Se ayudarán con la red de Ono para llegar a tres millones de hogares

Orange y Vodafone cambian su acuerdo para compartir redes de fibra tras la compra de Ono

Logo de Orange en una tienda de la operadora.
Logo de Orange en una tienda de la operadora.

Orange y Vodafone han anuciado hoy que han cambiado el acuerdo que se sellaron en mayo de 2013 para desplegar en España, de forma complementaria y coordinada, dos redes de fibra óptica hasta el hogar en las que ambas compañías se garantizaban el acceso mutuo y el uso de sus respectivas infraestructuras. La revisión llega tras la compra de Ono por parte de la operadora británica, pues ven necesario adaptar el acuerdo al nuevo contexto creado por la citada adquisición.

Según explicaron en una nota conjunta, ambas compañías mantienen el objetivo inicial de compartir tres millones de hogares en septiembre de 2015, pero en vez de que cada una invierta en el despliegue de fibra para cubrir 1,5 millones de hogares, ahora cada una de estas operadoras llevará la nueva infraestructura a un millón de hogares, para alcanzar conjuntamente dos millones de unidades inmobiliarias.

Adicionalmente, Vodafone prestará un servicio mayorista de banda ancha fija ultrarrápida a Orange, utilizando la red de fibra de Ono, en un millón de hogares, “lo que nos permitirá mantener el objetivo inicial del acuerdo de compartir los tres millones de hogares”, dijeron. Se trata del primer servicio mayorista sobre redes de alta capacidad en España.

Fuentes del mercado aseguraron ayer a CincoDías que el acuerdo aporta certidumbre a Orange, que tras la compra de Ono había visto peligrar su pacto con Vodafone. De hecho, el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, dijo en marzo que la teleco iba a reducir a la mitad los objetivos del plan de despliegue de fibra que mantiene con Orange tras la compra de Ono, cumpliendo eso sí con el objetivo de llegar a 3 millones en 2015, informó Europa Press. Las mismas fuentes añadieron que la revisión del acuerdo podría también enfriar el interés de Orange por comprar Jazztel. “Al menos, la presión sobre la operadora gala se reduce”. 

Orange informó también hoy que incrementa su ambición de despliegue de fibra hasta alcanzar los siete millones de hogares en 2017. Un objetivo, dijo, que se conseguirá a través de despliegues propios de fibra y de acuerdos de compartición como el firmado con Vodafone. Por su parte, esta última señaló, coincidiendo con el cierre de la adquisición de Ono, que alcanza ya con su red de fibra cerca de 8 millones de hogares.

El pacto revisado incluye igualmente los mecanismos para extender el alcance de la compartición para despliegues futuros que puedan tener lugar. Ambas se darán mutuamente un acceso mayorista a los despliegues adicionales que pueda hacer el otro, siempre que haya acuerdo de las partes en cada caso y siguiendo un criterio de “reciprocidad”, es decir, por cada nuevo hogar conectado la otra parte aportará también un hogar conectado.

El comunicado enviado por Orange y Vodafone recuerda que, un año después de su acuerdo inicial, el despliegue conjunto de ambas telecos alcanza las 800.000 unidades inmobiliarias desplegadas en 12 ciudades españolas, en las que las dos compañías ya están comercializando sus servicios de fibra.

En este contexto, Telefónica España aclaró que en la actualidad cuenta con más de 800.000 clientes de fibra y que alcanzará 10 millones de unidades inmobiliarias (viviendas, empresas y locales comerciales) en cobertura este año y prevé llegar a los 15 millones en 2015 y a más de 18 millones en 2016.

 

Vodafone formaliza la compra de Ono

Vodafone España formalizó hoy la compra de Ono, lo que dará lugar a un grupo con 14,7 millones de clientes móviles y más de 1,5 millones de clientes de fibra óptica. Según indicó la compañía en una nota, el nuevo consejo de administración de Ono, constituido hoy, estará presidido por el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra. Por su parte, la actual consejera delegada de Ono, Rosalía Portela, se mantendrá en su puesto hasta el próximo 1 de septiembre, cuando pasará a ser asesora y cederá sus funciones a Coimbra. Completan el organismo los consejeros Miguel Orúe-Echebarria y Pedro Peña.

La operadora aclaró que ambas marcas convivirán en los próximos meses y que en el medio plazo Ono se convertirá en la marca de “la fibra de Vodafone España”. Igualmente, apuntó que a lo largo de este año los clientes de ambas empresas podrán contratar los servicios de la otra compañía en condiciones ventajosas, y más adelante se lanzarán ofertas plenamente integradas, "en las que ya están trabajando los equipos de las dos empresas".

Moody’s rebajó la calificación de Vodafone a Baa1 desde A3 con perspectiva estable ante la previsión de que el grupo mantenga unos ratios financieros más débiles en los próximos ejercicios tras comprar Ono.