Viajaban 110 pasajeros y seis tripulantes

Localizados los restos del avión de Swiftair en el desierto al norte de Malí

El vuelo debería haber aterrizado a las 6 y 10 de la mañana hora española

Se perdió el contacto con la aeronave 50 minutos después del despegue

El avión de la compañía española Swiftair, que operaba un vuelo para Air Algérie, desaparecido en la noche del miércoles con 116 personas a bordo, se estrelló en una zona del norte de Mali donde han sido localizados sus restos, entre ellos, la caja negra que ha sido enviada a la cercana ciudad de Goa.

“No hay ningún superviviente”, dijo el presidente francés François Hollande, de cuyo país procedían 51 de los 110 pasajeros del avión, que había sido fletado por la aerolínea española Swiftair para Air Algérie, para cubrir la línea Uagadugu-Argel.

 Entre las víctomas mortales se encuentra seis miembros españoles de la tripulación: el piloto Agustín Comerón, la copiloto Isabel Gost y los tripulantes de cabina Rafael Gasanalieb, Miguel Ángel Rueda, Raúl Montero y Federico Cárdenas, todos ellos españoles.

El avión siniestrado había superado con éxito todas las inspecciones y estaba en buenas condiciones, al tiempo que la compañía había pasado satisfactoriamente todos los controles, según ha indicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta ha indicado que la aeronave disponía de las aprobaciones operacionales adecuadas al vuelo que estaba realizando -entre Uagadugú (Burkina Faso) y Argel- y ha explicado que se matriculó en el registro de aeronaves español en febrero de 2013. Su revisión anual para prorrogar su certificado de aeronavegabilidad concluyó en enero de este año y tenía validez hasta finales de 2014.

La aeronave era un modelo MD83, con matrícula EC-LTV y fue fabricada hace 18 años

Además, Santamaría ha informado de que un avión de transporte C295 de las Fuerzas Armadas españolas participará en las tareas de rescate de los restos de las víctimas fallecidas.

El avión de Swiftair se estrelló este jueves en el norte de Malí, entre las localidades de Gao y Kidal, según confirmaron las fuerzas militares francesas desplegadas en la zona. La aeronave había desaparecido por la mañana. Swiftair ha confirmado el viernes el hallazgo de los restos de la aeronave sin supervivientes y ha asegurado que, por el momento, es demasiado pronto para hablar sobre las causas del accidente.

La presidencia francesa apuntó a primera hora de la mañana del viernes que había localizado en la región de Gossi, en Mali, los restos desintegrados del avión de Air Algérie, que volaba entre Uagadugú y Argel, y envió militares para garantizar la seguridad y recopilar los primeros elementos sobre el siniestro. En un comunicado, el Elíseo señaló que los restos del aparato se localizaron la pasada la medianoche cerca de la frontera de Burkina Faso, y que ha sido “claramente identificado pese a su estado desintegrado”.

El avión, de modelo un MD83 con matrícula EC-LTV y fabricado en 1996, debería haber llegado a las 6:10 de la mañana hora española. En el vuelo viajaban 110 pasajeros y 6 tripulantes, de los cuales 2 son pilotos y 4 tripulantes de cabina. La tripulación al completo es de nacionalidad española (3 madrileños, 2 mallorquines y 1 vasco). El pasaje del vuelo estaba compuesto por 50 franceses, 24 burkineses, 8 libaneses, 6 argelinos, 5 canadienses y 4 alemanes, entre otras nacionalidades. La compañía, que no facilita la identidad de los seis miembros españoles que formaban parte de la tripulación, ha expresado su pésame y las condolencias para con los familiares de los pasajeros y de la tripulación a bordo del vuelo siniestrado DAH5017.

El avión estrellado cubría la ruta entre Uagadugú (Burkina Faso), de donde salió a las 2:17 de la madrugada, y Argelia, y se perdió la comunicación con la aeronave 50 minutos después del despegue. La comunicación se habría perdido mientras sobrevolaba el espacio aéreo de Níger, según el diario local El Watan. A las 2.40 hora española, la compañía recibió notificación del “Centre National des Operations Aeriennes” en Francia en el que se indicaba que se habían localizado restos metálicos en la frontera entre Mali y Burkina Faso y que un avión francés con equipos de búsqueda y rescate se dirigía a la zona, según explicó Swiftair.

El lugar del accidente es una zona desértica. La zona, tildada de "difícil acceso" hace que "toda posibilidad de dar ayuda en el día de hoy sea muy hipotético", ha indicado el aeropuerto en un comunicado.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, conversó el jueves con su colega argelino, Ramatane Lamama, en relación con el accidente, han informado a Europa Press fuentes de su departamento.  Desde Túnez, el ministro declaró que la situación "es muy confusa" y que desde su departamento se trabaja para intentar esclarecer los detalles sobre lo ocurrido, han añadido las mismas fuentes.

El ministro argelino de Transportes, Amar Ghoul, ha indicado este viernes que la reglamentación sobre a quién compete la investigación del siniestro corresponde al país donde cayeron los restos (Mali), el transportista (Argelia) y el constructor (Estados Unidos, puesto que era un aparato MD-83 de fabricación estadounidense).

Ghoul descartó así implícitamente que Francia tenga responsabilidad en esa investigación, pese a que está llevando el peso principal en las operaciones de rescate en Mali, con la presencia de cien militares en el lugar del siniestro.

No obstante, la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) española, dependiente del Ministerio de Fomento, se incorporará al equipo de investigación del siniestro del avión.

Por su parte, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, ha activado un gabinete de crisis ante la desaparición del vuelo. Según han explicado fuentes del departamento a Europa Press, Navegación Aérea, Aviación Civil y la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), han contactado con las autoridades de Burkina Faso, Malí y Argelia, para obtener más información y "ponerse a su disposición" a la hora de prestar "la ayuda necesaria".

Según el canal francés Météo, citado por Le Monde, la zona habría tenido mala situación atmosférica con "fuertes ráfagas de viento e importante actividad eléctrica".

La aerolínea española lleva 28 años operando en distintos países de Europa, África y Oriente Medio. Cuenta con más de 400 empleados y una flota de más de 30 aviones, que incluye Boeing 727 y 737, MD83, ATR72/42, Embraer 120 y Metroliner. La compañía, presidida por Neil Ivie Lamont Ferguson, tiene su sede en Madrid. Es propiedad de Salvador Moreno González-aller.

Es el tercer incidente aéreo en una semana tras la tragedia de Ucrania y el accidente de Taiwán el miércoles.

El Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (Copac) pide dedicar los recursos necesarios para llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre las circunstancias que han rodeado el accidente del vuelo de Swiftair, desde el punto de vista operacional, empresarial, humano y normativo. Los dos pilotos de la aeronave eran miembros del Copac.