Entrevista Iñaki Ereño

Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas: “Un líder debe conocer su entorno”

"Invertir y generar nuevas oportunidades de empleo sigue siendo mi reto"

"Gran parte de las habilidades de dirección se obtienen de proyectos personales"

Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas: “Un líder debe conocer su entorno”

Charlar con Iñaki Ereño (Melilla, 1964) siempre es gratificante. Como buen jugador de rugby (enseña con orgullo su camiseta con el mote Pundonor) y emprendedor en internet, ha conocido en primera persona el reto de la superación. Y esa experiencia le ha ayudado a superar la crisis y a desarrollar el mandato de Bupa Sanitas de su desarrollo por America Latina.

Pregunta. La adversidad es una de las mejores escuelas de liderazgo.

Respuesta. Creo que el papel de un líder consiste en visualizar una posibilidad ambiciosa e ilusionante para el futuro de una organización y lograr que su equipo comparta esa visión y se alinee con el líder para trabajar juntos para lograrlo.

Al mismo tiempo, creo en los líderes con unos principios éticos sólidos, que seleccionan y gestionan a las personas y a los equipos según esos criterios. También pienso que un líder tiene una gran responsabilidad, porque dirige una organización empresarial, una herramienta tremendamente potente, con una gran capacidad de transformar el mundo. Por ello, es clave la visión del mundo que tiene ese directivo: estar bien informado y hacer un buen diagnóstico de la realidad, de las tendencias políticas, económicas, sociales y culturales contemporáneas es obligatorio. Sólo así será capaz de identificar y descodificar cómo debe desenvolverse la organización en su entorno, cómo relacionarse con todos sus públicos y grupos de interés. De esa forma, podrá conducir a la empresa hacia su sostenibilidad en el futuro. En mi caso particular, creo que tengo la gran suerte de trabajar en Bupa, una organización que se dedica a mejorar la salud y el bienestar de las personas, logrando que tengan una vida más sana, larga y feliz.

P. Como jugador de rugby y jugador de equipo, ¿se considera líder?

R. Me preocupa más lograr objetivos, hacer crecer la organización que dirijo ahora, que la disquisición de si eso representa o no un buen liderazgo. Dicho lo cual, creo que he encajado bien con los equipos con los que he trabajado, disfruto compartiendo esa visión de la que hablaba al principio y persuadiendo a otras personas de que ese es el camino. Y me encanta la gente, el contacto con otras personas. También me gusta mucho dar oportunidades para que otros crezcan, empujarles al desarrollo profesional.

P. Viendo su sólido curriculum (Icade, IESE, Wharton), ¿dónde adquirió estas habilidades de liderazgo?

R. Como decía, gran parte de las habilidades que debe tener un líder las adquiere de situaciones vividas y de las experiencias de liderazgo en proyectos profesionales y personales. En mi caso, a lo largo de mi carrera profesional, he aprendido muchas cosas de mi entorno familiar, y, en esta etapa como CEO de Sanitas, de todo el equipo que me rodea, que trabaja cada día para superar los retos que tenemos por delante. Al mismo tiempo, me he formado todo lo posible.

P. En el 2003 vivió en primera persona el pinchazo de la burbuja tecnológica. ¿Cuál ha sido su reto más desafiante?

R. Los cinco años de crisis que estamos atravesando en España han sido uno de los momentos más difíciles recientes. En un entorno con unos datos macroeconómicos malos, mi equipo y yo nos hemos obligado a priorizar el mantenimiento del empleo en todo ese tiempo. Pero no sólo eso, sino que también nos comprometimos a atraer inversión de nuestra casa matriz, Bupa, para invertir en España, cuando no estábamos siendo precisamente un país que inspirase confianza en los mercados. Finalmente, con esto perseguía emprender proyectos que nos han permitido crear más de 4.257 empleos en estos años, un 88% más que en 2007. Ahora ya somos más de 9.000 en España. A éstos hay que sumar, además, cerca de 8.000 empleados más en el grupo de salud Cruz Blanca, nuestro nuevo negocio en Chile. Para lograrlo, tener un plan, invertir y trabajar con determinación para ponerlo en marcha serían las claves.

P. Y hablando de crisis, ¿sus desafíos hoy son distintos a los de hace cinco años antes de la crisis?

R. Sigo creyendo que mantener el empleo, invertir y generar nuevas oportunidades de crecer y de generar más empleo adicional sigue siendo mi reto. Eso no ha cambiado. Vamos a lograrlo ahora con nuestros planes de expansión en América Latina, ya hemos empezado comprando un grupo empresarial en Chile. Y seguiremos buscando otras oportunidades. Mientras tanto, mi reto continuará siendo atraer inversión para mi organización desde la matriz, Bupa, y desarrollar y expandir todo el potencial de crear servicios de salud nuevos para la sociedad y los ciudadanos de este país y, con Bupa, del resto del mundo.

P. Bupa tiene su propia definición de liderazgo basado en el crecimiento personal, el crecimiento de los otros y del negocio, y mejorar la salud del mundo. ¿Existe un estilo de liderazgo propio dentro de cada compañía?

R. Existe un liderazgo personal, de cada persona. Y existe una determinada cultura de empresa en la que el líder está inmerso. Del encaje entre uno y otro, depende el éxito de la empresa y del directivo.