La bodega saca una edición especial

Felipe VI ya tiene champán

La firma ha creado una botella especial con la inscripción en plata

En muy contadas ocasiones se ha modificado el rótulo de la botella

Felipe VI ya tiene champán

La botella y la etiqueta del champán Dom Pérignon pueden presumir de haberse mantenido intacta desde sus orígenes. En muy contadas ocasiones se ha modificado la inscripción, y siempre ha sido con motivo de algún acontecimiento internacional, como por ejemplo la boda del príncipe Carlos de Inglaterra y Diana Spencer (1981).

 La marca ha decidido que la coronación de Felipe VI es una de esas ocasiones en las que merece la pena personalizar la etiqueta. Dom Pérignon ha creado una botella especial con la inscripción en plata, personalizada con las palabras “S.M. Felipe VI” y la fecha del acontecimiento (19 de junio de 2014).

La relación entre Dom Pérignon y la casa Borbón se remonta tres siglos atrás a la creación del champán. Cuando el monje benedictino Dom Pierre Pérignon perfeccionó el método para elaborar este tipo de espumoso, envió inmediatamente cuatro botellas con una nota al Rey Louis XIV, más conocido como el Rey Sol. En la nota, que aún se conserva en los archivos de la marca, le decía textualmente: “Su Majestad, tengo el honor de hacerle llegar cuatro botellas del mejor vino del mundo”.

La bebida ideada por el monje fue tan del agrado del monarca que provocó la anulación del decreto que impedía el traslado de botellas por los Caminos Reales. Y la publicidad que le dio el hecho de que fuese consumido por el soberano hizo que el vino de Dom Pérignon pasase a costar cuatro veces más que el de cualquier otra bodega de la época.

El éxito de la marca no se podría entender sin esta relación histórica que ahora se ve reforzaba a través de esta etiqueta personalizada.