreciase un potencial incumplimiento relevante de las obligaciones asumidas por la empresa al incorporarse [...] que no hubiese quedado subsanado mediante su asesoramiento lo trasladará al MAB”.

En marzo de este año, BME publicó un documento que “desarrolla lo recogido en dicha circular” y en él puntualiza que los asesores deben “analizar en profundidad la empresa, su sector de actividad y su competencia, realizando para ello una due diligence [análisis en profundidad], con el alcance que considere pertinente y/o cualquier otra actuación que le permita comprobar por sí mismo la situación real de la empresa dentro del contexto económico general y sectorial en el que desarrolla su actividad”.

Igualmente, el nuevo texto especifica que el asesor "debe, en primer lugar, juzgar la idoneidad de la empresa para incorporarse al Mercado y, después, supervisar todo el proceso previo a la salida al Mercado. En este sentido, deberá realizar todas las actuaciones que considere convenientes a fin de poder asegurar, sin riesgo reputacional para el asesor, que la empresa es idónea para el MAB y, por tanto, que está en condiciones de poder incorporarse al mismo".

El auditor de las cuentas de Facephi es Moragues Auditores y el colocador de los títulos fue Inversis Banco, que continúa como proveedor de liquidez. Facephi ha decidido contratar a partir de ahora a PWC (antigua PricewaterhouseCoopers) como nuevo auditor.

Con capital 100% español, Facephi afrima contar con oficinas comerciales en Panamá, Buenos Aires (Argentina), Santiago de Chile, Santo Domingo (República Dominicana), Bogotá (Colombia) y la última incorporación en Silicon Valley.