Antes de que estallara el escándalo

Caso Gowex: BME ‘apretó las tuercas’ a los asesores del MAB

Antonio Zoido, presidente de BME.
Antonio Zoido, presidente de BME.

Las aristas del escándalo Gowex van más allá del propio Jenaro García y el auditor de sus cuentas, José Antonio Díaz Villanueva, la única persona responsable de M&A, encargada de verificar las entrañas de la compañía.

Hay además otra empresa de auditoría envuelta en el escándalo, Audit, que se encargó de revisar la contabilidad del proveedor de Wifi en 2006 y 2007. Ya en esos ejercicio las cuentas estaban falseadas, según la declaración del expresidente de la compañía tecnológica e ideólogo del fraude.

Fuentes del mercado apuntan responsabilidades también del asesor registrado. Francisco Silván, socio de EY – Ernst & Young–, empresa que ejercía de asesor registrado de Gowex en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), explicó ayer en una entrevista publicada en CincoDías que “la preparación de las cuentas es responsabilidad de la compañía y su revisión del auditor”.

La circular de BME que regula la figura del asesor registrado de octubre de 2010 especifica que este “asistirá a la compañía en la preparación del folleto informativo [...] que acompañe a tal incorporación”. También señala que “cuando se apreciase un potencial incumplimiento relevante de las obligaciones asumidas por la empresa al incorporarse [...] que no hubiese quedado subsanado mediante su asesoramiento lo trasladará al MAB”.

Radiografía del asesor

En el MAB hay 26 asesores registrados, pero una buena parte de ellos no están contratados por ninguna empresa.

Entre los asesores, están las cuatro grandes consultoras del mundo (conocidas como ‘big four’): Deloitte, KPMG, PWC y EY.

Desde DCM, asesor registrado de Zinkia, consideran positivas la iniciativa de aunar criterios y ponerlos en común sobre la figura del asesor registrado: “Que sea la propia rectora la que comparte esas pautas”, señala David Carro.

En marzo de este año –el escándalo Gowex estalló el 1 de julio–, BME publicó un documento que “desarrolla lo recogido en dicha circular” y en él puntualiza que los asesores deben “analizar en profundidad la empresa, su sector de actividad y su competencia, realizando para ello una due diligence [análisis], con el alcance que considere pertinente y/o cualquier otra actuación que le permita comprobar por sí mismo la situación real de la empresa dentro del contexto económico general y sectorial en el que desarrolla su actividad”.

Es más, los asesores también deben “hacer un seguimiento de la financiación obtenida por la compañía tanto inicialmente como, en su caso, en las futuras ampliaciones de capital, comprobando que se le da el destino previsto y declarado en la información remitida al mercado”. Fuentes cercanas a BME aseguran que el espírito de la primera circular era el recogido en el segundo documento, pero que se explicitó para que no hubiera ninguna duda.

En la corta historia del MAB ya hay dos valores que han sido expulsados del mercado y dos compañías más están en proceso de concurso de acreedores. Las acciones de Grupo Nostrum y Negocio y Estilo de Vida dejaron de cotizar en el MAB en marzo de este año, después de que BME les advirtiese de que podrían ser expulsadas el pasado mes de enero.

Después del periodo de 30 días que el MAB abrió a finales de enero para que ambas empresas presentasen alegaciones sobre su situación en el mercado, ninguna de ellas hizo efectivo ese derecho, por lo que sus títulos fueron excluidos finalmente de la negociación debido a que ambas llevaban tiempo incumpliendo algunas reglas. Entre ellas, la ausencia de asesores registrados, lo que provocó su suspensión de cotización: desde el 2 de marzo de 2012, Nostrum y a partir del 4 de abril de 2013, Negocio. La evolución de ambos valores ha sido negativa. En menos de dos años, las acciones de Negocio han caído un 50% y los títulos de Nostrum, más del 90%.

Parece que por el mismo camino van Bodaclick, en proceso de liquidación, y Zinkia, en concurso de acreedores.

El papel que tienen en el Alternext francés

Uno de los mercados en los que se fijó BME para la creación del MAB fue el Alternext francés –propiedad de Euronext–, lanzado en mayo de 2005. Ambos son sistemas multilaterales de negociación (SMN). De hecho, Gowex también cotizaba en el mercado galo. Esta plataforma define exactamente el papel del equivalente al asesor registrado –denominado listing sponsor– y especifica que “debe evaluar la idoneidad de una empresa para la inclusión en el mercado, participar en la redacción del folleto o la oferta, coordinar el proceso de due dilligence [análisis en profundidad de las entrañas de la empresa] y servir de enlace con el regulador y/o el operador del mercado de Alternext”.

El listing sponsor de Gowex en Alternext fue Avenir Finance Corporate, que en el folleto del debut afirma que llevó a cabo las habituales verificaciones con el objetivo de la inclusión del Grupo Gowex en el Alternext. “Estas verificaciones incluyeron el examen de los documentos presentados por el Grupo Gowex y también un documento de due dilligence por parte de una firma internacional de auditores, así como reuniones con miembros de la dirección y los empleados de la compañía [...]”, asegura.

CincoDías se ha puesto en contacto con Avenir Finance en dos ocasiones [el miércoles de la semana pasada y ayer mismo] y, aunque no han respondido a las preguntas, se han comprometido a explicar su papel durante esta semana.